Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID LUNES 25 s 6 s 2007 ABC Antonio Sáenz de Miera Presidente de Amigos de Guadarrama LA ESPERANZA VERDE eatriz Elorriaga será la persona responsable de los asuntos medioambientales de la Comunidad de Madrid los próximos cuatro años. Así lo ha decidido la presidenta Aguirre, que ha ganado holgadamente las pasadas elecciones. A Elorriaga, pues, le corresponderá tomar iniciativas ya inaplazables sobre los proyectos de conservación de la Sierra de Guadarrama. Todo aquello que su predecesor Zabía dejó de hacer, quizás esperando las mejores circunstancias posibles que no terminaron nunca de llegar. ¡Bienvenida consejera! En cuestiones medioambientales hay que esperar siempre lo mejor, aunque las nubes negras del fondo no desaparezcan del todo. Da gusto ver llegar a gente con ganas. Algunos amigos, que dicen conocer bien a la nueva consejera, me han llamado, adviértase el exceso, para darme la enhorabuena, como si ya estuviera todo conseguido y como si yo fuera una especie de portavoz oficial de lo que la Sierra necesita. Ni lo uno ni lo otro. Pero mejor será, creo yo, dejarse invadir por expectativas y posibilidades, porque en ocasiones se pueden cumplir del todo, o casi. Me dicen que Elorriaga es entusiasta, con empuje y criterio; que es, además de honrada a carta cabal, una gran gestora y que tiene mucho sentido común. No es fundamentalista: dicen que se deja aconsejar pero no amedrentar. Todas estas virtudes son un tesoro ciertamente importante en los tiempos que corren, una auténtica revolución. Pensemos, y digámoslo bien alto, que muy bien podría ser la gran esperanza verde para Madrid estos cuatro años de legislatura. Prefiero pecar por exceso de confianza que sumarme a los agoreros que nunca esperan nada bueno. Como buena donostiarra, estoy convencido de que Beatriz Elorriaga comparte la preocupación de muchos vascos por su entorno natural. Me la imagino en el Ernio o en Aitzgorriz, y, naturalmente, también en Los Siete Picos o en La Maliciosa. Beatriz, quiero desearte, como muchos madrileños, lo mejor, y adoptar ahora ese tono cordial de montañero a montañera para animarte a que patees la Sierra antes de que empieces a estudiar a fondo los papeles que hablan de ella. B José Luis Abellán, en la biblioteca del Ateneo, una de las joyas de esta institución madrileña SIGEFREDO El nuevo Ateneo del siglo XXI Las tertulias, los ciclos de conferencias, los conciertos, y las exposiciones de siempre, pasarán a un nuevo edificio más moderno y funcional que abrirá sus puertas después del verano B. ROMERO MADRID. La libre discusión y el debate siempre abierto de sus tertulias, es lo que han situado al Ateneo de Madrid en la primera fila de la cultura nacional. Los cursos, las secciones y los ciclos de conferencias, son los que le han confirmado como referencia obligada para intelectuales e investigadores. Aunque sus orígenes se remontan a los inicios del siglo XIX, fue en 1935 cuando, al amparo de los tiempos liberales, se fundó el Ateneo Científico y Literario, al que más tarde se le añadiría el epíteto de artístico. Pese a su origen centenario, esta institución no está, ni mucho menos, obsoleta. Eso es precisamente lo que quiere transmitir su recién reelegido presidente, José Luis Abellán, que ha dedicado los seis años que lleva al frente del mismo a reformarlo y modernizarlo, para darle un espíritu más práctico. Mi principal proyecto para estos dos años es poner en marcha el nuevo edificio que hemos estado construyendo, el local que está anexo a esta casa, que pretende tener un carácter muy funcional y al que estamos dotando de todos los adelantos propios del siglo XXI aseguró Abellán. Aventura que en un máximo de dos o tres meses podrá ser inaugurado, aunque ya se sabe que con las obras nunca se puede predecir bromeó. El nuevo local, que se añadirá al actual- -de origen modernista y que lleva siendo sede del Ateneo desde 1884- constará, entre otras cosas, de una sala con unos treinta ordenadores para uso de los investigadores. Queremos acentuar la investigación, para sacar el máximo partido de los 700.000 volúmenes de la biblioteca afirmó Abellán. Además, según su director, este edificio va a ser la cabeza de una nueva visita guiada al Barrio de las Letras, máximo representante de la historia y la cultura madrileñas. Otra de las novedades del Ateneo es que se va a convertir, después de verano, en centro de documentación y análisis del llamado exilio interior Según su director, existen pocos estudios sobre los escritores, poetas, o científicos que quedaron dentro de España tras la Guerra Civil. Los que se marcharon perdieron la patria, pero tenían libertad para escribir. Los que se quedaron dentro carecían de esa libertad y para dar a conocer sus ideas tuvieron que adoptar métodos simbólicos y alegóricos dignos de estudio aseveró Abellán. La biblioteca es el mayor tesoro del Ateneo. El fondo, que roza los 700.000 volúmenes, está compuesto por más de 300.000 títulos y una importantísima colección de 35.000 folletos y publicaciones periódicas. Durante estos últimos años se ha estado llevando a cabo una importante labor de informatización del catálogo de la misma. El presidente aseguró que, tras un largo trabajo, este proceso está llegando a su fin, y espera que esté completamente finalizado antes del fin de su mandato. Una asignatura pendiente del Ateneo sigue siendo atraer a los jóvenes hasta sus actividades culturales. La mayor parte de los que frecuentan esta institución acuden sólo a su biblioteca, un lugar ideal para estudiar debido a la constante calma y silencio que reina en su sala de lectura. La idea que estoy barajando es que conviene tener gente joven en los puestos directivos aseguró Abellán, que entiendan la mentalidad de las nuevas generaciones y puedan realizar una programación atractiva también para ellos. Aunque en verano el volumen de actividades decae, durante junio permanece abierta una exposición de manuscritos de Federico García Lorca, además de mantenerse los conciertos, recitales y las tertulias habituales en La cacharrería En el mes de septiembre, el Ateneo recuperará su ritmo habitual de cuatro o cinco actividades diarias, pero el verdadero plato fuerte será un certamen que rememorará el setenta aniversario del Congreso de la Alianza de Intelectuales Antifascistas, de 1937. Aunque hay actividades a las que sólo pueden acceder los socios, puesto que el Ateneo es una sociedad privada declarada de utilidad pública, las que están programadas por la tarde son abiertas al público en general. En la mente de los jóvenes El exilio interior El Ateneo se convertirá en un centro de documentación y estudio del llamado exilio interior El nuevo edificio constará de treinta ordenadores para uso de los investigadores