Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Visita de Estado al gigante asiático LUNES 25 s 6 s 2007 ABC Cinco intensos días Lunes. Visita a la Escuela Internacional de Negocios China Europa CEIBS, creada con fondos aportados por Cooperación Española; recepción a la colonia española de Shanghai. Martes. Desayuno con empresarios chinos; encuentro con el alcalde de Shanghai; traslado a Pekín y ceremonia oficial de bienvenida en Tiananmen; encuentro con el presidente de China, Hu Jintao; cena de gala en el Gran Palacio del Pueblo. Miércoles. Encuentro empresarial hispano- chino; visita a la sede China Netcom; encuentro con el comité organizador de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008; reuniones con el presidente de la Asamblea y con el primer ministro chino; recepción a la colonia española. Jueves. Visita al Instituto Cervantes; viaje a Chengdu. Viernes. Encuentro con el gobernador de Sichuan; viaje oficial a Astana, capital de Kazajstán. Don Juan Carlos y Doña Sofía, en la recepción a su llegada, ayer, al aeropuerto de Hongqiao (Shanghai) EFE Los Reyes llegaron a China con la mayor delegación empresarial de la historia El objetivo de la visita es aprovechar todas las oportunidades que brinda el gigante asiático que crece a un ritmo medio del 9,5 por ciento anual desde 1980 ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS ENVIADA ESPECIAL SHANGHAI. La China que encontraron ayer Sus Majestades los Reyes cuando aterrizaron en el aeropuerto de Hongqiao nada tiene que ver con la que visitaron hace doce años, aún bajo el impacto de los trágicos sucesos de Tiananmen, y, mucho menos, con la que conocieron en 1978, dos años después de que muriera Mao Tsetung. Ahora encuentran un país lleno de oportunidades, resultado de la política de aquel pragmático genial que fue Deng Xiaoping, que incorporó los principios de la iniciativa privada y del capitalismo a una nación hasta entonces dominada por el sistema comunista. En apenas tres décadas, esta república aún gobernada por una dictadura democrática del pueblo está experimentando un cambio que a los demás países les ha costado siglos y vive un desarrollo económico- -aunque desequilibrado- -sin precedentes. Cerrada al mundo durante milenios, su reciente irrupción comercial ha hecho tambalear las industrias más asentadas del planeta. A la vez, sus más de 1.315 millones de habitantes conforman un potencial mercado que ejerce un inevitable efecto llamada sobre las empresas españolas. Todo ello ha hecho que Don Juan Carlos y Doña Sofía viajen acompañados por la delegación empresarial más numerosa de la historia, cuya gran cita económica será el miércoles en Pekín y a la que se prevé la asistencia de más de 600 hombres de negocios españoles y chinos. Si la primera visita de Sus Majestades supuso el inicio de la presencia española en ese país, la que empiezan hoy- -que coincide con el Año de España en China- -pretende ser un impulso decisivo para las relaciones políticas, culturales y, sobre todo, económicas con este nuevo gigante asiático que crece a un ritmo medio del 9,5 por ciento anual desde 1980. En realidad, según fuentes diplomáticas, con el viaje de los Reyes se pretende recuperar el tiempo perdido en este país tan poco explorado por España y adquirir una relación con China similar a la lograda por otros países de nuestro entorno, como Alemania, Francia, Italia o Reino Unido. Se calcula que en 2010, China se convertirá en el primer país del mundo emisor de turistas (ahora lo es Estados Unidos) y España espera que una parte de los cien millones de chinos que pasan sus vacaciones fuera de sus fronteras elija nuestro país como destino. Como muestra del interés que tiene puesto España en el gigante asiático, también está previsto que el próximo otoño lo visiten los Príncipes de Asturias, que ya viajaron a China el verano del año pasado para inaugurar en Pekín el mayor Instituto Cervantes del mundo. A partir de hoy y durante toda la semana, Don Juan Carlos y Doña Sofía recorrerán Shanghai, Pekín y Chengdu, y se reunirán con la más altas autoridades del país, como el presidente, Hu Jintao; el primer ministro, Wen Jiabao, o el presidente de la Asamblea, Wu Bangguo. También mantendrán encuentros con los responsables de los Juegos Olímpicos, que se celebran en Pekín en 2008, y a los que aspira Madrid para 2016, y están previstas reuniones con los organizadores de la Expo Universal, que acogerá Shanghai en 2010. Aunque en general las relaciones bilaterales son buenas, de cuando en cuando surgen desencuentros dada la susceptibilidad que muestran los chinos con algunos asuntos, como las dos denuncias interpuestas el año pasado ante la Audiencia Nacional contra el régimen comunista: una, por presunto genocidio en el Tibet, y la otra por los seguidores de la secta Falun Gong. En el plano cultural, la cita más importante será la inauguración de la exposición Los grandes maestros del Museo del Prado. De Tiziano a Goya en el Museo Nacional de Arte Chino, de Pekín. Además, los Reyes harán gestiones para inaugurar un nuevo Instituto Cervantes en Shanghai. La visita de Estado de Sus Majestades terminará el viernes en Chengdu, desde donde se trasladarán, en viaje oficial, a Kazajstán, invitados por el presidente de este país de gran riqueza petrolífera y minera, Nursultán Nazarbayev. Nuevo Instituto Cervantes Año de España en China San Juan: un brindis a once mil metros de altura Don Juan Carlos celebró ayer su santo a bordo del avión de la Fuerza Aérea Española en el que viajaba, acompañado por Doña Sofía, con destino a China, donde empiezan hoy su tercera visita de Estado al gigante asiático. Los Reyes partieron hacia Shanghai a la una de la madrugada del domingo, poco después de que terminara la final de la Copa del Rey entre el Getafe y el Sevilla, que se disputó en el estadio Santiago Bernabéu y a la que Don Juan Carlos asistió. Durante el trayecto, el avión hizo una escala técnica en la capital de Mongolia, Ulan Bator, y una vez recuperada la altura del vuelo, se sirvió un almuerzo y, posteriormente, la delegación que acompaña a los Reyes, de la que forma parte el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, brindó por el santo de Don Juan Carlos. A su llegada al aeropuerto, los Reyes fueron recibidos con honores por las autoridades chinas y por el embajador de España en Pekín, Carlos Blasco, aunque la ceremonia oficial de bienvenida se celebrará el próximo martes en la plaza de Tiananmen.