Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO LUNES 25 s 6 s 2007 ABC El escudo protector de los omega- 3 Los ácidos grasos omega- 3, presentes en el pescado azul o en los frutos secos, impiden la formación descontrolada de vasos sanguíneos en la retina. Esta vascularización exagerada daña irreversiblemente la retina Retina sana Retina Enferma Las estrellas podrían tener un tiempo atmosférico como el de la Tierra El hallazgo se ha realizado tras estudiar una estrella sin campo magnético J. M. N. MADRID. Noticias desde el espacio. Las estrellas, o por lo menos algunas de ellas, podrían poseer un tiempo atmosférico que depende de los mismos procesos que son responsables del clima de la Tierra y de otros planetas del sistema solar. O por lo menos esa es la conclusión a la que ha llegado un equipo internacional de científicos tras descubrir nubes de mercurio en una estrella que no cuenta con un campo magnético. Hasta ahora, los astrónomos estaban convencidos de que esas nubes de gas, zonas más frías en la superficie de las estrellas y que en nuestro Sol conocemos como manchas solares, se debían exclusivamente a la acción de sus respectivos y poderosos campos magnéticos, responsables también del resto de los cambios meteorológicos que se producen sobre sus ardientes superficies. Hasta que esas mismas nubes de mercurio aparecieron sobre la piel de Alfa Andrómeda, una estrella variable que se encuentra a un centenar de años luz de distancia, al sur de Casiopea y al noroeste de la constelación de Pegaso, y que tiene la particularidad de carecer de campo magnético. Es decir, que los cambios meteorológicos que se registran en su superficie deben, por fuerza, obedecer a otras razones. El hallazgo sepublica hoy en la revista Nature Dirigido por Oleg Kochujov, del departamento de astronomía y física espacial de la Universidad sueca de Uppsala, el equipo de científicos estudió durante siete años las nubes de mercurio de la estrella Alfa Andrómeda, la más brillante de la constelación de Andrómeda. La construcción de imágenes de las manchas estelares en dos dimensiones permitió a los astrónomos descubrir que las nubes de mercurio experimentaban cambios y evolucionaban según unos patrones muy similares a los que se producen en la Tierra y planetas como Júpiter y Saturno. El descubrimiento puede poner fin al quebradero de cabeza que ha supuesto hasta ahora para los investigadores el hecho de encontrar concentraciones diferentes de elementos pesados (como el mercurio) en estrellas de masas y edades similares. Con los vasos sanguíneos necesarios para proporcionar oxígeno y nutrientes Con un crecimiento anormal de vasos que causan hemorragias y cicatrices ABC Omega- 3 contra la ceguera de diabéticos y bebés prematuros Un estudio con ratones demuestra que una dieta rica en grasas del pescado previene y combate las enfermedades de la retina N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. ¿Podría prevenirse la ceguera con la dieta? Esa es la pregunta que se hicieron un grupo de investigadores del Instituto Nacional de la Salud y varios hospitales estadounidenses, en colaboración con la Universidad de Goteborg (Suecia) Sus investigaciones permiten dar ahora una respuesta afirmativa a ese interrogante. Aunque sólo para las enfermedades relacionadas con la retina, como las que sufren los diabéticos, los niños prematuros o las personas de edad avanzada con degeneración macular. Este grupo de científicos ha demostrado que los ácidos grasos omega- 3, presentes en el pescado azul o en los frutos secos, son capaces de prevenir y reducir los daños en la retina, una capa de células y fibras nerviosas que detecta la luz y envía imágenes al cerebro. Los detalles del avance se publican hoy en la edición on line de Nature Medicine Son numerosas las investigaciones que han relacionado estas grasas saludables con efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular porque reducen el colesterol, los niveles de triglicéridos o tensión arterial. Lo que aún no se había demostrado es si además del cerebro y el corazón también podían mantener a salvo la retina en personas con mayor riesgo de sufrir daños. Si se confirman los resultados de este primer estudio, bebés prematuros o personas con diabetes serían candidatos a suplementar su dieta con omega- 3 para proteger sus retinas. El papel protector de estas grasas en los ojos sólo se ha demostrado con ratones a los que se les había inducido una retinopatía o enfermedad de la retina. Pero el Hospital Infantil de Boston comenzará en breve a probar los ácidos grasos como estrategia protectora en bebés prematuros. Los niños nacidos antes de tiempo, las personas con diabetes y algunos pacientes con degeneración macular tienen más riesgo de sufrir una retinopatía. En los tres casos, todo comienza con una pérdida de vasos sanguíneos que priva de oxígeno a la retina. Esta falta de alimento, provoca una reacción en cadena: la retina lanza una señal de alarma y su petición de ayuda desencadena la formación descontrolada de nuevos vasos sanguíneos. Ese crecimiento desproporcionado termina por provocar más daños, al causar hemorragias, encharcamientos y cicatrices que deterioran irreversiblemente la retina. En los bebés prematuros, los daños aparecen porque los vasos sanguíneos de la retina no se desarrollan por completo hasta que la gestación llega a término. Esa ausencia produce la aparición de nuevos vasos durante los primeros días de vida. Puede progresar rápidamente y causar ceguera. En su estudio con ratones, los científicos, dirigidos por Lois Smith del Hospital Infantil de Boston, comprobaron que un incremento de apenas un 2 de omega 3 en la dieta bastaba para reducir a la mitad ese crecimiento anormal de vasos sanguíneos. Al menos, en los roedores. En los animales alimentados con estos ácidos grasos también se evitó la primera fase de la enfermedad, y se impidió la pérdida inicial de vasos sanguíneos que causa la vascularización desproporcionada. Ese efecto no se vió en ratones alimentados con omega- 6, presente en aceites como el de girasol. Más información: www. nature, com Patatas, para beneficiar al sistema inmune Consumir patatas, sobre todo hervidas y frías como las que se preparan en ensalada, produce un efecto beneficioso en el sistema inmune. Al menos, esa es la conclusión de un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona publicado en Journal of the Science of Food and Agriculture Los investigadores españoles han comprobado que el consumo de fécula resistente (patatas hervidas frías, legumbres, pasta... reduce el número de leucocitos, lo que sugiere un efecto beneficioso global, un organismo más sano El ensayo con bebés, pronto Más información sobre ácidos grasos: www. aesan. msc. es aesa web AESA Manchas solares en la superficie del Sol ABC