Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 39 Graves disturbios en Irán por la decisión de Ahmadineyad de racionar la gasolina Diecinueve gasolineras en llamas en Teherán, ochenta detenidos y gritos de protesta contra el presidente iraní MIKEL AYESTARÁN SERVICIO ESPECIAL MADRID. Grave balance provisional de la primera jornada de racionamiento de la gasolina en Irán que entró en vigor ayer, según la agencia de noticias ISNA. Desde ahora, los iraníes tendrán derecho a cien litros de gasolina subvencionada al mes por cada vehículo privado. El resto de carburante que consuman lo tendrán que pagar más caro. Los taxistas, sector clave en un país que se mueve gracias a este servicio, tendrán ochocientos litros al mes. Aunque resulte increíble, esto sucede en el cuarto exportador de crudo mundial. Irán, sin embargo, carece de refinerías suficientes para convertir su petróleo en gasolina, por lo que se ve obligado a importar hasta el cuarenta por ciento del combustible que consume. A lo largo de los veintiocho años de régimen islámico, las autoridades han paliado la falta de refinerías subvencionando el carburante y por ello los iraníes gozaban, y pese a la subida lo seguirán haciendo, de las tarifas más bajas del mundo. El litro subvencionado cuesta ochocientos riales (0,06 euros) y el libre tres mil ochocientos riales (0,30 euros) Los medios oficiales han limitado al máximo la información, pero las imágenes de gasolineras ardiendo y de algaradas callejeras han llenado los blogs de Irán y la protesta no ha podido silenciarse. Además de quemar y asaltar diecinueve gasolineras, otras muchas fueron apedreadas durante toda la noche en Teherán declaró a la agencia ISNA en un breve comunicado Bijan Haj Mohammadreza, representante de la asociación de estaciones de servicio de la capital. No hubo más reacciones a los graves altercados. Según otros medios de información, en muchos lugares se escucharon gritos de ¡Abajo con Ahmadineyad! nal, Paykan, del que aún circulan miles de unidades) y el contrabando a países fronterizos, son algunas de las causas de que el consumo de gasolina en Irán aumentara una media del diez por ciento en los últimos años. Cada ejercicio suponía cada un duro golpe a las arcas gubernamentales, que sólo en 2006 tuvieron que destinar tres mil setecientos millones de euros a la compra y subvención de gasolina. Desde la llegada de Ahmadineyad al poder- -este mes se cumplen dos años de su elección como presidente- Gobierno y Parlamento han estado enfrentados por la polémica de la gasolina. Los legisladores apoyaban la subida de precios y el racionamiento. El Gobierno, temeroso de la reacción social, se decantaba sólo por una subida moderada. Finalmente, se han dado ambos pasos, y los iraníes ya han mostrado su rechazo a esta medida tan impopular, que ha tenido que aprobar el que era considerado hasta el momento el Gobierno más populista del régimen. Alfonso Rojo LA PENA Y EL LLANTO on días amargos, pero no podemos permitir que el llanto nos empañe los ojos. No es momento de entrar en una turbia discusión sobre inhibidores o de enzarzarse en peleas carroñeras, tratando de arañar votos, pero tenemos la obligación de analizar y de sacar conclusiones. A pesar del luto, es imprescindible dilucidar si queremos unas Fuerzas Armadas dignas de ese nombre. Me he acordado muchas veces estos días de José Bono. No porque le eche en falta, sino por aquel despropósito del prefiero morir que matar que pronunció hace dos años, siendo Ministro de Defensa. En los anales de las democracias no creo que haya muchas majaderías similares, pero Bono no es el único capaz de tirarse de cabeza al charco del populismo. Abundan quienes ignoran que no es posible tener una política Exterior acorde con el peso económico de España sin una política de Defensa adecuada. Y son una horda los empeñados en convertir a nuestros soldados en una especie de ONG. ¿Se han fijado en que en los anuncios televisivos destinados a promover el alistamiento nunca aparecen armas? ¿No les llama la atención el énfasis con que se subraya que nuestros contingentes en Afganistán y Líbano no combaten? ¿O que operan con normas más restrictivas que los demás? En septiembre del año pasado, durante la cumbre de la ASEM, merced a un traicionero micrófono, escuchamos que Chirac le decía a Zapatero: No habrá problemas en tres o cuatro meses, porque al menos Hizbolá está un poco debilitada, pero en tres, cuatro o cinco meses puede ser peligroso Algunos nos acordamos entonces de 1983, cuando la ONU también envió cascos azules a El Líbano, para que sirvieran de fuerzas de interposición y aquello acabó ensangrentado porque los terroristas suicidas atacaron con camiones cargados de explosivos a los pacificadores. Las cosas no tienen que ser siempre tan horribles, pero quizá aquí alguien debería haberlo tenido en cuenta en La Moncloa, en lugar de confiar tanto en la suerte, el encanto español y la buena voluntad de los facinerosos. S Dos años al frente El bajo precio, la falta de una red adecuada de transporte público, un parque móvil dominado por vehículos de altísimo consumo (como el coche nacio- Las horas más bajas del presidente Los analistas iraníes hacen diferentes lecturas de la medida. Si los reformistas critican la inexistente política económica del Ejecutivo, los ultraconservadores apuntan a la enorme presión que sufre el país debido a la complicada situación en sus fronteras- -guerras abiertas en Irak y Afganistán- -y al bloqueo por los paquetes de sanciones aprobados por la ONU ante la negativa persa de suspender su programa nuclear. Éstos piensan que la medida es imprescindible para reducir las exportaciones. Ahmadineyad vive sus horas más bajas de popularidad debido a la crisis nuclear que ha puesto al país en el punto de mira de la comunidad internacional. Un país que soporta una inflación oficial de 13,6 por ciento, y oficiosa de más del triple, y donde el desempleo aumenta cada día, pese a que el presidente insista en que ha creado dos millones de puestos de trabajo ABC. es Galería de imágenes de los disturbios en Irán en abc. es internacional Cientos de iraníes incendiaron gasolineras y vehículos la noche del martes en Teherán, como los alborotadores de la imagen AP