Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID www. abc. es madrid DOMINGO 24- -6- -2007 ABC Urbanismo rematará el plan para reformar Azca en septiembre El Ayuntamiento reunirá las mejores ideas de cuatro arquitectos s Las obras no comenzarían hasta mediados de 2008 MIGUEL OLIVER MADRID. El proyecto del nuevo Azca comenzará a ser una realidad a partir del mes de septiembre. Será entonces cuando la Gerencia Municipal de Urbanismo tiene decidido concluir el estudio definitivo que prevé, entre otras cosas, expropiar el uso de bares y discotecas en sus bajos. Hace ya varios años que el alcalde Ruiz- Gallardón se propuso modificar el entorno de esta zona. El incendio, y posterior demolición, del rascacielos Windsor fue el punto de partida elegido para acometer la obra. Poco después el Ayuntamiento convocó un concurso para la remodelación total del área. La falta de propuestas convincentes obligó al Consistorio a dejarlo desierto y anunciar una nueva convocatoria para marzo de 2006. Fue en diciembre de ese año cuando el alcalde otorgó un accésit a cuatro de las trece propuestas que se presentaron. Desde entonces, técnicos de Urbanismo se han empleado para realizar un compendio con las mejores ideas de cada uno de estos cuatro trabajos. Según han reconocido a ABC fuentes de Urbanismo tienen previsto rematar el proyecto definitivo a la vuelta de las vacaciones de verano, en septiembre. Los equipos de Cristina Parreño y Gonzalo Pardo, de Abel Enquita, del grupo LAR (apoyado por el Estudio Lamela) y Luis Alemany serán los alquimistas de la transformación de la gran manzana financiera de la capital, que con sus 190.000 metros cuadrados de superficie equivale a 15 veces la Plaza Mayor. Adiós a los pasadizos y galerías El nuevo Azca deberá dejar de ser una isla en la ciudad para convertirse en un espacio más amable y accesible POR M. OLIVER MADRID. El nuevo Azca que sueña el alcalde de Madrid es más amable, transitable y accesible para los madrileños. En alguna ocasión se ha oído comentar al regidor que su intención es que el complejo deje de ser un desierto urbano, una isla en la ciudad La zona, ahora, está escondida, no presenta fáciles accesos y se ha convertido en un laberinto de túneles y pasadizos, cuyos inquilinos no suelen garantizar la integridad de los que por allí pasean. Urbanismo ya ha advertido en ocasiones que el cambio de la zona será profundo. Por ello no es de extrañar que estas modificaciones comiencen con pequeños cambios de uso. Además de oficinas, ocio y comercio, el nuevo Azca tendrá zonas culturales, deportivas, bibliotecas, teatros y otras dotaciones. Pero nunca residenciales ha dejado muy claro el alcalde. Los pasadizos se transformarán en galerías con tiendas y equipamientos, y se prevé eliminar el exceso de locales nocturnos mediante la expropiación de uso. Esta fórmula consiste en retirar la licencia a una determinada actividad cuando se considera que existe una concentración excesiva de la misma en una zona. Es necesario indemnizar a quien tiene el negocio- -por el lucro cesante Si no se llega a un acuerdo, el Ayuntamiento estaría dispuesto a expropiar la propiedad, según ha dejado claro en ocasiones el regidor madrileño. Buena parte de la financiación de esta reforma llegará por los cambios de uso: locales o superficies que ahora no tienen carácter lucrativo podrán tenerlo y, a cambio, deberán compensar al Ayuntamiento. Las ideas para transformar la zona se están sacando de los proyectos presentados por cuatro estudios de arquitectura que en su momento lograron un accésit. De la propuesta de Cristina Parreño y Gonzalo Pardo Díaz, los miembros del Un espacio que no consigue frenar su degradación Poco podía prever Perpiñá en 1954, al proyectar Azca, los tipos de convivencia que se iban a producir en Madrid casi medio siglo después. Desde hace años esta zona sufre una preocupante degradación que incide en tres aspectos fundamentales: sociológico, urbano y económico. El entorno es una sucesión de espacios peatonales degradados e inseguros, sin más actividad cívica o comercial que ser cerramientos de lugares de copas y expositores de graffitis. El Ayuntamiento ha decidido poner fin a esta situación y apostar por el cambio de forma definitiva. Locales lucrativos jurado- -arquitectos, ingenieros, un sociólogo y un jurista- -destacaron su idea de eliminar los desniveles existentes, aunque el Ayuntamiento no se plantea derribar ningún edificio para ello. El equipo de Abel Enguita propone eliminar los soportales y pasadizos, sustituyéndolos por galerías, e instalar sobre ellas una cubierta transitable. El grupo LAR- -asesorado por el estudio de arquitectura Lamela- -recibió un accésit por su exhaustivo análisis de los problemas de la manzana. Por último, el equipo de Luis Alemany, cuarto accésit, recoge los cambios de uso. Lo que Urbanismo no está dispuesto a consentir de ninguna forma es la construcción de un lago en el centro del entorno, como se ha llegado a insinuar a veces. Esta idea dificultaría todavía más la transformación de esta área y el Consistorio no quiere perder más tiempo.