Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 s 6 s 2007 MADRID 57 Un día en las carreras El Gran Premio de Madrid cerró ayer la temporada hípica primaveral en el Hipódromo de la Zarzuela, con la asistencia de más de 7.000 personas L. TOSCANO MADRID. No pudieron verse pamelas excéntricas como ocurre cada año en la prueba hípica de Ascot, pero el evento más importante del año en el Hipódromo de la Zarzuela, el Gran Premio Ciudad de Madrid, no necesitó aderezos decorativos para captar la atención de los espectadores. Con 72 años de historia, esta prueba puso ayer el broche de oro a la temporada hípica dominical de primavera y consiguió reunir en las instalaciones a unos 7.000 asistentes. Se celebraron seis carreras en las que participaron un total de 60 caballos. El Gran Premio se disputó en quinto lugar y contó con la presencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón quien, además, entregó los trofeos a los ganadores, de la cuadra Zurraquín, que en la jornada de ayer consiguieron hacer doblete. dos, intentaban apartar sin mucho éxito el calor intenso que se vivía en el Hipódromo. Sin embargo, la emoción de las carreras pudo más que las altas temperaturas y muchos aficionados se concentraron en las zonas aledañas a la pista para ver pasar a los equinos lo más cerca posible. Aquí es donde se sienten más los nervios reconocía Marcos, un aficionado que suele colocarse cerca de la línea de meta. Las competiciones dominicales volverán en septiembre. Hasta entonces, se puede disfrutar de las carreras nocturnas de los jueves y del ambiente de las terrazas del Hipódromo que permanecerán abiertas durante todo el verano. Ruiz- Gallardón entregó el Gran Premio Ciudad de Madrid JAIME GARCÍA Un hecho social Las carreras de caballos no son únicamente acontecimientos deportivos, también son hechos sociales de gran importancia. Así, entre los que decidieron pasar un día en las carreras había familias completas, con niños que se divirtieron en la zona infantil especialmente habilitada para ellos. También se citaron importantes empresarios, más preocupados de cerrar tratos de negocios que apuestas, y jóvenes que aprovecharon el buen tiempo para tomar una copa en alguna de las barras y bares de la zona, sobre todo en los que tienen vistas a la pista de competición. Aunque escasas, tampoco faltaron las caras famosas. Récord de apuestas Los protagonistas indiscutibles de la jornada fueron los apostantes que, carrera a carrera, lograron batir el récord de recaudación conseguida por el Hipódromo desde que volvió a abrir sus puertas en 2005. Las apuestas internas, al margen del Lototurf, sumaron un total de 346.500 euros y eso se reflejó en las taquillas que estuvieron llenas desde la primera hasta la última carrera. Pero, como suele ser habitual, no todos ganaron y las caras de decepción eran mayoritarias al finalizar los premios y conocerse a los ganadores. Las altas temperaturas obligaron a los asistentes a buscar los espacios de sombra. Los abanicos, reales o improvisa-