Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26- -6- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 83 Restauración de ADN: cómo recrear genomas milenarios Svante Pääbo, director del proyecto Genoma Neandertal ha desarrollado un modelo que permitirá reconstruir el código genético de especies del Pleistoceno JAVIER YANES MADRID. ¿Es posible reconstruir y secuenciar genomas completos de especies extinguidas hace miles de años? Esta pregunta evoca sin remedio a un personaje que se formuló la misma cuestión. Su respuesta se plasmó, previo paso por la factoría Spielberg en el éxito cinematográfico que convirtió la dinomanía en la locura de los 90. Para su Parque Jurásico el novelista y médico norteamericano Michael Crichton contó con la asesoría de amigos expertos que dieron forma y verosimilitud a la resurrección de los dinosaurios. Si bien numerosos argumentos científicos planteados en la narración han sido objetados por su escaso rigor, no cabe duda de que, desde Julio Verne hasta Arthur C. Clarke, muchos pasos de gigante de la ciencia han venido precedidos por la ficción atrevida de un ¿y si... La recuperación de genomas completos de organismos antiguos se enfrenta a un tupido bosque de obstáculos técnicos: las cadenas de ADN están despedazadas en fragmentos pequeños, el paso del tiempo produce una degradación química que distorsiona la secuencia, y además las muestras quedan enmascaradas bajo múltiples contaminaciones, desde las bacterias que devoraron el tejido original hasta el propio material genético de un manipulador poco cuidadoso. Nadie tan consciente de todo ello como el científico sueco Svante Pääbo, director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, Alemania, que el pasado año se embarcó en el ambicioso proyecto Genoma Neandertal Esta investigación, que Pääbo espera concluir en 2008, tiene por objeto secuenciar en su totalidad el genoma de una especie tan humana como nosotros, y que se quedó en la cuneta de la evolución hace 25.000 años. Para conocer con más detalle a este pariente, cuya estirpe se bifurcó de la nuestra hace medio millón de años, Pääbo Un tesoro frágil rescató ADN de huesos de un individuo que vivió hace 38.000 años en la caverna croata de Vindija, y el pasado noviembre publicó en Nature la secuenciación de un millón de bases. La conclusión más interesante de este estudio preliminar: la fiel homología entre los neandertales y nosotros; un 99,5 por ciento. El resultado más ansiado: escrutar ese 0,5 restante para saber qué nos hizo sapiens En entrevista a ABC el pasado marzo, el eminente científico- -que este año figura en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo según la revista Time y cuyo nombre suena incluso en los pasillos de la academia sueca que concede los Nobel- expresaba su confianza en el éxito del proyecto Neandertal basándose en la posibilidad de disponer de nuevas herramientas con las que afinar los resultados Más que una esperanza, sus palabras sugerían lo que ya era una realidad en su laboratorio: la empresa 454 Life Sciences, con sede en Connecticut (EE. UU. ha desarrollado una técnica de secuenciación directa de alto rendimiento, que Pääbo ha empleado para poner a punto un método que permitirá sol- ventar los inconvenientes de la secuenciación de genomas milenarios a gran escala. El trabajo del científico, publicado esta semana en la revista PNAS ha sido literalmente una labor de restauración del ADN, como quien elimina el daño del tiempo en una pintura para devolverla a su estado original. Al carecer de un modelo en el que fijarse, Pääbo ha comparado las características de la secuencia recuperada del Neandertal con otras dos del mismo periodo, un mamut (43.000 años) y un oso de las cavernas (42.000) Al confrontar las tres, aparece un patrón común de degradaciones químicas que introducen errores en la lectura, sobre todo en los extremos de los fragmentos. A partir de los resultados, los investigadores han podido reconstruir el crimen es decir, determinar cuáles han sido las modificaciones químicas que ha sufrido el ADN, y así, recuperar el código original. Al mismo tiempo, la herramienta de 454 Life Sciences facilita la lectura de las secuencias de cabo a rabo sin los márgenes en blanco en ambos extremos que son habituales en las tecnologías de secuenciación. Así, recuperando tramos completos, y editando los errores por degradación, se abre la puerta al conocimiento detallado de quién fue el Neandertal. Después, quién sabe. Hacer el puzle sin foto El año próximo estará completado el genoma del Neandertal, que sólo se diferencia del nuestro en un 0,5 La técnica secuencia fragmentos enteros y corrige los errores de lectura debidos a la degradación química Más información: www. pnas. org cgi doi 10.1073 pnas. 0704665104