Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MIÉRCOLES 27 s 6 s 2007 ABC Necesitamos pruebas, no sólo indicios, para fijar el vínculo entre ANV y ETA Mariano Fernández Bermejo s Ministro de Justicia POR NIEVES COLLI FOTO IGNACIO GIL -ANV ha dejado clara su intención de no condenar el terrorismo. ¿No empieza a haber material para plantear su ilegalización? -Lo voy a decir una vez más a ver si es posible que quienes todavía no se han enterado tomen nota: es el Tribunal Constitucional, y no el Ministerio de Justicia, quien ha reiterado que el hecho de no condenar la violencia no puede ser el elemento que determine la ilegalización de un partido. Es una actitud que, sin duda, podrá ser valorada desde el punto de vista ético, o incluso político, pero no es el elemento para ilegalizar un partido. Y eso lo ha dicho el Constitucional. ¿Y no puede sumarse la no condena a otros indicios citados en las demandas, como los papeles de Mikel Antza, donde ETA ya apuntó la posibilidad de utilizar ANV? -Todo eso estaba ahí previamente y dio como consecuencia la decisión que se tomó. Y lo reitero otra vez, es el TC quien ha dicho que la ilegalización del partido habría sido desproporcionada. No son palabras mías. A partir de ahí, debemos estar muy atentos. -Entonces, ¿qué es lo que hace falta? -En estos momentos necesitaríamos pruebas, no meros indicios, que permitieran establecer esa vinculación entre ANV y Batasuna o entre ANV y ETA. Pero, insisto, hacen falta pruebas que demuestren que este partido está controlado por la otra organización, como ocurrió en su día con Batasuna. ¿Cómo valora la actitud de ANV de no condenar ahora la violencia cuando sí lo hace en sus estatutos? -No estoy en condiciones, ni quiero, hacer una interpretación de lo que han dicho la nueva alcaldesa de Hernani aseguró el viernes que llevamos muchos años con esa palabra maldita en la boca Creo que es ambiguo. Parece que va en la línea de lo que hemos oído tantísimas veces del mundo abertzale en general de que eso es algo obvio, de que por tanto no hace falta reiterarlo... -Es familiar porque suena a Batasuna... -No, al mundo abertzale. Yo se lo he oído decir a mucha gente de la izquierda abertzale que no es Batasuna, y lo han repetido hasta la saciedad. Interpretación del tema... pues como se quiera. Insisto en que ese tipo de afirmaciones contrastan con la realidad de los estatutos de este partido, que fueron ratificados antes del 27- M. Y esto ha pesado en las valoraciones, como no podía ser de otra manera. Del mismo modo que en todo el discurso posterior a las elecciones hay que tomar nota de cada conducta o actuación que pueda ser interpretada en ese sentido. Y en eso andamos. Porque de lo que se trata es de sacar conclusiones probatorias, no conclusiones interpretativas, voluntaristas, teóricas... eso es muy fácil. Uno puede estar convencido de algo, pero en Derecho no sirve el convencimiento sino las pruebas. -El Gobierno niega que se hayan hecho concesiones a ETA durante el proceso ¿Cómo se explica el cambio de criterio de Prisiones respecto a De Juana, que ya parecía tener un pie en su casa? -Lo del pie en casa me permito dudarlo, pero en todo caso vengo a recordar que a este señor se le ha tratado dentro de los límites estrictos de la legalidad. Y dentro de esos límites, hay un margen de valoración para ver cómo se individualiza la pena en cada momento. Y eso es lo que se ha hecho. No se le escapará a nadie que las situaciones cambian y las decisiones también pueden cambiar. -Pero es dudoso que pudiera beneficiarse de un trato especial por razones humanitarias, y eso lo dijo la Sala Penal de Audiencia Nacional... -Me ha resultado especialmente llamativo el ejercicio de volubilidad que se ha apreciado en mucha gente que ha opinado ahora, porque los que con más virulencia se han empleado contra el Gobierno en ese tema son los mismos que durante la huelga de los Grapo en los años 90 defendieron lo contrario. Se ha dicho muchas veces que en el ámbito de la política no hay memoria; yo si la tengo y suelo acudir a las hemerotecas. Se queda uno verdaderamente sorprendido, si es que le queda capacidad de sorpresa. De la huelga de los Grapo viene la jurisprudencia del Constitucional, contundente en su interpretación de cuál es la obligación de la administración penitenciaria en esos casos. Esa sentencia fue incluso criticada por algunos porque determina los límites de la intervención del Estado en un área tan delicada como el derecho a disponer de la propia vida. Y el TC es tajante cuando dice que la administración Penitenciaria tiene la obligación de mantener con vida al interno. Esa es la jurisprudencia a la que se ha atenido el Gobierno. ¿Y no bastaba con el tratamiento que recibía en el hospital Doce de Octubre? -Es evidente que en cada momento hay que acudir a los medios que se entienden mejores para mantenerlo con vida. ¿Puede afirmar que la libertad atenuada de De Juana no tuvo nada que ver con el proceso ni su regreso a prisión con la ruptura oficial de la tregua -Las dos preguntas en una las contestó el ministro del Interior cuando dijo que había que dar soluciones legales e inteligentes. Lo dijo con claridad. Y yo añado que hay unos límites de legalidad que se han observado estrictamente y unos márgenes que tienen que ver con el tratamiento individualizado. ¿Está realmente roto todo tipo de contacto del Gobierno con ETA? -Creo que el desmentido del Gobierno sobre la entrevista con ETA en Ginebra del número dos de Exteriores, Bernardino León es lo suficientemente contundente como para que pueda alguien darse cuenta de hasta dónde puede llegar una información falsa. No existen contactos y, desde luego, lo que se ha publicado no es verdad. ¿Qué datos tiene el Gobierno sobre ETA, sus movimientos, su capacidad de atentar en este momento... -No soy el ministro del Interior y, si lo fuera, no le contestaría a esta pregunta. Claro que se saben cosas; nuestra obligación es estar encima de ese mundo y las Fuerzas de Seguridad del Estado están, como siempre, atentas, intentando prevenir que se cometan atentados. Pero, evidentemente, en el detalle no se puede entrar. ¿Qué espera el Gobierno de la sentencia del 11- M? NO CONDENAN LA VIOLENCIA Son declaraciones ambiguas que le he oído decir a mucha gente de la izquierda abertzale que no es Batasuna DE JUANA A este señor se le ha tratado dentro de los límites estrictos de la legalidad SENTENCIA DEL 11- M Lo que va a salir de ahí es la realidad de lo acaecido en versión de un tribunal imparcial, es decir, en la versión fiable ¿Qué hacemos frente a la violencia de género si la víctima no se deja ayudar? ¿Qué ocurre con la violencia doméstica? ¿Falla la ley, los mecanismos de prevención... -Las cifras de muertes no sólo no han subido sino que han bajado, pero existe mucha más sensibilidad y tanto los medios de comunicación como las instituciones ponen más el foco sobre este fenómeno. En los últimos años hemos ganado en sensibilidad, en conocimien- tos, en medios... Se han hecho, y se siguen haciendo, muchos estudios para conocer más a fondo los factores de riesgo. Y una de las cosas que sabemos ahora es que la mayoría de las mujeres asesinadas no habían denunciado; y tenemos casos, como los de las dos últimas víctimas, que habiendo denunciado y habiendo sido objeto de las medidas de protección, se empeñaron en seguir la convivencia. Y eso nos pone sobre la pista de un fenómeno sociológico muy difícil de combatir, sobre todo si la víctima no se deja ayudar. Son situaciones que se pueden comprender pero, ¿qué se puede hacer en esos casos? Resulta imprescindible que la víctima se deje ayudar. -Lo que se espera de todas las sentencias: la voz del Tribunal, única respuesta fiable a las preguntas formuladas conforme a la ley y a un proceso desarrollado con todas las garantías. La garantía significa que cada una de las pruebas ha sido analizada al extremo, incluso exageradamente a veces debido al proceso paralelo montado. Nada estorba cuando se llega a los límites a que se ha llegado. Aquí se ha producido un proceso con todas las garantías dirigido por un tribunal absolutamente imparcial. Por eso digo que lo que va a salir de ahí es la realidad de lo acaecido en versión del Tribunal, es decir, en la versión fiable. Todo lo que se está produciendo fuera, en lo que yo he llamado juicio virtual, no sólo paralelo, son especulaciones muy interesadas, empeñadas en defender tesis que se desacreditan por sí solas. Estoy seguro de que el ciudadano sabrá distinguir de quién se puede fiar. -Teme que la sentencia sea abierta y satisfaga en partes iguales... -No tengo temor ninguno. Esa sentencia ofrecerá a la ciudadanía la realidad de lo acaecido. Lo sorprendente es que esto tenga que ser dicho. ¿La sentencia marcará un antes y un después? -Es evidente, siempre lo hay, pero estamos hablando del juicio más importante de la historia de este país. Y como le digo