Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 41 Macri golea a Kirchner en las elecciones de Buenos Aires El presidente del Boca Juniors, virtual alcalde de la capital de Argentina CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. La victoria estaba cantada: el presidente de Boca Juniors, Mauricio Macri, de 48 años, ganaba ayer, por goleada, las elecciones a la Alcaldía de Buenos Aires. La incógnita a despejar, al cierre de esta edición, era el número exacto de tantos, es decir, de puntos de ventaja que le había encajado al candidato del Gobierno, el ministro de Educación, Daniel Filmus. Con el 50 por ciento de las mesas escrutadas, los resultados oficiales daban un 61 por ciento para Macri y un 39 para Filmus. El presidente Néstor Kirchner, preparado o no, sufría una derrota emblemática, según todos los sondeos a pie de urna y los resultados conocidos. A cuatro meses de las elecciones presidenciales, en las que todavía se ignora si intentará la reelección o cederá su candidatura- -como todo parece indicar- -en favor de su mujer, la senadora Cristina Fernández, un fracaso como el de Filmus (Frente para la Victoria) que anoche reconoció la derrota, se interpreta como un serio revés para Kirchner. No alcanzar el respaldo, al menos, de un 40 por ciento del electorado de la capital de Argentina supondría, además, un grave varapalo aunque, bajo ningún ángulo, podría poner en la cuerda floja su proyecto de mantenerse en el Gobierno, tanto si se queda en la sombra como si se presenta en persona, en octubre. A Macri, con mínima historia política, el triunfo le despeja el camino para intentar dentro de cuatro años dar el salto a la Casa Rosada. En el resto del país, su consagración como jefe de Gobierno de la ciudad- -en rigor, éste es el puesto que ocupará- tiene una lectura inmediata: en Argentina comienza a soplar, con posible vocación de extenderse, una corriente con el sello de una derecha moderada. Muchos son los que ven en esta victoria el nacimiento de un líder capaz de lograr, en un futuro no muy lejano, concentrar el favor de los sectores críticos al Gobierno nacional. La oposición actual se encuentra fragmentada y no ofrece una alternativa sólida que pueda interpretarse como una amenaza real para Kirchner. Los principales adversarios no despiertan el entusiasmo de una población que sigue viendo en el jefe del Estado al mejor representante de sus intereses. El ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, pasa desapercibido y carece del gancho popular necesario para provocar un vuelco en la intención de voto en tan poco tiempo. En situación similar se encuentra Ricardo López Murphy, ex radical y ex ministro de Fernando de la Rúa. Aliado de Macri, la victoria de éste le beneficia, pero está por ver que el flamante alcalde electo le respalde de manera incondicional. Tampoco Elisa Carrió, más próxima a los postulados de Kirchner, parece tener posibilidades. Al frente de Propuesta Republicana (Pro) Mauricio Macri ganó el 3 de junio la primera vuelta de las elecciones con más del 45 por ciento de los votos y superó la suma de sus dos inmediatos adversarios, el actual alcalde, Jorge Telerman, y Daniel Filmus. Su victoria es mérito propio y de su compañera de fórmula, la legisladora porteña Gabriela Michetti. A ésta se le atribuye lo que hace cuatro años parecía imposible, que el hijo de uno de los empresarios más denostados en los tiempos que corren, Franco Macri, pudiera romper el techo de respaldo del 38 por ciento. Macri y Michetti, durante el cierre de campaña de la segunda vuelta de las elecciones de Buenos Aires La incorporación de Michetti, política de nuevo cuño, con una excelente imagen dentro y fuera del partido, ha sido el gran acierto de Macri. El hombre que logró sacar a Boca de la mala racha que atravesaba y hacerse esta semana con la Copa Libertadores de América, le debe, sin duda, a Michetti buena parte de su victoria. También a ella tiene que agradecerle haber sabido convencerle de que ésta era su oportunidad y no luchar por la Presidencia de Argentina, como le reclamaban muchas voces en Pro, el próximo octubre. Con las urnas cerradas y los votos contados, la imagen de júbilo de la primera vuelta de Mauricio Macri, bailando de la mano con Gabriela Michetti, postrada en una silla de ruedas desde hace una década, promete repetirse hoy antes de las doce de la noche (hora argentina) EFE MAURICIO Y GABRIELA, TAL PARA CUAL Gabriela Michetti, de 41 años de edad, es a Mauricio Macri lo que Buenos Aires a Argentina. Hoy no se entiende uno sin el otro C. DE C. BUENOS AIRES. Se descubrieron a fines de 2002. Desde su silla de ruedas, ella le miraba de reojo cuando él se puso enfrente. Se metió en su cabeza, diseccionó su espíritu y se convenció de que juntos podrían construir algo nuevo. Cinco años después, Buenos Aires les ha elegido para sacar adelante un proyecto sólido que demuestre que en política puede existir coherencia entre lo que se dice y lo que se hace Actual legisladora porteña, Gabriela Michetti ha sido la gran revelación de las elecciones. La gente en Argentina está cansada de que los políticos tengan como fin alcanzar el poder para utilizarlo en beneficio propio. Vamos a probar que un Gobierno es para administrar con y para los ciudadanos En campaña, Macri empujaba la silla de ruedas, pero en estas elecciones a ella se le atribuye el envión definitivo a la candidatura. Tenemos más cercanía con el PP que con el PSOE pero... ¿Poner cloacas, incorporar un sistema de alumbrado o construir viviendas es de izquierdas o de derechas? Es necesidad de hacer asegura. Hija de médico, cuando perdió el control del coche y volcó- -hace diez años- -supo por la cara de su padre que no volvería a andar, igual voy a ser feliz le dijo. Me siento una persona normal. Tardé un año y medio en acomodar mi cabeza y mi físico pero ya está, no puedo pasarme la vida revolcándome en eso... Quizá doy una imagen de superación, no lo sé. Soy un ser humano. Se ha sobredimensionado mi papel. Aún tengo que demostrar que merezco representar a la gente Posibles candidatos El triunfo le despeja al presidente de Boca Juniors el camino para intentar dentro de cuatro años dar el salto a la Casa Rosada En el país comienza a soplar, con vocación de extenderse, una corriente con el sello de la derecha moderada