Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28- -6- -2007 TOROS www. abc. es toros 87 Recordando a Morante en medio de la nada BURGOS Plaza de toros del Plantío. Miércoles, 27 de junio de 2007. Cuarta corrida de la Feria de San Pedro y San Pablo. Media entrada, aproximadamente. Toros de Salvador Domecq, desiguales de presentación y juego; bajos de casta en conjunto; destacó el buen 5 el peor, el 3 con peligro. Antonio Ferrera, de grana y oro. Estocada corta y descabello (silencio) En el cuarto, pinchazo y estocada perpendicular. Aviso (vuelta al ruedo tras petición de oreja y bronca a la presidencia) César Jiménez, de celeste y oro. Estocada entera y un descabello (silencio) En el quinto, estocada desprendida (silencio) Miguel Ángel Perera, de azul rey y oro. Estocada trasera (silencio) En el sexto, estocada (silencio) ROSARIO PÉREZ BURGOS. Se notó la ausencia de Morante. En los tendidos y en el ruedo. El espectador se imaginaba al artista sevillano con el buen quinto, el mejor del conjunto de Salvador Domecq. Pero la realidad era bien distinta: el lidiador de Retozón era César Jiménez, que sustituía al genio de La Puebla y cuyo toreo dista años luz del arte. No se acopló con el noble y repetidor ejemplar, que, aunque fue a menos, tuvo veinte arrancadas idóneas para cuajar alguna serie notable. No hubo ni una, salvo la del prólogo, con las dos rodillas en tierra, en la que conectó rápido con la gente. Ahí se apagó todo. Frente al reservón segundo, con cierto peligro, no pudo surgir el lucimiento. Poco espectáculo hubo ayer; la algarabía se centraba a cincuenta metros de la plaza, en el campo de fútbol. Más que los Antonio Ferrera, que hace el desplante del teléfono arrucista, dio la única vuelta al ruedo acordes de la banda de música, se oían los ensayos de Ricky Martin, que iniciaba su gira por España. Sobre la arena los únicos momentos que captaron la atención del público fueron las banderillas de Ferrera- -sustituto de El Fandi- especialmente en el cuarto. Trepidante tercio, con tres pares con su sello: el primero, con noria incluida; el siguiente, de espaldas en los medios, y un tercero, principiado de hinojos y al quiebro, que causó sensación. Con la gente a favor de obra, planteó una faena efectiva, en la que mostró su faceta de valiente, pero de tintes pueblerinos. Hubo un afarolado, molinetes mirando al tendido, se metió entre los pitones, hizo alardes de tocar la testuz del bondadoso animal con su cabeza, el teléfono y FÉLIX ORDÓÑEZ otros desplantes. Para la solanera fue el acabóse y le pidieron la oreja tras un pinchazo y una estocada, aunque hubo de conformarse con una vuelta al ruedo. Con el primero, que aun sin terminar de humillar se movía, se puso en plan batallador. Perera se mostró decidido con el lote más deslucido, aunque pecó de alargar en exceso ambos trasteos.