Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MARTES 26- -6- -2007 ABC Compañeros de los militares asesinados trasladan a hombros los féretros con sus restos mortales durante los funerales en Base Cervantes REUTERS El asesinato de los seis soldados fue un ataque directo de Al Qaida contra España El BMR destruido por los islamistas en el Líbano no tenía inhibidores a pesar de los informes que alertaban del importante aumento del riesgo para nuestras tropas PALOMA CERVILLA ENVIADA ESPECIAL MARJAYÚN (LIBANO) No fue un accidente ni un golpe de mala suerte. El ataque con un coche bomba que provocó la muerte de seis militares a dos kilómetros de la Base Cervantes en Marjayún, donde está el grueso del contingente desplazado al Líbano, tenía como objetivo España y no una unidad de los países que forman parte de la Finul (misión bajo mandato de la ONU que opera en este país) según fuentes militares consultadas por ABC. Venían a por nosotros; el objetivo era España. Fue un ataque directo aseguraron. El dato, matizado por el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, que ayer viajó a la base española en el Líbano y que consideró que el objetivo principal de los terroristas era provocar la desestabilización de la zona golpeando a Finul, abre una serie de incógnitas sobre las condiciones de seguridad en que se desarrolla la misión de nuestras tropas. En especial llama la atención que los BMR no tuvieran instalado un inhibidor de frecuencias, sistema clave para poder abortar los intentos de atentado con artefacto explosivo accionado a distancia, como es este caso. Máxime cuando se disponía de informes de Inteligencia que alertaban del aumento del riesgo en la zona. Como antecedente del gravísimo ataque, que se atribuye a un grupo de la órbita de Al Qaida, hay que recordar el incidente sufrido hace unas semanas por un convoy español que, al regresar a su base tras descubrir un arsenal, detectó que alguien había colocado unas minas en su camino. Por tanto, al menos desde entonces nuestras tropas se habían convertido en objetivo claro. Sobre el terreno, los datos aportados por los miembros del contingente consultados por ABC también subrayan esta hipótesis, ya que la carretera donde se produjo la explosión del coche bomba es transitada diariamente por los vehículos españoles, lo que confirma que esta circunstancia era conocida por quienes decidieron atentar contra los dos BMR. Aunque se ha querido dar un toque de atención a Finul, como así lo recogían ayer los medios de comunicación libaneses, éstos también apuntaban que la acción era un mensaje para España Lo cierto es que el atentado contra las tropas españolas ha causado una honda conmoción en la zona y ha elevado el nivel de alerta en Base Cervantes que ahora se sitúa en el nivel negro el más alto. El ataque ha hecho disparar todas las alarmas entre el contingente, que reconoce su temor a que estos hechos se repitan, en una zona, la del sur, que en teoría era la más segura del Líbano. Aunque ya se tenía constancia del aumento de la inseguridad, Defensa aún no había dotado de inhibidor de frecuencias a los vehículos blindados BMR, algo que sí había hecho con los que operan en Afganistán. Esta demora es justificada por el hecho de que al menos sobre el papel la misión en el Líbano era más segura que la primera, según los informes de la Inteligencia militar. De hecho, Alonso, en una rueda de prensa convocada en la misma base, reconoció que no fue hasta noviembre de 2006 cuando el Estado Mayor de la Defensa ordenó la colocación de inhibidores en todos los vehículos blindados que operaban en misiones internacionales. La empresa Máxima alerta en la base En noviembre de 2006 Defensa ordenó la colocación de inhibidores en todos los blindados que operen en misiones internacionales