Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 27 s 6 s 2007 MADRID 61 La iniciativa se llama Cine accesible y pretende un ocio compartido y de integración A los ciegos se les entrega, a la entrada, un dispositivo con auriculares que les narra las escenas Para los sordos, se ha instalado una pantalla especial para los subtítulos, risas, ruidos e interjecciones Luis Palacio, con su perro lazarillo Logan a punto de disfrutar ayer de Spiderman 3 en la sala Ideal Llega el cine sin barreras Sordos, ciegos y personas sin ninguna discapacidad disfrutaron ayer, en la misma sala de cine, de Spiderman 3 película especialmente adaptada para todos ellos POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Soledad tiene 74 años, es sorda y viene por primera vez al cine. Luis es ciego y espera a la entrada de la sala con su perro Logan María José, 10 años, sorda, que ha acabado con buenas notas su cuarto de Primaria, está pendiente de comprar palomitas. Junto a ella, su amiga Raquel, también 10 años y también discapacitada auditiva, salta de alegría porque está a punto de entrar a ver Spiderman 3 ¿Qué tiene en común estas cuatro personas? Pues que, junto a otras trescientas más, son las primeros protagonistas, en Madrid, del Cine accesible Todos ellos, y sus familiares, coincidieron en la sala Yelmo Ideal, de la calle Doctor Cortezo, para disfrutar, sin ningún tipo de obstáculo derivado de sus discapacidades, de las aventuras del hombre araña más famoso del mundo. y personas sin discapacidad. A las ocho de la tarde de ayer, la sala Ideal era un hervidero. Había satisfacción. ¡Por fin, alguien piensa en nosotros! decía Antonia Espejo, que esperaba a que su pequeña, sorda, entrara en el cine con sus amigas. Mis dos hijas, sordas, están acostumbradas a ir al cine pero siempre tiene que ser versión original con subtítulos. Esto es fantástico Luis Palacio, invidente, esperaba para ver Spiderman 3 Es excepcional. Ojalá el Ministerio de Cultura lo hiciera suyo Con sus combos de palomitas y refrescos, todos fueron entrando al cine. Sordos y ciegos iban a ver una película, de estreno, sin que su familiar, sentado al lado y en voz baja, tuviera que explicarles lo que su discapacidad les impedía percibir. A los discapacitados visuales les fueron entregando, a la entrada, un audiodescriptor, aparatito que consiste en unos auriculares inalámbricos con sonido para que una voz le vaya narrando las escenas, los silencios, los gestos y las interjecciones que se producen en el filme. También les informan de los créditos, de los nombres de los protagonistas, director, productor Para los discapacitados auditivos se había diseñado una pantalla de unos cinco metros de ancha, debajo justo de la pantalla principal, donde aparecían subtítulos en colores. Cada color- -cuatro o cinco- -se correspondía con uno de los principales protagonistas para que, así, fuera más sencilla su identificación. En blanco, el resto del reparto. Además, se introducen acotaciones: risas, ruidos El plof de una caída, el ¡ay! de un puñetazo, el humm de un beso o el hauggg del malo doliéndose de su herida. Qué lo haga el Ministerio Colores y acotaciones En la pantalla inferior se ofrecen los subtítulos para los discapacitados auditivos La iniciativa está diseñada por la productora Navarra de Cine S. L. y patrocinada por la Fundación Orange, en colaboración con Sony Pictures Releasing España. El Cine accesible es, en definitiva, un cine sin barreras. Es ocio y diversión para que ciegos y sordos puedan presenciar la misma película y en la misma sala con otras personas que no tengan discapacidad. Es ocio compartido. Y se hizo, por primera vez, ayer en Madrid. La idea ya ha pasado, con gran éxito, por Pamplona, Bilbao y Zaragoza. La Fundación Orange y Navarra de Cine se han volcado en esto por pura solidaridad. En otoño piensa traer a Madrid otra película adaptada para discapacitados visuales y auditivos ya que dicha adaptación ha de realizarse con cada cinta en particular, lo que requiere un proceso técnico muy sofisticado hasta llegar a una película que puedan ver, a la vez, ciegos, sordos