Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MIÉRCOLES 27 s 6 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro EL CONSUMO DE COCAÍNA ERECEN una seria reflexión los datos sobre consumo de cocaína que ofrece un informe de la Oficina de la ONU Contra la Droga y el Delito hecho público en Ginebra. Resulta alarmante el aumento de la tasa de consumo en España, que supera por primera vez a la de Estados Unidos y cuadruplica la media europea. Algunos datos son especialmente llamativos: entre ellos, que uno de cada cinco consumidores europeos se encuentra en nuestro país, que hay un incremento notable en los institutos de Enseñanza Secundaria y que la localidad de Miranda de Ebro (Burgos) está por delante de Londres, París o Madrid en la media de rayas de cocaína por mil habitantes. Conviene destacar también que el consumo se ha disparado en la franja de edad que corresponde a la población adulta, en concreto entre 35 y 64 años, mientras que entre los más jóvenes el incremento se produce de forma moderada. Esto quiere decir que no han funcionado correctamente las políticas de rehabilitación, puesto que se trata del segmento de edad de quienes empezaron a consumir en los años 90. Será difícil, no obstante, erradicar estas conductas de unos jóvenes que a lo largo de los últimos años han adquirido hábitos muy arraigados, a los que no están dispuestos a renunciar. Es urgente, por tanto, activar los mecanismos de ayuda sanitaria y psicológica para hacer frente a un problema que lleva consigo sin remedio un drama humano y familiar. El Ministerio de Sanidad tiene que reforzar las medidas preventivas, sobre todo en el ámbito escolar, pero también insistir en la labor de desenganchar a ciertos consumidores habituales, que parecen incapaces de superar una situación tan peligrosa. Es interesante comprobar que se ha estabilizado el consumo de cannabis, lo que permite un cierto grado de confianza en la eficacia de determinadas medidas, si bien el perfil personal y sociológico de los consumidores suele ser diferente en uno y otro caso. El departamento que dirige Elena Salgado, en cooperación con Interior y las comunidades autónomas, tendrá que estudiar a fondo los datos y ofrecer soluciones prácticas. Influyen en el consumo factores de muy variado tipo, lo que exige, por una parte, actuaciones policiales para evitar la excesiva facilidad con la que circula el producto y, por otra, ayudas efectivas a los drogodependientes hasta conseguir poco a poco una rehabilitación completa. Deben aplicarse con el máximo rigor las sanciones a los traficantes y los intermediarios sin escrúpulos que se benefician de este comercio inmoral, que puede causar la muerte de los más débiles. Alertar a los padres y profesores para que estén vigilantes y favorecer la ayuda psicológica a quienes todavía están en condiciones de atender a razones son medidas complementarias de intereses. En todo caso, no hay ningún motivo que justifique la presencia de España en las posiciones de primer rango de esta sombría clasificación. SE DISPARA M LÍBANO E IRAK, LOS MISMOS TERRORISTAS OS funerales de Estado presididos por los Príncipes de Asturias dieron una digna despedida a los seis militares españoles asesinados en el Líbano en un atentado terrorista que el Gobierno libanés no ha dudado en vincular con los combates entre el ejército de este país y el grupo Fatah al Islam, relacionado con Al Qaida. Por eso no debe extrañar queel juez Grande- Marlaska haya incoado de oficio una investigación penal para el esclarecimiento de los hechos, pues se trata de un delito de terrorismo contra militares españoles. La competencia de la Audiencia Nacional, tan generosamente extendida a otros supuestos sin interés directo con España, no puede ofrecer duda en este caso. Se trata de una acción terrorista contra unas tropas desplegadas en misión de pacificación, pero en un escenariode gran violencia, latenteo patente. La justicia española, con las limitaciones inherentes al caso, intentará determinar quiénes han sido los autores del crimen. Pero también es importante saber qué van a hacer en el futuro el Gobierno español y, en general, las tropas de cascos azules para responder a esta agresión y prevenir otras nuevas. Por supuesto, es necesario dotar a los militares españoles de las medidas de seguridad que no tenían, resolviendo los inverosímiles problemas de abastecimiento de inhibidores de frecuencias, pero también revisando el material con el que han sido enviados al Líbano, porque todo apunta a que es insuficiente para hacer frente a una amenaza directa del terrorismo islamista que no repara en medios para asesinar. En cuanto al Gobierno español, tiene a su alcance una rectificación rápida y sencilla: dejar de manipular la situación de Irak para eludir su responsabilidad en la política de seguridad colectiva. No hace falta que desde Ferraz se hagan más aportaciones estratégicas de medio pelo sobre la culpa del conflicto iraquí en las crisis de Oriente Medio, pues todas ellas- -de Palestina al Líbano, pasando por la injerencia desestabilizadora de Siria en el país de los cedros y por la permanente guerra interreligiosa entre chiíes y sun- L níes- -son anteriores al derrocamiento de Sadam Husein. Precisamente, si algún momento era inadecuado para marcar diferencias entre Irak y el Líbano es éste, cuando seis soldados españoles han sido asesinados por terroristas que actúan de la misma manera en Irak y en Afganistán. Esta es la realidad con la que el Gobierno socialista se ha dado de bruces: no hay un terrorismo en Irak distinto del que asesina en tierras libanesas y afganas. Sólo cambian de un lugar a otro las respuestas del Gobierno español, pero no la amenaza. También por esto mismo, Naciones Unidas ha avalado la presencia de una fuerza multinacional en los tres países. Es rotundamente falso que la coalición liderada por EE. UU. en Irak no tenga respaldo de la legalidad internacional. El Gobierno y el PSOE faltan a la verdad cuando afirman que la intervención militar es ilegal. En la resolución 1483, de 22 de mayo de 2003, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas reconoció la autoridad, la responsabilidad y las obligaciones de las potencias ocupantes conforme al derecho internacional. En la resolución 1511, de 16 de octubre de 2003, autoriza a una fuerza multinacional bajo mando unificado a que tome las medidas necesarias para contribuir al mantenimiento de la seguridad y la estabilidad en Irak Y en la resolución 1546, de 8 de junio de 2004, apoyada por el Gobierno de Zapatero, señala que la presencia de una fuerza multinacional en Irak obedece a la solicitud del nuevo Gobierno provisional y reafirma la autorización a dicha fuerza establecida en virtud de la resolución 1511 pidiendo, además, a los Estados miembros y a las organizaciones internacionales y regionales que presten asistencia a la fuerza multinacional, en particular con fuerzas militares No es fácil, pero sí imprescindible, explicar esta realidad a una opinión pública mediatizada por el prejuicio antiamericano y condicionada por los atentados del 11- M, que es lo que quiere perpetuar el mensaje manipulador del PSOE para, por tercera vez, movilizar visceralmente a su electorado contra el PP. LA FALSA IGUALDAD, PENDIENTE DEL TC L recurrir al Tribunal Constitucional el precepto de la ley de igualdad que impone la paridad en las listas electorales, el Partido Popular no ha hecho sino ejercer un legítimo derecho al considerar que el legislador electoraldebería ser neutral respecto al sexo, laedad, laraza o la religióndequien reúna los requisitos necesarios para resultar elegido en las urnas. Los electos son- -o deberían ser- -ciudadanos, independientemente de que sean hombre o mujer. Desde esta perspectiva, tanta razón tiene el PP al plantear serias dudas jurídicas sobre la constitucionalidad de imponer cuotas sexistas en las listas electorales, como sin razón demuestra el PSOE al afirmar que el recurso ante el TC es un atentado contra la conquista de derechos reales de las mujeres Con reacciones como ésta, el PSOE no sólo demuestra su falta de respeto con el derecho de un partido a cuestionar una ley más que discutible, sino que vuelve a erigirse de modo histriónico en garante de los derechos de las mujeres, como si fuera el único con la legitimidad suficiente para repartir credenciales de igualdad e invocar la ampliación de las libertades en España. Los socialistas incurren en un nuevo ejercicio de demagogia cuando alegan queel PP pretende obstaculizar lapresencia de las mujeres en las instituciones públicas, o cuando exigen que el PP explique a las candidatas de su partido elegidas el pasado 27- M quesu acceso a los ayuntamientos es considerado ilegal por sus propios compañeros. De ninguna manera el PP cuestiona hoy la legalidad de esas listas, sino la constitu- A cionalidad de la ley que impone unas proporciones máximas y mínimas. Se da la circunstancia de quefue precisamente el PP quien trató de presentar en una localidad canaria una lista completade mujeres. ¿Atentó entonces el PPcontra la conquista de derechos reales de las mujeres? ¿Obstaculiza el PP la presencia de las mujeres en las instituciones públicas, o resulta que quien lo hace es precisamente la nueva ley al imponer unos topes y unos límites que hasta ahora no existían? Promoviendo la paridad en las monedas- -no así todavía en los sueldos- el PSOE demostró días atrás su pronunciada inclinación hacia lo anecdótico, en detrimento de lo que afecta de verdad al ciudadano. Ahora, con su destemplada réplica al PP el Gobierno deja al descubierto su infantil concepción de lo que realmente es la discriminación positiva, que nada tiene que ver con muchas de las imposiciones y con el grado de intervencionismodelaleydeigualdad tantoen elámbito públicocomo en el privado. Cuando al PSOE debería motivarle, incluso tranquilizarle, la posibilidad de obtener para su ley el aval del TC, lo cierto es que ocurre todo lo contrario y combate su nerviosismo tildando de cínico al PP Ahora bien, es muy proba. ble que tal nerviosismo esté justificado porque no es sólo una ley lo que está en discusión. Son varios de los pilares sobre los que Zapatero ha asentado esta legislatura- -la ley de violencia contra la mujer, varias reformas estatutarias o ahora la ley de igualdad- -los que presentan aparentes vicios de ilegalidad y penden del veredicto del TC en el peor momento para el PSOE.