Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24- -6- -2007 El barco suizo deja claro quién es el favorito tras remontar una mala salida El Alinghi explota su velocidad para ganar el primer asalto de la Copa América 107 ASÍ JUGARON Sevilla Palop NOTABLE. Inmenso en el mano a mano ante Güiza y muy seguro en los disparos lejanos. Alves NOTABLE. Incansable como siempre. Atacó tanto como defendió y su profundidad estiró al equipo cuando apretaba el rival. Javi Navarro NOTABLE. Impecable. Bien colocado, contundente y el auténtico líder defensivo del equipo. Escudé NOTABLE. Tácticamente es un modelo. Cae en la banda cuando debe hacerlo y sus cruces salvaron situaciones de peligro. Dragutinovic NOTABLE. Físicamente de los más fuertes, se acopló a la banda perfectamente. Muy difícil de superar en el uno contra uno. Navas REGULAR. Más trabajo que brillantez. No entró mucho en juego, pero nunca se escondió. Poulsen MUY BIEN. Infatigable en su presión e inteligente cuando recupera el balón para buscar siempre la solución más fácil. Renato NOTABLE. Volvió a acaparar mucho campo y estuvo omnipresente en el juego tanto ofensivo como defensivo. Puerta NOTABLE. En la primera parte creó mucho peligro por su banda y metió un par de buenos centros. Acabó lesionado. Kanouté NOTABLE. Se le fue la cabeza en la acción de la expulsión, pero volvió a ser decisivo con su tanto. Trabajó a destajo en el que puede ser su último partido con el Sevilla. Luis Fabiano REGULAR. Un cabezazo en la primera parte que se marchó fuera por poco. Kerzhakov BIEN. Dio profundidad pero no dispuso de ocasiones. Duda REGULAR. Ocupó la banda y echó una mano atrás. Martí SIN CALIFICAR. Getafe Luis García BIEN. Nada que hacer en el gol y un par de buenas intervenciones. Contra REGULAR. Tuvo problemas para frenar a Puerta y no encontró tampoco huecos en ataque. Pulido REGULAR. Tuvo la desgracia de fallar en la jugada que a la postre decidió el partido. Después no estuvo mal. Belenguer NOTABLE. Estuvo seguro y sobrio como siempre. Su colocación es una garantía, el líder de la defensa. Paredes BIEN. Cerró bien la banda a Navas y cuando pudo buscó la incorporación al ataque. Cotelo BIEN. Mejor en la primera parte cuando su equipo volcó el juego por su banda. Activo. Celestini BIEN. La presión de Kanouté le impidió manejar el balón con la tranquilidad de otras veces. A pesar de todo, cumplió. Casquero BIEN. Cuando entraba en juego se le encendían las luces al equipo. Muy presionado por Poulsen y Renato. Nacho REGULAR. Entró poco en juego. Tuvo una buena ocasión al principio de la segunda parte y remató alto. Del Moral BIEN. Se movió mucho, pero no finalizó ninguna jugada aunque en algunas jugadas tuvo mala suerte. Reclamó un penalti de Renato, Güiza MAL. No tuvo su noche. Desperdició una buena ocasión al principio y pareció lamentarse por ello el resto del partido. No volvió a tener ninguna más. Vivar Dorado REGULAR. Se colocó por detrás de los dos delanteros y dio un poco más de fluidez al juego, aunque terminó ofuscado como el resto. Verpakovsky SIN CALIFICAR. Pachón SIN CALIFICAR. Kanouté marcó la final La diferencia en el partido, para lo bueno y para lo malo, estuvo en el malí, que logró el único gol del Sevilla con el primer balón que le llegó a los pies s Después, en una patada- zancadilla a Casquero, dejó a su equipo con diez cuando expiraba el choque J. HERNÁNDEZ Dos equipos que se caracterizan por no renunciar jamás al ataque tenían que tener sus máximos protagonistas en sus delanteros centros. Kanouté en el Sevilla. Güiza en el Getafe. Y muy pronto, apenas pasados 10 minutos de partido, ambos jugaron el papel que les tenía reservada la historia del fútbol. Uno para el triunfo. El otro para la decepción. Güiza fue el primero en dar la cara, en el minuto 6. Un balón en profundidad que lanza Cotelo al que el punta del Geta salió como un rayo para plantarse solo delante de Palop, en el centro del área grande. Nervios, indecisión, el buen hacer del portero, el caso es que el meta del Sevilla abortó una ocasión que la afición azulona ya cantaba gol. Cuatro minutos después, Kanouté casi calcaba la jugada de su enemigo Mal despeje del defensa Pulido- -primero intentó una cesión y luego un patadón- -al que el malí del Sevilla se lanza como una fiera, entre los dos centrales dispuestos por Schuster, para plantarse delante de Luis García, que sólo puede ver cómo el delantero blanco le cruza el balón por bajo, hasta la red. más molesto que los dos centrales getafenses. En el otro bando, Güiza parecía hacer el más difícil todavía. El fallo que casi le cuesta un gol a las primeras de cambio espoleó a Escudé y Javi Navarro, que no le dieron tregua al punta de Schuster que, no obstante, siempre estaba atento a los pases de Cotelo o Celestini por si podía pescar en el área... Y lo que pescó en este tiempo fue una tarjeta amarilla nada más acabar la primera parte. El jerezano le protestó a Rodríguez Santiago que no pitara penalti de Renato a Manu en un balón suelto a escasos metros de Palop. Kanouté miraba a su compañero Luis Fabiano en la reanudación. Güiza seguía desaparecido, mientras el de Malí seguía con su ascendente ofensiva, ya fuera basculando a la banda con Puerta o triangulando con Kerzhakov (sustituto de Luis Fabiano) y Alves. Porque el delantero del Sevilla parecía estar en todas partes. En un remate, desde fuera del área controlando en el pivote. También en lo malo. Se empeñó en ser protagonista hasta el final y lo consiguió. Acabó de villano, dando una patada sin sentido a Casquero cuando el partido tocaba a su fin, una expulsión que le pudo costar un título a su equipo. El don de la inoportunidad Sin duda, Kanouté volvió a demostrar su condición de figura justo un día después de que su agente, Christophe Magoui, se encargara de enrarecer el ambiente en la británica BBC con su supuesta vuelta a la Premier League El presidente sevillista, José María del Nido, firmaba una especie de armisticio Magoui tiene el don de la inoportunidad Del Nido dixit) en el entrenamiento de la víspera con un apretón de manos con el delantero. El espigado jugador siguió siendo el más peligroso de su equipo. Incluso pese a Luis Fabiano, que en más de una ocasión- -por ejemplo, en el minuto 31 tras un pase desde la banda de Mariano Puerta- -fue Schuster aviva su polémica particular con el colegiado Rodríguez Santiago M. FRÍAS MADRID. La designación de Rodríguez Santiago para pitar esta final sorprendió a muchos. Primero porque estaba muy reciente aún el gol de Messi marcado con la mano cuando la Liga estaba en juego. Pero, sobre todo, por la polémica que han mantenido durante toda la temporada el colegiado y el técnico del Getafe, Bernd Schuster. La mecha comenzó a prenderse en la visita que el Getafe hizo a Villarreal en la jornada 11. En aquel partido, el colegiado expulsó al técnico por haberle insultado. Más tarde, en Mestalla, el Valencia empató el partido en el minuto 92. Ganar aquí con él era un milagro comentó Schuster tras ese encuentro. Ayer, el técnico alemán perdió totalmente la compostura cuando el colegiado no sancionó el derribo a Del Moral al filo del descanso. Schuster aguantó en la banda la llegada del colegiado tras pitar el descanso, pero no pudo encararse con él porque tuvo antes un rifirafe con el banquillo sevillista. Güiza no pudo superar a Palop EFE Kanouté no perdonó en su primer balón claro AP