Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID JUEVES 28 s 6 s 2007 ABC El colombiano asesinado a tiros tenía una orden de expulsión Un ajuste de cuentas relacionado con las drogas, móvil del caso. La víctima no tenía antecedentes pero residía ilegalmente M. J. ÁLVAREZ MADRID. Diego Fernando Vélez Sánchez, de 28 años, y natural de Colombia, vivía rodeado de mujeres de su familia (cuatro, novia incluida) y un compatriota. Fue tiroteado cuando regresaba a su casa la noche del martes, cargado con una televisión recién comprada, que portaba en una bolsa roja. Iba a entrar en el portal, situado en el número 11 de la calle de Aguilar del Río (Carabanchel) Se trata de un peculiar edificio con 108 viviendas en forma de U con dos portales y un patio interior en medio. Una valla de poca altura que da a la calle cierra el cuadrado. Fue precisamente ahí, en el exterior, en donde dos personas jóvenes y de aspecto suramericano, según testigos presenciales, le esperaban, al acecho, encaramados a un montón de ladrillos para ver sin ser vistos. De ahí que cuando Diego cruzó el patio (23.15) y llegó a su portal comenzó la lluvia de disparos. Tres, que le alcanzaron el tórax, costado y espalda. El último rebotó junto a la puerta. La víctima, sorprendida, logró franquear la entrada para desplomarse de inmediato. Mientras, los dos individuos se marcharon, seguros de haber cumplido su objetivo. Los vecinos avisaron a la Policía y a los sanitarios. Estos no podían entrar. El cuerpo, tendido al otro lado, impedía acceder al interior decían, ayer, un grupo de residentes. Cuando llegó el Summa la víctima estaba en parada, que no superó, a pesar de los intentos de reanimación, indicaron en el 112. Un ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de drogas es Tres muertos tras la brutal colisión entre una moto y un turismo M. J. Á. MADRID. Tres personas perdieron la vida en el acto en un aparatoso accidente de tráfico, ocurrido la pasada madrugada en el kilómetro 38,60 de la M- 608, en el término municipal de Moralzarzal, según fuentes de la Guardia Civil de Tráfico. Los hechos ocurrieron sobre las 2.35 de la madrugada cuando ambos vehículos chocaron de frente en una carretera con un solo carril por sentido. En uno de ellos, un automóvil, viajaba María del Carmen R. H. de 58 años de edad. En el otro, una motocicleta iban dos personas: el conductor, José Raúl P. G. de 28 años, y, de paquete Carlos B. Q. de la misma edad. El siniestro ocurrió en plena recta, por lo que, a la espera de los atestados, todo apunta, a priori a un exceso de velocidad, en este caso, del ciclomotor. A consecuencia del brutal impacto, el turismo se salió de la calzada, totalmente destrozado y con su única ocupante atrapada. Ésta tuvo que ser rescatada por los efectivos de dos dotaciones de los Bomberos de la Comunidad. Mientras, la moto resultó desplazada a varios metros del lugar del choque por la fuerza del mismo, al igual que los dos varones. Los sanitarios del Summa, que se desplazaron hasta el lugar del siniestro, solo pudieron certificar la muerte de los tres, indicaron desde Emergencias 112. Dos personas, un arma Suramericanos. Dos hombres jóvenes y morenos (de aspecto suramericano) acechaban a su víctima, parapetados tras una pared. Dispararon tres tiros. Nada más verle le tirotearon. En el lugar de los hechos la Policía recogió tres casquillos. Una sola arma. Las balas eran del mismo calibre, por lo que sólo se utilizó una sola pistola. Otra joven grave, en Moratalaz Dos hombres, de aspecto suramericano, le esperaban tras una pared. Nada más verle, le tirotearon el móvil que maneja la Policía para explicar este crimen, el número 27 del año. Diego carecía de antecedentes aunque tenía abierto un expediente de expulsión por tres años, con fecha 19 de febrero, por estancia ilegal en España. Una mujer de 21 años se encuentra ingresada en el Gregorio Marañón en estado muy grave por traumatismo craneoencefálico tras sufrir un accidente de tráfico en el barrio de la Estrella (Moratalaz) a las 9.30 en otra colisión frontal entre dos coches. Fue a la altura del número 66 de la calle Sirio. Tanto el conductor del otro vehículo como la acompañante de la accidentada, también de 21 años, resultaron con heridas leves. La más afectada, que tuvo que ser rescatada por los bomberos, presentaba un traumatismo craneoencefálico grave.