Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍA LUNES 25 s 6 s 2007 ABC El Gobierno de Kirchner afronta su primera gran crisis energética La ausencia de inversiones y la congelación de las tarifas, principales causas de esta situación de emergencia C. DE CARLOS. CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Argentina está al borde del colapso energético. Los empresarios se tragan el humo que sus fábricas no generan, las grandes superficies recurren a generadores propios, el transporte funciona a medio gas y la corriente viaja en escalera. La crisis energética ha llegado y, salvo inyección económica y nueva obra pública, amenaza con quedarse por varios años más. Edificios públicos, bancos, fábricas, cementeras, supermercados, transporte... Los recortes afectan a las principales actividades comerciales y, en el plano particular, los usuarios han sufrido apagones que el Gobierno intenta evitar sacrificando la producción industrial. El corte del gas a las industrias es total en toda Argentina y la reducción del abastecimiento eléctrico ya está institucionalizada de cinco a ocho horas diarias. Estimamos que hay unas 5.000 empresas afectadas El país, tal y como explican en el sector, atraviesa su crisis más profunda porque no tenemos reservas para satisfacer la demanda Cammesa, la compañía responsable de administrar el mercado de la electricidad, ordenó reducir el servicio eléctrico. Es la primera vez, desde finales de los años 80, que da esa instrucción Las distintas empresas del sector recuerdan: Las leyes de la física son inexorables. Se están cumpliendo los pronósticos. La congelación de precios en la cadena energética, -petróleo, gas y electricidad- trae aparejada esta situación al desalentar las inversiones. Hasta ahora veníamos al filo de la navaja, pero zafábamos (escabullimos) del problema. Ya no En concreto, se refieren a las consecuencias de la congelación de las tarifas, -desde enero de 2002- -que afecta, entre otras empresas, a las españolas Endesa- -a través de su filial Edesur- -y a Gas Natural. Como efecto inmediato de aquella medida que se mantiene para los usuarios particulares- -se desalentó a las inversiones. Esto significa que el mantenimiento de instalaciones y la actualización de maquinaria no ha sido sostenido. Ahora no damos abasto explican las fuentes mencionadas. Rodolfo Banchio, presidente del Departamento de Energía de la Unión Industrial Cordobesa, añade: Otro problema es que Argentina, a diferencia de España, no tiene energías alternativas como la eólica, a pesar de disponer de unas condiciones excepcionales En este contexto, confirma: Con la situación tarifaria actual no es tentador invertir en nuevos gasoductos, en exploración y en producción. La situación es grave pero el pronóstico para el año que viene es todavía más preocupante El impacto de la crisis en la provincia de Córdoba, donde se encuentran las principales empresas de automoción, como Fiat y Renault, es mayor que en el resto de Argentina. La interrupción del gas desde hace ocho días es del 100 incluidas aquellas que tenían contratos ininterrumpibles recuerda Banchio. La fábrica de camiones Iveco se ha visto obligada a suspender el segundo turno de sus trabajadores y la misma medida adoptó General Motors esta semana y prácticamente la totalidad de las empresas. En situación límite pero con tarifas domésticas tan bajas que no resisten ninguna comparación internacional insisten las fuentes- -se favorece el consumo irracional. Como la electricidad es tan barata, la población derrocha. Hasta ahora, el clima actuaba a favor, pero con la ola intermitente de frío que azota Argentina, con temperaturas bajo cero, la situación ha cambiado y el sistema colapsa Otra prueba del colapso se aprecia en los apagones programados que sufrió días atrás la población pero también en otros ámbitos donde energías alternativas como el gas son clave. Centenares de taxistas bloquearon distintos puntos de la capital federal hace unos días en protesta por la falta de No hay energías alternativas El presidente argentino, hace unos días, en Rosario gas, combustible que utilizan según fuentes oficiales- -más de 20.000 taxis y 1.300.000 vehículos particulares. Las compañías distribuidoras, entre ellas Gas Natural, reconocen que la situación es límite, la medida es un trastorno, pero el 98 de los vehículos AFP Taxis y vehículos, sin gas Al filo de la navaja Endesa y Gas Natural son dos de las empresas más afectadas por la falta de actualización de los precios Situación límite son duales, es decir, pueden utilizar gasolina aunque el gas sea un tercio más barato Tanto la compañía de capital español como el resto de las distribuidoras se han visto obligadas a tomar decisiones drásticas. Se ha interrumpido el suministro a las industrias para dar prioridad al consumo doméstico insisten. Juan Velarde Fuertes LOS ARBITRIOS CUIDADO CON n la política laboral española han abundado los arbitrios. Recordemos a Largo Caballero, con su ley de Términos Municipales, arruinando al campo minifundista, o a Girón, empeorando la participación obrera en la renta nacional al subir masivamente los salarios. Por eso, antes de adoptar cualquier medida en el terreno económicosocial es pre- E ciso, para acertar, contemplar con mucho cuidado el conjunto de relaciones funcionales, implícitas además, que existen. Y esto es lo que debe recomendarse en relación con nuestro sistema de pensiones y con el manejo de su fondo de reserva porque, como mínimo, es preciso tener en cuenta, dejando a un lado lo que se hace en Suecia: 1) Que se trata de un sistema de reparto, no de capitalización, y que los estudios de economistas solventes, de Herce a Taguas, pasando por Barea, indican que este sistema necesita una reforma a fondo si no se quiere que tengamos una sorpresa desagradable, lo que nada tiene que ver con la inversión de los 40.000 millones de la actual, y eventual, reserva. 2) Que en el mundo capitalista existe una separación grande, expuesta por primera vez por Berle y Means en el año 1932, entre la propie- dad y el control de las empresas, por lo que un accionista no muy grande puede influir en la orientación de éstas. 3) Que desde el número de septiembre 1999 de la Revista Española de Control Externo sabemos que todo aumento de la presencia del sector público, y más en un terreno tan delicado como el de la marcha de la Bolsa, puede generar enlaces con la corrupción, lo que supone que aparezca el castigo inexorable de frenar el desarrollo económico. 4) Que tras las denuncias de Conthe, cualquier sospecha en este sentido, es deletérea para la buena conducta del sector financiero español, esencial a su vez para la estabilidad de los tipos de interés; ¿recordamos lo sucedido en los años 1992- 1994? 5) Que la tentación que habitualmente tiene el sector público, de que la coyuntura, concretamente la bursátil, le sea propicia, puede gene- rar consecuencias perturbadoras. 6) Que un fondo de este volumen requiere un control diario de expertos que no pueden compatibilizar esa tarea con ninguna otra, y estos expertos, ¿cómo contratarles muy solventemente? 7) Que las famosas AFP chilenas, de Piñera, fueron ya acerbamente criticadas y no hubo contestación solvente, en una reunión con éste en la Bolsa de Madrid, una vez que al Círculo de Empresarios se le ocurrió traerlo a España. 8) Que probablemente no es el momento de invertir en renta variable. Afortunadamente, esto sólo es un proyecto de ley. ¿Por qué, ahora, sin desdoro alguno, no se abandona, y el sector público se dedica: a invertir en fondos públicos esos 40.000 millones, y simultáneamente, a bloquear la subida de precios? Porque con inflación cero todo estaría arreglado.