Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Matanza de soldados españoles en el Líbano JUEVES 28 s 6 s 2007 ABC Edurne Uriarte LA MENTIRA DE IRAK En el Líbano, en Afganistán, vivimos las consecuencias de la mentira de Irak. No me refiero a las armas de destrucción masiva, sino a la falsa disyuntiva ideológica construida por Zapatero para oponerse a aquella guerra. Entre los pacifistas que evitan la guerra y los militaristas que la promueven. Entre Naciones Unidas y él mismo y Bush y Aznar. Entre la seguridad para los españoles y el peligro. Entre la razón moral de los neutrales ante dictaduras y fundamentalismos y el extremismo de los defensores de la injerencia. La consecuencia es que el Gobierno no tiene forma de sostener Líbano o Afganistán porque negó la razón política, moral e ideológica de las misiones militares en todos esos lugares. Que es la misma que la de Irak. El montaje de la paz se deshace cuando el enemigo ataca, sea Al Qaida, Hezbolá o los talibanes. Y queda una realidad parecida a Irak, las mismas razones para la acción militar, para la guerra, para el peligro, para la injerencia. La defensa de ciudadanos que sí quieren paz y democracia y están desarmados, vulnerables e indefensos frente a grupos violentos que les hacen la guerra. Y el mandato de resoluciones de la ONU en todos los casos. Negadas las razones morales de las intervenciones militares, los españoles carecen de liderazgo político para asumir sus obligaciones internacionales en las zonas de guerra. Los datos de junio del Instituto Elcano son preocupantes (www. realinstitutoelcano. org) Los españoles creen que hay que acatar las decisiones de la ONU. Más del 80 abogan incluso por que la ONU autorice el uso de la fuerza para prevenir la violación de derechos humanos. Sin embargo, la mayoría se niega a asumir Líbano o Afganistán. Un 49 quiere retirar las tropas del Líbano frente al 33 que apoya la permanencia, y lo mismo ocurre con Afganistán. Y aún peor, los favorables a la retirada han aumentado en los últimos meses. La paradoja de esta historia es que son los votantes populares los que apoyan mayoritariamente la misión del Líbano. El resto quiere salir corriendo de las misiones internacionales. Les dijeron que eran de paz. El presidente del Gobierno se dirige a su escaño antes de comenzar el debate en el Congreso JULIÁN DE DOMINGO Zapatero presume de que el Ejército es el mejor equipado de la historia Rajoy considera una vergüenza que los vehículos no tuvieran inhibidores s Tenso debate entre el presidente y el líder de la oposición a cuenta de la matanza J. L. LORENTE MADRID. Duro y áspero debate el que mantuvieron ayer en el Congreso el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, a cuenta del atentado que acabó con la vida de seis militares españoles en el Líbano. Rajoy echó en cara a Zapatero la vergüenza que supone que el vehículo en el que patrullaban los soldados careciese de inhibidores. El jefe del Ejecutivo se defendió de las críticas con el argumento de que nuestras tropas en el exterior son las mejor equipadas de la historia La vergüenza y la demagogia más burda son sus palabras le reprochó a Rajoy. El presidente del Gobierno rompió ayer el silencio que ha mantenido durante los últimos tres días. En su primera intervención pública tras el atentado- -durante el debate sobre la cumbre europea del pasado fin de semana- Zapatero insistió en que las tropas españolas están por la paz en el Líbano, una zona muy peligrosa al tiempo que intentó dejar claro a la Cámara que la misión tiene un triple respaldo: Legal, político y moral rá nuestro apoyo a Naciones Unidas como actor principal para conseguirla Rajoy también aprovechó el debate para afear la tardanza del jefe del Ejecutivo en pronunciarse sobre el ataque a las tropas en el Líbano. Quiero decir al presidente del Gobierno como diputado de estas Cortes Generales y representante del pueblo español que me hubiera gustado que usted se hubiera dirigido al conjunto de la nación y no hubiera esperado hasta el día de hoy (por ayer) El enfrentamiento más agrio entre el presidente del Ejecutivo y el líder de la oposición llegó unas horas después, durante la sesión de control al Gobierno. Rajoy preguntó a Zapatero sobre las medidas que piensa poner en marcha para evitar que los militares españoles desplegados en el exterior sufran más atentados. El dirigente socialista contestó que que las Fuerzas Armadas poseen las mejores medidas de seguridad que han tenido en toda su historia de misiones en el exterior y aseguró que, cuando todos los vehículos blindados estén dotados de sistemas inhibidores de frecuencia, España será uno de los pocos países del mundo que tendrá los mejores medios Zapatero relató que los primeros inhibidores se recibieron en el verano de 2005, con este Gobierno recalcó. Dicho esto, reprochó al líder del PP que en Reproches por la tardanza Hemos pagado- -señaló el presidente del Gobierno- -un precio muy alto, pero no se alterará nuestro compromiso con la paz en Oriente Medio ni falta- Críticas al Gobierno de Aznar Las minorías exigen más seguridad para las tropas El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, reafirmó durante el debate el respaldo de su grupo a la misión internacional que las tropas españolas desarrollan en el Líbano. Duran aprovechó la ocasión para instar al Ejecutivo a tomar las máximas medidas en materia de seguridad, aun a sabiendas de que la presencia en un territorio conflictivo implica asumir riesgos Por naturaleza, en zonas de inseguridad, por mucho que hagan, jamás podremos garantizar completamente la seguridad concluyó. Por su parte, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, quiso dejar claro que los terroristas son los únicos responsables del atentado contra una fuerza de paz y de estabilización de Naciones Unidas Por lo tanto, recalcó que nadie debería arrogarse el derecho a manipular el dolor de las víctimas. En la misma línea, el portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido, destacó que España está en el Líbano en misión de paz y no haciendo la guerra, porque Naciones Unidas no hace la guerra