Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA MIÉRCOLES 27 s 6 s 2007 ABC Bronca entre PP y PSOE por los tiempos de intervención en el debate de política general Marín dice que será inflexible con el reloj y los populares piden un trato especial J. L. LORENTE MADRID. Todavía queda una semana para el debate sobre el estado de la Nación y los dos grupos mayoritarios están ya a la gresca. La bronca comenzó ayer mismo, durante la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso, donde se debatieron los tiempos de intervención de los líderes políticos. El presidente de la Cámara Baja, Manuel Marín, comunicó a los portavoces que está dispuesto a ampliar en diez minutos (de 30 a 40) el tiempo de los discursos iniciales, mientras mantiene los 10 minutos de réplica y los 5 de dúplica. Eso sí, Marín señaló tajante que será inflexible en la aplicación del reloj. Como en todas las sesiones plenarias, el presidente del Gobierno- -al igual que sus ministros- -no tiene ninguna limitación de tiempo. Escarmentados por lo ocurrido el año pasado- -cuando Marín prácticamente expulsó al líder de la oposición, Mariano Rajoy, de la tribuna de oradores porque sobrepasó en unos minutos el tiempo fijado- los populares se apresuraron a poner el grito en el cielo. El PP entiende que el primer grupo de la oposición debe tener un trato especial. No es lo mismo un partido con más de 140 diputados que otro que no llega a diez subrayan los populares. Además, el portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja, Eduardo Zaplana, manifestó su malestar con este reparto por entender que no se puede limitar un debate de esta importancia Tras ofrecer datos comparando el mayor número de minutos que tuvo Zapatero frente a Rajoy en las tres citas anteriores, Zaplana criticó que se pretenda que el presidente del PP tenga que salir a la tribuna de la Cámara coaccionado por el tiempo. A su juicio, se quiere acallar a la oposición en el debate sobre el estado de la Nación. Según dijo, el hecho de que Rajoy disfrute de más tiempo no es algo que su grupo pida graciosamente sino que se ha dado siempre No entiendo como se puede retroceder de esta forma por aquellos que decían que el Parlamento iba a ser el centro vida política proclamó. Desde el PSOE, su portavoz en la Cámara, Diego López, Garrido, elogió el reparto de tiempos que hace Marín y destacó que la ampliación de los discursos iniciales decidido por la Cámara no tiene precedentes, por lo que entiende las protestas del PP como quejas con la boca chica Por otra parte, CiU protestó ayer por la reducción del número de diputados de las comisiones parlamentarias, a raíz de la disolución del grupo de Coalición Canaria. Según la distribución acordada al inicio de legislatura, el PSOE se quedó con 18 diputados, 15 el PP y uno cada uno de los seis grupos minoritarios. Con la disolución del grupo canario, los socialistas creen que se debe aplicar el proporcional aritmético, de forma que las comisiones pasen a funcionar con 38 diputados, en lugar de los 39 actuales. CiU estima que disminuir ese número supone trasladar a las comisiones un escenario político que no se corresponde con las mayorías en el Pleno CHEMA BARROSO Manuel Marín, presidente del Congreso Quejas con la boca chica