Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIA FUTUROsHOGAR XXI y abc. hoytecnologia. com MARTES 26- -6- -2007 ABC e- noticias Software de entretenimiento EE. UU. no declara la adicción a los videojuegos un desorden mental Americana decidió posponer la polémica propuesta de declarar la adicción a los videojuegos un desorden mental similar al alcoholismo. Para la comunidad médica se necesita de un mayor debate antes de la votación. Chocante para unos, exagerada para otros, la propuesta ha indignado a las empresas de videojuegos, mientras algunos psicólogos buscan el término medio: lo toman como un paso hacia una percepción social más dura de esta adicción, que ayudará a reaccionar a tiempo a padres y educadores ante un trastorno que padecen unos cinco millones de jóvenes estadounidenses. Los huesos humanos, mejor que el bluetooth para transmitir datos Con esta tecnología, los científicos buscan aumentar la autonomía de los discapacitados ANNA GRAU S. ESPECIAL NUEVA YORK. Los huesos oyen. Y hablan. Pueden transmitir la información más fielmente y con menos interferencias que un teléfono móvil o un dispositivo con tecnología bluetooth Pueden ser usados para controlar implantes médicos dentro del mismo cuerpo, y a su vez para mandar órdenes a ingenios electrónicos situados fuera del mismo. El esqueleto es una antena formidable, y puede mandar su señal a otra antena formidable con un mero apretón de manos. Eso acaban de demostrar los investigadores Michael Liebschner y Li Zhong, de la Universidad de Rice en Houston, Texas. Todo empezó como una búsqueda- -financiada por las compañías Microsoft y Texas Instruments- -de nuevas fórmulas para ayudar a personas discapacitadas a controlar, por ejemplo, un ordenador. Hasta el momento se había intentado recurrir a lo más obvio, las señales de radio sin hilos. Pero estaban demasiado expuestas a interferencias y además podían dañar la salud de los pacientes. Entonces, a Liebschner y Zhong se les ocurrió probar con ondas de sonido. Que han demostrado que se puden transmitir a través de la osamenta humana con una fidelidad muy, muy alta. Y con un grado de distorsión de la señal que es, para colmo, sorprendentemente bajo. nan los audífonos, que mandan el sonido al nervio auditivo a través del cráneo. En Japón ya se fabrican auriculares basados en este mismo principio, que por cierto funcionan mejor que otros en un ambiente ruidoso. Pero hasta hace muy poco a nadie se le había ocurrido probar a mandar una señal no analógica, sino digital, con cierta ambición de distancia: por ejemplo, a un auricular desde un sensor colocado en la muñeca. El equipo de Liebschner y Zhong probó a transmitir un flujo de pulsos binarios, aplicado en distintas partes del cuerpo. Al medir su recepción, se comprobó que incluso la señal más débil era percibida con nitidez a través de huesos y articulaciones. En declaraciones a ABC, el doctor Liebschner, una autoridad en mecánica ósea, explicó que la nitidez con que la señal viaja a través de los huesos está limitada por el paso por la piel y el tejido muscular. Es por eso por lo que, si imaginamos un esqueleto humano, ABC. La Asociación Médica Del hospital al MP 3 Nuestra tecnología permitiría monitorizar a cientos de pacientes en un mismo espacio, sin ningún peligro de que los datos se interfieran se extasía Liebschner. En la Universidad de Rice insisten en que la mayoría de los usos de esta nueva tecnología serían médicos. Claro que otros piensan en usos más comerciales. Sony ya ha intentado patentar un reproductor de MP 3 que manda su señal de música a un interfaz situado en la muñeca del usuario. De ahí se traslada a los auriculares usando el campo eléctrico del mismo cuerpo. Pero los auriculares de Sony chocan con una patente previa de Microsoft, asegurándose todos los derechos de explotación de la conductividad eléctrica a través del cuerpo humano. ¿La guerra está servida? Muy baja distorsión cualquiera, como un gran circuito transmisor, el circuito de cada uno de nosotros sería como un laberinto muy personal. No se podría entrar ni salir de él por cualquier parte. Habría que aprovechar las partes cubiertas por menos capas de piel y de músculo (por ejemplo las muñecas, los tobillos, el cráneo o las rodillas) Tampoco serían lo mismo los huesos de un niño que de un adulto, de una mujer que de un hombre, de un individuo de raza africana que de raza caucasiana. Todos los huesos son válidos para transmitir- -incluso los de los muertos, aunque Liebschner y Zhong no lo han probado aún, y no parecen tener prisa en hacerlo- -pero no todos transmiten igual. Eso no sólo no es ninguna limitación sino que constituye una de las mayores ventajas, según Liebschner: permite encriptar la información sin ninguna posibilidad de que la desencripte nadie a quién nosotros no permitamos contacto físico con nuestras antenas óseas clave En deliberadas condiciones ideales, la información se podría transmitir de una persona a otra mediante un simple apretón de manos, igual que se podría encender un ordenador simplemente haciendo chasquear la lengua. Pero en general estaría a buen recaudo dentro del cuerpo, a salvo de toda interferencia y piratería. Encriptar la información Audífonos con esta tecnología Que los huesos resuenan admirablemente se sabía desde hace tiempo. Por eso funcio- Más información en: http: www. ruf. rice. edu ceblab http: www. ti. com espanol