Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24- -6- -2007 En portada s Las familias y las empresas, endeudadas hasta las cejas ECONOMÍAyNEGOCIOS 45 Los impagos de hipotecas crecen un 100 en EE. UU. Para bien o para mal, Estados Unidos es el país de los excesos. Y en el tema que nos ocupa no podía ser menos. Así, la crisis del sector inmobiliario dura ya más de un año, y los expertos preven que termine por debilitar una economía sustentada con pinzas De momento, un dato a tener en cuenta: el número de viviendas sobre las que los bancos han tenido que ejecutar la hipoteca por el impago de sus préstamos se duplicó en el primer trimestre frente a los datos de un año. En algunas zonas de California, el ascenso es del 172 tuaron en mínimos históricos. Para los analistas esta situación, que favorece la inversión, les supone a las empresas mayor endeudamiento al pedir considerablemente más dinero- -créditos- -que antes a las entidades financieras para poder invertir y realizar operaciones corporativas, tanto en España como en el exterior. La vertiente empresarial ha sido la más perjudicada, por el coste financiero para las empresas en general y, en concreto, para algunas que se han endeudado sin límite con algunas compras empresariales. Probablemente les afecta ya más de lleno. Ya se sabe: si sube el coste, baja el beneficio. Y si baja el beneficio, repercute en el empleo, etc... apunta el profesor de Esade. Según los expertos, en los dos próximos años- -2007 y 2008- -la deuda empresarial seguirá creciendo, por dos razones: una, por la buena fase económica que atraviesa España; y otra, por los aún bajos tipos de interés, ya que como mucho, veremos subidas hasta el 5 ó 6 no como hace apenas diez años, cuando se podían ver niveles próximos al 20 El Banco de España apuntilla en su último informe anual que de todos modos, la situación financiera de las sociedades continúa siendo sólida, lo que junto con las todavía holgadas condiciones de financiación, configura un entorno que sigue siendo propicio para un avance sostenido de la inversión productiva privada Como consecuencia, y en esta misma línea, están las previsiones que hace Euler Hermes respecto al aumento del número de empresas insolventes en España. La compañía estima que en 2007 crecerán las empresas con problemas de insolvencia en un 5 frente al año pasado, y un 6 en 2008 si la ralentización inmobiliaria se hace más severa aún de lo previsto La situación en España, sin embargo, estará enmarcada en un contexto similar al resto del mundo, para el que Euler Hermes espera un incremento de las insolvencias del 7 este año, después de una bajada del 17 en 2006, favorecida por los recientes cambios en la legislación de insolvencias, particularmente en Estados Unidos. Un sector que puede verse especialmente castigado es el de las constructoras, donde a los mayores costes de la deuda banca- ENDEUDAMIENTO EN ESPAÑA Familias, sociedades no financieras y administraciones públicas En sobre el PIB 160 140 120 100 80 60 40 20 0 136,3 111,0 91,8 63,1 66,8 69,5 71,6 75,2 76,5 148,0 17,7 1998 20,5 2001 Otros 19,7 2003 24,6 25,4 Préstamos a corto plazo Préstamos a largo plazo EVOLUCIÓN DEL TIPO DE INTERÉS MEDIO DE LAS HIPOTECAS En porcentaje. Tipo medio de contratación y diferencial con el tipo actual (entre paréntesis) Hipotecas que se contrataron a tipos superiores a los actuales 11,07 -6,14) 9,454 -4,53) Hipotecas que se contrataron a tipos inferiores a los actuales 6,911 -1,98) 5,651 5,764 5,76 -0,72) 4,724 -0,84) -0,83) 4,795 3,587 3,186 3,18 4,026 Tipo medio de revisión actual (0,13) (1,34) (1,74) (1,75) (0,90) (0,20) 4,93 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06 Las constructoras, castigadas ria se unirán, probablemente, una reducción de los ingresos por la desaceleración de la construcción. Entre las mayores inversiones del sector está el giro que tres de las grandes hicieron hacia el negocio energético. En concreto, es el caso de Acciona, que adquirió el 20 de Endesa con una inversión de 7.000 millones de euros; Sacyr, que se hi- zo también con el 20 de Repsol YPF por unos 4.200 millones de euros; o ACS, que pidió créditos para pagar los más de 5.000 millones invertidos en Unión Fenosa e Iberdrola. Fernando González Urbaneja A LA DEUDA EL SANTO TEMOR La deuda no es buena ni mala en sí misma, depende del destino que atienda. La deuda bien respaldada sólo significa adelantamiento y acercamiento de expectativas y oportunidades izo fortuna a finales del siglo XIX la expresión del santo temor al déficit que tenía que ver con las dificultades de la hacienda pública, tradicionalmente maltrecha y precaria. Era el temor al déficit propio del pobre, que no tiene con qué responder al acreedor, cómo respaldar deuda y cómo aspirar a la condición de deudor, que suele tener conexa la de disponer de crédito, de merecer confianza. Algunos comentarios recientes sobre el inquietante endeudamiento de las familias me han traído a mientes aquel decimonónico temor al déficit. La deuda como indicio de debilidad, incluso de pecado; la deuda como indicador de pasión in- H controlada, quizá de vicio; la deuda como incitador de consumismo, algo indeseable, inmoderado, impropio de gente mesurada y de orden. Pues no es así, no discurre el razonamiento económico por ese carril. Endeudarse es signo de confianza en el futuro, de poder pagar y poder cobrar. La deuda no es buena ni mala en sí misma, depende del destino que atienda. La deuda bien respaldada sólo significa adelantamiento y acercamiento de expectativas y oportunidades. Detrás de la deuda suele haber acreedores atentos, que quieren recuperar lo prestado, que han tomado garantías, que saben gestionar riesgos, porque esa es la naturaleza de su trabajo. Y también deudores avisados que están dispuestos a cumplir sus compromisos, entre otras razones porque en caso contrario van a tener problemas. A la hora de valorar el endeudamiento conviene atender a su naturaleza y formular algunas preguntas elementales. ¿Qué sustenta ese endeudamiento? ¿Son profesionales los acreedores? Si la deuda tuvo como objeto y destino activos, conviene analizar su rentabilidad, y el saldo entre activos y deuda, ¿valen los activos tanto como la deuda y el servicio de la misma? Si la respuesta es favorable el monto deudor no es problema. Otra pregunta esencial es la calidad y profesionalidad del acreedor. Quien presta sabe que incurre en riesgos, que lo que puede perder supera en mucho la expectativa de beneficio y que las garantías de recuperación son esenciales. Por eso las economías dependen mucho de la calidad de sus sistemas financieros, no es posible un buen funcionamiento económico si el sistema de pagos y de gestión financiera del ahorro y el crédito es deficiente. Nadie mejor que el acreedor sabe poner límites y cerrar el grifo. Y en ese sentido el sistema financiero español cuenta entre los más avezados del mundo, aprendió a tiempo y a conciencia la gestión de riesgos y tiene acreditada eficacia. Hoy y aquí las cifras de morosidad efectiva y los indicadores anticipados de fallidos, o retrasos en las amortizaciones, no parecen ser ni preocupantes, ni siquiera relevantes. Se puede defender que las familias españolas están endeudadas hasta las cejas, más que nunca, pero también hay que decir a renglón seguido que cuentan con más activos de respaldo. ABC 2005 2006