Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 24 s 6 s 2007 ABC JAZZ CLÁSICA Móstoles a Todo Jazz Raúl Gama Trío y Ron Carter Trio. Teatro del Bosque (Móstoles) Festival América España Obras de Luis de Pablo. Intérpretes: P. Jurado (soprano) OCNE. Dir. del coro: M. Barrera. Dir. musical: G. I. Ramos. Lugar: Auditorio de Música. Madrid Gran clausura LUIS MARTÍN Los programas dobles entrañan siempre un riesgo. En el caso de que el segundo concierto sea demoledor, lo más probable es que acabe por hacer que el primero pase inadvertido. Eso es lo que sucedió en la noche de tríos con la que este festival despidió su tercera y mejor edición. Una sensacional exhibición de Ron Carter envió injustamente al trastero de la memoria el estreno de un pianista local, Raúl Gama, que parecía mostrar hallazgos que sólo el transcurrir del tiempo se encargará de confirmar o negar. Se trata de un trabajo prospectivo que busca, sobre todo, alcanzar el clímax en compañía de socios disciplinados. El baterista sabe matizar y actúa bien en cualquier envite; el bajista es elegante e inspirado, pero su expresividad anda algo desequilibrada con su empeño en enchufar su instrumento a la red. Presentaban un disco recientito con temas escritos exclusivamente por Gama. Jazz que no derrite el feldespato, pero que se escucha con agrado. Sin embargo, quien mejor partido sacó a su capital fue el contrabajista Ron Carter, muy suelto junto a su trío y descubriendo un nutrido rosario de ideas felices. Deben estar a punto de grabar- -si no lo han hecho ya- -un nuevo disco, continuación de The golden stricker porque los temas eran todos nuevos con apenas algún guiño a momentos anteriores. Carter, marcando carácter, prohibió que los técnicos de luces moviesen un solo foco. Así luce concentración un hombre que en ningún momento pierde el rumbo del discurso y conoce a la perfección el tiempo que debe emplear en sus solos. La América de Luis de Pablo ANDRÉS IBÁÑEZ El Auditorio, medio vacío. Concierto final del Festival América España con un programa íntegramente dedicado a Luis de Pablo. Casi un espejo, para orquesta, debe su título a uno de esos juegos especulares y especulativos que tanto gustan a los compositores- -ya que la música es, con mucho, el arte donde más se comenta y se explica el proceso creativo- Se trata de una obra amplia, serena, donde la orquesta nos ofrece luminosas sonoridades, aunque la precisión del conjunto no sea siempre inmaculada. Gloria Isabel Ramos tiene un verdadero talento para la narración musical (con lo cual no queremos decir, cielos, que estas obras sean narrativas en el sentido tradicional) y para crear sensaciones de evolución, de expectativa, de llegada, de espera, de culminación, de descubrimiento. Posee además el don del color y de la caracterización, desde violencia hasta la efusión lírica. Cada sección de la obra parece encontrar, en sus manos, su mundo sonoro y emocional propio. Las mismas cualidades volvemos a encontrarlas en la cantata Antigua fe para coro masculino, soprano coloratura y orquesta, que es, como la anterior, una obra reciente de esa alfaguara de la música que es Luis de Pablo. La soprano Pilar Jurado, con una impresionante presencia escénica, aparece disfrazada, al parecer, de Gundula Janowitz. Sus intervenciones en Antigua fe son quizá lo más memorable de esta noche, maravillosa la afinación, el fraseo, la agilidad, la belleza casi delirante de la voz, y sobre todo la musicalidad. Los intérpretes que son también compositores siempre tienen algo especial. También Gloria Isabel Ramos Triano es compositora. Antigua fe se estrenó en el 92, año del quinto centenario, y se basa en textos mayas y aztecas. Las intervenciones del coro están aquejadas de una cierta monotonía o monocromía, sin duda intencionada por parte del compositor, pero todas las dudas se disipan en la última sección, Elegía donde la orquesta casi evoca sonoridades del arcaico Gagaku japonés y avanza hacia un final de elevado lirismo. AFP 1.200 heridos en Glastonbury Unos 1.200 asistentes al festival de música de Glastonbury, en el suroeste de Inglaterra, han resultado heridos después de que las intensas lluvias caídas en la zona hayan convertido el lugar donde se celebra el evento en un barrizal. La mayoría de los heridos han sufridos esguinces, cortes o contusiones, informó Efe. F. M. Hay muchos más sioux de ciudad de lo que parece El novelista no despeja la incógnita de su nombre ni su imagen, pero hace latir en Corazón el pulso de la fantasía MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Los novelistas tienen sus arcanos. Igual da que sean veteranos o noveles, moderadamente garbanceros, o ingeniosamente atrevidos. Incluso alguno, como es el caso, ha decidido dejarse el nombre y los apellidos en la raspa de un seudónimo, F. M. una nueva sintonía de nuestra narrativa cuya última oferta es Corazón (Mondadori) una novela ambientada en el Lejano Oeste, cuando el ferrocarril unió las dos esquinas de los Estados Unidos y se llevó por delante la civilización de una raza de leyenda, los sioux, la créme de la créme de los pieles rojas. Más que no querer dar la cara, lo probable es que F. M. experto en artes marciales y habitual de chamanes y hombres medicina, sepa que una cámara fotográfica puede robarle el alma a un hombre decente. Es una creencia india que respeto mucho, y creo que cuando tu fotografía vuela en miles de periódicos por ahí, efectivamente, todo el mundo habla sobre ti, y eso incide en tu propia vida y sí, es como si te robaran un poco el alma Pieles rojas, casacas azules, un ingeniero neoyorquino de viaje iniciático por el este, espacios abiertos como los de John Ford, parece que la última hornada de narradores españoles se aleja del café con churros y el anís del mono de los viejos cafés, y de la carnaza en conserva de la Guerra Civil. Creo que entre la gente de mi generación (quinta del 67) hay cosas muy interesantes, pero yo me he alejado de los temas comunes de mi generación, de cierto realismo basado en las experiencias personales. Siempre me ha interesado más la fantasía, la imaginación, la aventura Pero de ahí a ponerse el penacho, las pinturas de guerra y montar a pelo, ¿no cree que hay un larguísimo trecho? Todos, alguna vez, hemos pensado en la reencarnación. Yo me lo he preguntado en bastantes ocasiones y estoy por asegurar que fui un lakota, un sioux, en alguna otra vida. Coincido con su manera de pensar, con su manera de respetar la Naturaleza, su ropa, su forma de gobierno horizontal... Creo que constituyeron una de las experiencias culturales y antropológicas más armónicas y respetuosas que ha habido en el planeta... Pero F. M. no debe ser el único que fuma la pipa de la paz cuando existe una editorial en España (Olañeta) que como el escritor comenta, ha publicado tantos y tan buenos libros sobre los pieles rojas, desde sus cuentos tradicionales hasta el discurso del jefe Seattle y la travesía del jefe Joseph. Será que hay muchos más lakotas de ciudad de los que nos creemos, tal vez es que hay muchos más lakotas por el mundo de los que sospechamos Los capítulos de Corazón son tan cortos como intensos y directos. Si te tomas en serio tu literatura va creciendo tu propia voz, que no es otra cosa que dar solución, técnicamente, a cómo enfocar la novela, como crees que se deben escribir hoy en día las novelas. En mi caso creo que debe ser muy ligera y sencilla en la forma pero con contenidos de alta profundidad, y tiene que tener mucho ritmo, con un nuevo tratamiento de los diálogos y las descripciones. La gente de hoy ha nacido con la imagen, por ello, creo que no tengo la necesidad de describir el mar, ni siquiera un piel roja, sino dar cuatro o cinco detalles para que el lector sea capaz de describir su propia piel roja, y así avancemos a toda velocidad como es el mundo de ahora. Pero sin perder la fuerza poética ni la magia que tienen las palabras Más información sobre los lakotas: http: www. sioux. org Un sioux en la otra vida