Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 27 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 41 Un mafioso intentó envenenar a Castro con píldoras, por encargo de la CIA, en 1960 Ninguno de los dos funcionarios cubanos sobornados llegó a esparcir el polvo letal en las comidas del dictador JOSÉ LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Cuando el río suena, agua lleva, y la desclasificación ayer de los documentos que prueban los abusos perpetrados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) entre 1950 y 1970 han aclarado muchos de los rumores y leyendas urbanas que circularon durante las últimas décadas por los mentideros informativos. Así se ha podido descubrir que, realmente, el organismo estadounidense planeó acabar con la vida del dictador cubano Fidel Castro con métodos nada sofisticados, allá por 1960. Entre las cerca de 700 páginas de documentos desclasificados, bautizados como las Joyas de la Familia se encuentra la descripción de cómo la agencia de espionaje quiso usar a un miembro de la mafia, Johnny Roselli, para matar al presidente cubano. Hace casi medio siglo, uno de los oficiales de la CIA, Richard Bissell, no dudó durante un caluroso mes de agosto en preguntar al coronel Sheffield Edwards, uno de sus miembros, si conocía a alguien que estuviera interesado en una misión sensible con cierto aire mafioso La operación tenía un objetivo claro: acabar con la vida de Castro. Los nombres comenzaron a brotar y entre ellos apareció el de Roselli, un reconocido gangster que estuvo al mando de pandilleros y controlaba buena parte de la industria de máquinas para hacer hielo en la pecaminosa ciudad de Las Vegas. Con esa tarjeta de presentación, este cabecilla se convirtió en el candidato perfecto para llevar a cabo el delicado trabajo. ra ello se echó mano de un oficial cubano, Juan Orta, al que se le sedujo con cuantiosas sumas de dinero para que llevase a cabo el trabajo sucio. Pese a su contacto directo con Castro, Orta nunca llegó a utilizar ninguna de las seis pastillas que se le entregaron. Tras algunas semanas, Orta renunció a la misión. En su lugar se introdujo a un nuevo candidato, cuyo nombre se desconoce, que realizó distintas intentonas para llevar a buen puerto la tarea, aunque fracasando en ello. Finalmente, el plan se suspendió debido al fracaso del episodio de la Bahía de Cochinos, en abril de 1961. Los militares cubanos celebran la derrota a los norteamericanos en Bahía Cochinos de hacer saber a Roselli que el gobierno de EE. UU. no estaba involucrado en la trama y que en ningún momento debía ser conocedor de la operación En una reunión en el hotel Hilton Plaza de la Gran Manzana, Roselli dio el visto bueno al plan, mostrándose muy interesado en tomar parte de esta enrevesada historia. El problema es que finalmente delegó en dos de sus secuaces, Momo Salvatore Giancana y Santos Trafficant, ambos en la lista de los más buscados del país, para llevar acabo dicha hazaña. Giancana, conocido con el nombre de Sam Gold, enseguida quiso colaborar, pero puso de manifiesto sus miedos de utilizar un arma de fuego para ello. Fue entonces cuando surgió la idea de suministrar algún tipo de píldora al objetivo que provocase su muerte, un método mucho más limpio ya que podría ser suministrado con bebida o alimentos. Según explican los documentos, por aquel entonces Roselli dejó claro que no quería dinero a cambio de su intervención y creía que Sam haría lo mismo. Ninguno de ambos individuos recibió dinero de fondos de la Agencia Se determinó asesinar a Castro suministrándole píldoras con una sustancia letal. Pa- El caso del intento de asesinato de Castro no es el único que llamó la atención entre el centenar de informes desclasificados. Otro interesante relato es el confinamiento en una celda especialmente construida, sin más que una cama, a un desertor de la KGB, Yuri Ivanovich Nosenko, entre agosto de 1965 y octubre de 1967. Asimismo, se enumera el seguimiento de supuestos disidentes y el espionaje a dos periodistas en Washington de los que se sospechaba podrían estar difundiendo información clasificada recibida de una serie de fuentes del gobierno y del Congreso en 1963. Oscuro pasado ABC. es Galería de imágenes documentadas y enlace a documentos en abc. es internacional El mafioso fue tanteado por un intermediario conocido bajo el nombre de Robert Maheu, que disfrazó descaradamente las intenciones de la CIA. Para evitar cualquier tipo de acusación contra el gobierno de Estados Unidos, se dijo que un grupo de empresas internacionales dedicadas a la industria del juego con fuertes intereses en Cuba estaban registrando fuertes perdidas desde que el mandatario controlaba el país y, por eso, estaban dispuestas a desembolsar 150.000 dólares para eliminar a Castro. En uno de los documentos desclasificados ponía de manifiesto la imperiosa necesidad Los intermediarios Muere un opositor cubano en circunstancias poco claras en una comisaría EFE LA HABANA. La ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció ayer la muerte en circunstancias poco claras del opositor Manuel Acosta mientras se encontraba bajo custodia policial. Elizardo Sánchez, líder de la Comisión, dijo a Efe que la Policía informó verbalmente a los familiares de que Acosta, de 47 años, apareció ahorcado la madrugada del domingo con su propio pantalón en una celda de una unidad policial en Aguada de Pasajeros (Cienfuegos) en lo que consideraron un suicidio. Según Sánchez, falleció en una unidad de la Policía, donde esperaba para ser enjuiciado por un delito de peligrosidad predelictiva Acosta fue detenido el día 22 y tenía fijada la fecha del juicio para hoy.