Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MIÉRCOLES 27 s 6 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero El equipamiento del Ejército, a debate Carta a nuestros valientes El pasado domingo fallecieron seis soldados españoles en el Líbano como consecuencia de un atentado terrorista con coche bomba; ninguno de ellos superaba los veintiún años. Viendo las imágenes, me venían a la cabeza las manifestaciones del No a la guerra que se sucedieron durante el Gobierno de Aznar por la guerra de Irak, y no pude evitar preguntarme dónde están ahora esos pancarteros, esos titiriteros, dónde está Pilar Bardem enarbolando la bandera de la paz. ¿Cómo se puede ser tan incoherente? A lo mejor, lo que debieron decir para ser algo sinceros es No a la guerra que no tenga lugar durante una legislatura socialista pero, claro, esa frase no vendía por mucho que reflejara lo que realmente pensaban. No voy a ser yo quien critique nuestra presencia militar en el Líbano, en Afganistán, en Kosovo... o en otras tantas regiones en las que hay un total superior a 2.800 militares españoles durante el Gobierno del pacifista Zapatero; lo que sí voy a exigir como española es que éste se quite la careta de pacifista y reconozca que los militares españoles están en zonas de guerra, por mucho que trate de los alumnos sufre algún tipo de violencia y casi un 4 por ciento es agredido físicamente, según el Defensor del Pueblo. Algo hay que hacer para elevar el nivel ético de los jóvenes en edad escolar. El Ministerio de Educación se ampara en la normativa europea que recomienda una educación para la ciudadanía democrática para evitar precisamente la desestructuración y el relativismo que genera hábitos poco democráticos como es la tendencia a la abstención política, la apatía civil y la falta de confianza en las instituciones democráticas. Pero en ningún momento esta normativa europea intenta educar la conciencia moral de los jóvenes ni tomar postura sobre los fundamentos prejurídicos de la legislación, y menos se inmiscuye de maquillar la situación a través de eufemismos hablando de misiones de paz puesto que no es precisa la paz allí donde no hay conflicto. Señor presidente, por la memoria de nuestros soldados, por el honor de nuestro Ejército, déles la dignidad que les quita cuando no reconoce que están en situación de guerra, cuando no reconoce el mérito del riesgo que corren, cuando se escuda en supuestos accidentes para justificar las bajas de nuestros soldados. El Ejército español no es una ONG, nuestros soldados no han sido entrenados para dar biberones, sino para defender con su vida una Patria que ellos aman y usted parece despreciar; y para ello precisan de la mejor equipación, lo cual incluye inhibidores de frecuencias. A nuestro Ejército: gracias por luchar por los españoles, gracias por luchar por España. Mi más sentido pésame a las familias de los seis valientes a los que el Gobierno niega el reconocimiento que merecen, pero a los que los españoles no negaremos jamás nuestro más sincero agradecimiento. Ana Querejeta Roca. Madrid contra una materia que trate de educar ciudadanos responsables y libres, que conozcan sus derechos y cumplan bien sus deberes, que estudien los fundamentos del sistema democrático de libertades, el contenido de los derechos humanos, los derechos de la familia, las instituciones del Estado de Derecho, el sentido y funcionamientos de las principales organizaciones internacionales. Jesús Ortiz Madrid LIBERTICIDAS A diplomacia gubernamental española se percibe complaciente con estados que arman a bandas de asesinos y estados liberticidas. En Beirut, L Orient Le Jour se pregunta: ¿Por qué ese odio contra el contingente español y la Finul Plus? y subraya que los asesinos de los soldados españoles forman parte de las bandas armadas por Siria con el fin de desestabilizar el Líbano. Se trata de Siria, con quien España se ha obstinado en sostener relaciones amistosas en abierta oposición a las diplomacias europeas. Además, L Orient Le Jour habla de una guerra endemoniada en la que el Gobierno español se ha embarcado sin precisar el alcance exacto de los riesgos y compromisos. En Londres, Robert Fisk afirma: Está claro que el contingente español volverá a ser atacado. ¿A quién le tocará después? En Ginebra, International Relations and Security Network (IRSN) publica un análisis de Aaron Hanscom, que afirma que, a su modo de ver, el Gobierno español se obstina en olvidar todo compromiso internacional con las libertades, apoyando a gobiernos tiránicos y liberticidas (Siria, Cuba, Venezuela) A juicio del IRSN, la diplomacia gubernamental aísla a España en la escena internacional. En el Cono sur americano, el drama de los soldados caídos en el Líbano tiene dolorosas dimensiones emocionales. El Tiempo colombiano abre sus columnas a las opiniones de sus lectores, angustiados ante la tragedia de unos hombres que salieron de su patria para buscar pan y libertad en España. Colombianos muertos en el Líbano querían ayudar a la paz y a sus familias titula La Patria. En Buenos Aires, La Nación comenta la importancia creciente de los colombianos, bolivianos, peruanos, venezolanos y argentinos en el Ejército español. Por su parte, Clarín habla de los duros enfrentamientos políticos españoles, precipitados por la inseguridad del continente español en el Líbano. En el terreno de la moral cívica, la Deutsche Welle alemana considera sintomático el consumo creciente de drogas en España. ASESINOS Y L La muerte de los seis soldados tiene algo en común con la muerte de los del YAK, y es el mal equipamiento que tiene el Ejército para sus misiones. Miguel Perdigón Vara Correo electrónico El extraordinario impuesto Extraordinario era este impuesto del patrimonio cuando lo creó el desaparecido Francisco Fernández Ordoñez, pero ordinario se quedó, siendo traspasado de forma chapucera a las comunidades autónomas, y digo de forma chapucera porque sigue siendo un tributo estatal. Ya nos hemos quedado solos en Europa, junto a Francia, pero, ojo, que en el país vecino aunque el concepto del tributo se asemeja al nuestro, en realidad no se parece en absoluto. En Francia tiene como nombre Impuesto de la Solidaridad sobre las Fortunas y cada año se actualiza en atención a la inflación sufrida y a la variación de los tipos de interés. En España, tras tres décadas, no se ha hecho actualización alguna. En Francia están exentos 732.000 euros, y si se realiza, como es lo inteligente, en una declaración matrimonial, la exención será el doble las que no tributan, y además el tipo máximo aplicable es del 1,80 por ciento. Es ahora cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dicho en su toma de posesión que es un tributo anacrónico, y que lo va a racionalizar Yo creo que la única racionalización, es su supresión, no sólo porque es anacrónico, sino además porque es una verdadera barrera a que ciudadanos de otros países vengan al nuestro a residir por miedo a este impuesto. Señor Solbes, el Ministerio que usted dirige debe tomar alguna solución, porque de lo contrario vamos a ver a más de un ciudadano deslocalizarse en otro país europeo, por ejemplo la vecina Portugal. L. García Correo electrónico en el complejo mundo de la sexualidad, de los afectos o de la naturaleza del matrimonio, porque consideran que le educación de la conciencia moral no compete al Estado, sino a la familia y a la sociedad. Si el Estado se dedica a la educación moral en vez de garantizar el derecho a la educación y la libertad de enseñanza, abandona su necesaria neutralidad con el riesgo real de imponer una determinada ideología. En el caso de la EpC se trata del relativismo moral y religioso, con ribetes de laicismo, como los ciudadanos hemos podido comprobar al recibir en los últimos años una batería de leyes contra el matrimonio y contra la vida. Aunque haya un rechazo amplio de la LOE y de esa asignatura obligatoria, no estamos El estatuto del 1 por ciento Nos dijeron que en Cataluña existía un clamor que exigía un nuevo estatuto y que sería un drama no aprobarlo. Pero acaba de aparecer una encuesta de una fuente tan poco sospechosa como el propio Gobierno catalán que ha revelado la auténtica magnitud del supuesto clamor: sólo el 1 por ciento de los catalanes considera al estatuto como una prioridad. El autogobierno tampoco sale bien parado en la encuesta, y aparece como la última entre todas las preocupaciones de los ciudadanos de Cataluña. El tópico de unas grandes ansias entre los catalanes de más autogobierno y de un nuevo estatuto que las recoja era y es eso, un falso tópico que la clase política autonómica utiliza para justificar las continuas exigencias al Estado de más competencias y cuotas de poder en su propio beneficio. Manuel Fernández Barcelona El debate sobre la nueva asignatura obligatoria de Educación para la Ciudadanía (EpC) es beneficioso porque ayuda a clarificar ideas y a reflexionar sobre las cuestiones claves en la educación cuando vemos, por ejemplo, que un 30 por ciento Sobredosis de ideología