Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL JUEVES 28 s 6 s 2007 ABC Dos familias de mudanza Los Brown se llevan un televisor de 50 pulgadas; los Blair vivirán unos días de prestado. Adiós. No os echaré de menos en absoluto espetó Cherie Blair a la prensa POR E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El rápido cambio de primer ministro en el Reino Unido obliga siempre a una doble mudanza, realizada a toda prisa. Mientras los matrimonios Blair y Brown iban y venían de Downing Street (el primero, con residencia en el número 10; el segundo, en el número 11) al Palacio de Buckingham como perro que pilla al gato, los operarios seguían por la parte de atrás los trabajos de traslado de muebles y demás enseres de cada familia. En los últimos días, varios camiones ha llevado pertenencias de los Blair a su nuevo domicilio, una casa georgiana de planta baja, tres pisos y sótano, a la que han añadido una construcción posterior de tres plantas. Ubicada en Connaught Street, cerca de Hyde Park y muy próxima a la residencia de Madonna, la vivienda ha tenido un coste de casi 4,5 millones de euros, a lo que habría que sumar los gastos de renovación. Como las obras de acondicionamiento no han terminado a tiempo, la familia pasará unos días en la residencia oficial de descanso de Chequers, por más que Blair ya no sea primer ministro. A quienes les critican que, por poco tiempo, seguirán viviendo del erario público, los Blair aducen que Margaret Thatcher hizo lo mismo. Por su parte, Sarah Brown ya no tendrá problemas para tomar medidas para cambiar las cortinas en su nueva casa, tras las pegas que puso su antecesora para que la señora Brown se anticipara en esa labor. Entre los objetos que han ido enviando los Brown a la vivienda vecina de la que venían ocupando, ha sorprendido una enorme caja con un televisor de 50 pulgadas. Trece palestinos muertos en una operación del Ejército israelí en Gaza HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Trece palestinos murieron y más de 50 resultaron heridos en varias operaciones militares que el Ejército israelí llevó a cabo ayer en la franja de Gaza con la intervención de helicópteros de combate y carros de combate. Estos son los ataques más violentos desde que Hamás se hizo con el poder en la franja hace ahora trece días y coinciden con un nuevo relanzamientos de las negociaciones de paz y con el nombramiento de Tony Blair como enviado especial del Cuarteto para el conflicto de Oriente Próximo. Los carros de combate, apoyados por helicópteros, irrumpieron en la ciudad de Gaza y en Jan Yunis de madrugada. Decenas de milicianos salieron a las calles armados con fusiles y lanzagranadas para hacer frente al Ejército y se produjeron combates callejeros en los que los palestinos se llevaron la peor parte. Las víctimas mortales son nueve milicianos pertenecientes a Hamás, la Yihad Islámica y las Brigadas de los Mártires de AlAqsa, y cuatro civiles entre los que figura un niño de 10 años que se encontraba en su casa cuando fue bombardeada por los carros de combate. La mayoría de los heridos son civiles, aunque también hay milicianos y dos soldados hebreos. El presidente palestino, Mahmud Abbás, calificó de acción criminal las continuas operaciones del Ejército israelí, que no se concentraron en la franja de Gaza sino que también afectaron al norte de la Cisjordania ocupada. Un portavoz de Hamás manifestó que estos ataques constituyen el primer fruto sangriento de Sharm al- Sheij en referencia a la cumbre que el pasado lunes se celebró en el Sinaí y en la que participaron Abbás y el primer ministro Ehud Olmert. En el hospital Shifa, el mayor de Gaza, los médicos se debatían para atender a las decenas de heridos que entraron en urgencias en las últimas horas, advirtiendo de que carecen de sangre para realizar transfusiones. Las últimas víctimas elevan a 5.765 el número de muertos por los actos violentos israelo- palestinos desde septiembre de 2000, en su gran mayoría palestinos, según un balance de la agencia France Presse. Los Blair al completo poco antes de abandonar la residencia de Downing Street trimonio Blair compareció con sus cuatro hijos, tal como hicieron a su llegada hace diez años (en aquella primera fotografía faltaba Leo, nacido en el año 2000) Mientras Blair prefirió no hacer ningún discurso a la puerta del 10 de Downing Street, Cherie no pudo contenerse. Adiós, no os echaré de menos en absoluto dijo a los periodistas, subiéndose al co- AP En sus visitas a Isabel II, Blair y Brown no tuvieron que hacer la inclinación de rodilla ni besar la mano de la Monarca, como en cambio se ve en la película The Queen Vivir del erario público che oficial que en minutos ocuparía su sucesora. Lo del coche oficial es otra de las grandezas de la democracia británica; más de un primer ministro ha tenido que volver a la condición de mero diputado en taxi. Ayer se hizo una brevísima excepción con Blair por razones de seguridad. El jaguar le llevó al Palacio de Buckingham y allí debía haber permanecido para recoger a Brown tras su visita a la Reina. Esta vez el vehículo devolvió a los Blair a la zona gubernamental, donde hubo el cambio de coche. El jaguar regresó rápidamente a Palacio, a tiempo para el desplazamiento inaugural de los Brown. Milicianos de Hamás Sin el Jaguar oficial Discreta consorte Sarah se mantuvo ayer en su discreto papel de consorte, y tampoco quiso exhibir a sus dos pequeños niños (uno de ellos padece de fibrosis quística) Ella y su marido actuaron en solitario. En cambio el ma- Blair se queda sin el Jaguar, pero no en la intemperie. Como ex primer ministro le corresponde una pensión anual de unos 94.000 euros, la mitad de su salario, y una partida extra de 130.000 euros para las obligaciones públicas de ex premier Además, se estima que por su trabajo como enviado especial a Oriente Medio podría tener unos honorarios de unos 180.000 euros. En sus separadas visitas a Isabel II, Blair y Brown no tuvieron que hacer la inclinación de rodilla ni besar la mano de la Monarca, como en cambio se ve en la película The Queen El acto de dimisión y de aceptación de formar Gobierno es menos ceremonioso, todo en beneficio de la agilidad de la democracia.