Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL LUNES 25 s 6 s 2007 ABC Condena a muerte para Alí el Químico por el genocidio kurdo Junto con él serán ejecutados otros dos altos cargos del régimen de Sadam Hussein ABC BAGDAD. El caso Anfal en el que se juzgaba a los responsables de la muerte de casi 180.000 kurdos iraquíes entre 1987 y 1988 tras una campaña de ejecuciones masivas y bombardeos químicos, se cerró ayer con la condena a muerte de tres de los seis implicados, entre ellos el primo de Sadam Hussein, Ali Hassan al Mayid, más conocido como Alí el Químico El juez Mohamed Aribi al Jalifa, presidente del Tribunal Especial leyó ayer al mediodía las sentencias, que han cerrado un juicio que comenzó el 21 de agosto de 2006 y ha tenido 61 sesiones. Además de Al Mayid- -en 1988 alto responsable del partido único Baaz- fueron condenados a muerte el entonces ministro de Defensa, Sultan Hashem Ahmed, y el jefe de la Guardia Republicana, Husein Rachid al Tikriti. Los tres reos, tras el preceptivo paso de la sentencia por el Tribunal de Casación- -que hasta ahora no ha revocado ninguna pena capital- -serán colgados hasta la muerte en un plazo de menos de treinta días, según la lectura de la sentencia. Dos de los seis procesados fueron condenados a cadena perpetua: Saber Abdul Aziz, jefe de los servicios de Inteligencia, y Farhan al Yiburi, oficial de Inteligencia, mientras que Taher Mohamed al Ani, gobernador de la provincia de Nínive, quedó absuelto de sus cargos. Todos los procesados estaban acusados de los cargos de crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad, mientras que Alí el Químico acumulaba a este cargo el de genocidio Al oír las sentencias, ninguno de los condenados pestañeó, ni pronunciaron lemas ni arengas, como en el caso de otros altos cargos del régimen de Sadam cuando oyeron las sentencias a la pena capital. Sin embargo, Alí el Químico que en el juicio reconoció abiertamente sus responsabilidades- Fui yo quien dio las órdenes al ejército de destruir las ciudades dijo, sin remordimientos- -al oír el veredicto exclamó: sean dadas las gracias a Dios frase que se pudo escuchar mientras los guardias le acompañaban fuera de la sala. El juicio anterior- -mucho más mediático que este por ser el primero en que se juzgaba a Sadam- -se cerró con tres condenas de muerte: Sadam Husein, Awad Bandar y Barzán al Tikriti. Taha Yasín Ramadán, vicepresidente del régimen de Sadam, fue en un principio condenado a perpetuidad, y luego el Tribunal de Casación aumentó la condena a la pena capital. Alí Hassan al Mayid, de 66 años de edad, originario como el ex dictador de la región de Tikrit, en el norte de Bagdad, heredó el terrible apodo de Alí el Químico por haber dirigido los días 17 y 18 de marzo de 1988 el bombardeo con gases tóxicos de la ciudad kurda de Halabja, matando a miles de personas, entre ellas muchas mujeres y niños. De una brutalidad espantosa, ocupó el puesto de secretario general del partido Baaz en el norte de Irak de marzo de 1987 a abril de 1989, coordinando a la vez el ejército, la dirección de la seguridad general y las informaciones militares Siniestro personaje Alí el Químico escucha sus cargos durante la última sesión del caso Anfal celebrada ayer comprometidas en la represión contra los kurdos. Hay que subrayar que los asesinatos no sólo se cometieron en operaciones contra la insurrección: a los detenidos se los mataba días o semanas después de que las fuerzas armadas lograran sus objetivos afirmó la organización Human Rights Watch en un informe de 1993 El caso Anfal que ha durado diez meses, ha sentado en el banquillo no solo a víctimas y familiares de víctimas, sino a médicos y expertos que se pronunciaron sobre el uso de armas químicas en aquella campaña, en la que se calcula que REUTERS Los condenados serán colgados hasta la muerte en un plazo de menos de treinta días, según la lectura de la sentencia Se les acusa de crímenes de guerra y contra la Humanidad, y a Alí el Químico además, se le suma el cargo de genocidio murieron 180.000 kurdos. El juez que ayer condenó a los tres procesados a muerte no ha sido el mismo que abrió el proceso, ya que su predecesor, Abdallah al Amari, fue destituido por el Gobierno por su falta de firmeza con los encausados. Las primeras reacciones sobre el proceso fueron contrapuestas: algunos como el joven Ghasuan Ali se congratularon por la condena de un criminal conocido por todos los iraquíes pero otros como Shaker Ibrahim, ex oficial del antiguo ejército de Sadam, criticó que hayan condenado a militares que no hacían sino cumplir órdenes Los terroristas plantan cara al nuevo Gobierno argelino con varios ataques y secuestros LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Las palabras de firmeza contra el terrorismo pronunciadas el sábado en el Parlamento por Abdelaziz Beljadem, que sigue como primer ministro en el nuevo Gobierno argelino, resuenan a la vez que los ataques de Al Qaida del Magreb, que no deja de plantar cara a la autoridad establecida. En las últimas horas los terroristas han atacado con bombas un gasoducto en la provincia de Tizi Uzu, al este de Argel, causando la muerte a dos vigilantes, según informaba ayer el diario Liberté Además tres obreros de nacionalidad china que trabajaban en la principal autopista que cruzará el norte del país han sido secuestrados en la provincia de Bumerdés, también cerca de la capital, según el diario editado en árabe Echuruk En esta misma zona los salafistas colocaron una bomba junto a la carretera, que hicieron estallar al paso de un convoy que transportaba a una delegación diplomática de un país africano, según informaron varios diarios, aunque sólo causaron heridas a uno de los policías argelinos que servían de escolta. Los atacantes también dispararon a los vehículos. En la caravana viajaba el embajador de Malí en Argelia, según la agencia France Presse, aunque en la delegación de este país no han confirmado los hechos. Mientras tanto las refriegas entre Fuerzas de Seguridad y células terroristas siguen casi a diario al norte del país magrebí. El Gobierno anunció ayer la muerte de seis guerrilleros que formaban parte de un grupo que había sido rodeado en las montañas de Bumerdés por unidades del Ejército. El Presidente Abdelaziz Buteflika mantiene su pulso con el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) que desde el pasado mes de enero se hace llamar Al Qaida del Magreb Islámico. La banda ha elevado la presión con sus ataques en la capital, que causaron treinta muertos el 11 de abril, así como contra extranjeros y el sector de los hidrocarburos. Sean dadas las gracias a Dios