Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA Los hijos como arma arrojadiza DOMINGO 24 s 6 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) Una puerta para la esperanza Los padres y madres sufren en los primeros momentos de este calvario una absoluta indefensión. Nadie les cree. En sus narraciones, además del desconsuelo, se percibe la desconfianza. En sus discursos, que si no fueran reales parecerían rocambolescos, aparecen constantes referencias a abogados indocumentados, a prevaricaciones, a equipos psicosociales que ni siquiera saben lo que es el SAP a colectivos feministas ávidos de subvenciones, pero incapaces de defender, por ejemplo, los derechos de las abuelas a ver a sus nietos... Sin embargo, van ganando batallas. Empiezan a escucharse sus voces. Los tribunales- -aún muy contados- -comienzan a considerar la posibilidad de que exista un SAP. Ya se han producido dos o tres sentencias similares a la de hace unos días en Manresa. Cada uno de estos pequeños triunfos es una puerta a la esperanza de todos los demás- -miles- -de volver a ver algún día a sus hijos. Y, sobre todo, ya no están solos y desinformados. Asociaciones como Amnistía infantil se encargan de aconsejarles y apoyarles en unos momentos tan dramáticos. en el que teóricamente debían encontrarse conmigo. Siempre llegaban antes que yo y cuando llamaba al telefonillo, bajaba alguien a decirme que no querían verme. Nunca me dieron un motivo. Siempre me iba sin verlas por mucho que insistiera... Se viven situaciones dramáticas que dejan a los protagonistas noqueados durante años. Así se sintió Vicente cuando en una de esas pseudo visitas que coincidía con el cumpleaños de una de sus hijas, les llevó un regalo. Se los devolvieron con una frase lapidaria pronunciada por la mayor: Díle a papá que el mejor regalo que puede hacernos es que no haya más visitas Lo peor es que el veto se extiende al resto de la familia. La abuela de mis hijas, mi madre- -explica Vicente, con un nudo en la garganta- -tiene ya 87 años y pasa los últimos años de su vida sumida en una tristeza profunda. Está convencida de que se va a morir sin volver a ver a sus nietas ¿Puede haber algo más terrible? Dolor, amargura, venganza, maltrato. Son las palabras más repetidas por los que han sufrido una situación tan traumática. Muchos reconocen que alguna vez les han asaltado las ganas de suicidarse. Es algo común. La gente se asombraría de la cantidad de suicidios que se producen de padres que acaban rindiéndose apunta Santiago. Francisco perdió la patria potestad después de tres denuncias peregrinas de las que ha sido absuelto. Una de ellas tan absurda como: Amenazas e injurias por telepatía Tiene que correr el riesgo de acabar en la cárcel para seguir viendo a sus dos hijos. Se acerca al colegio, a la hora del recreo. Se sitúa en la distancia y espera a que le vean y se aproximen. En cuanto por cualquier motivo pasa algo más de tiempo del habitual sin poder ir, ya les veo distintos. Me rechazan. Me dicen que me vaya. Les han lavando el cerebro. Les han predispuesto en mi contra. Afortunadamente sólo hay que ser un poco paciente y todo vuelve a la normalidad. Si se puede llamar normal a mi vida. En mi caso, hay que tener en cuenta que era yo el que les daba de comer, les bañaba, les vestía, les llevaba al colegio, al médico... Su madre jamás se ocupó de ellos y sigue sin ocuparse Todo lo que hace- -concluye- -es por venganza. Y mientras mis hijos han perdido hasta un 30 de peso, el chico ha amenazado con suicidarse, han cambiado cuatro veces de colegio en cinco años, han pasado de sobresaliente a suspenso y su peregrinar por los médicos es constante Los que sufren son los hijos sostienen los expertos Cuando crecen, algunos niños víctimas del SAP se vuelven contra el progenitor que les ha enfrentado contra el otro PILAR QUIJADA MADRID. Independientemente del sexo, los chavales con edades comprendidas entre los seis y doce años son los más susceptibles de sufrir el Síndrome de Alienación Parental (SAP) Un término relativamente novedoso que aún no se recoge en los manuales de diagnóstico, y que fue propuesto por el psicólogo americano Richard Gardner en 1985 para referirse a la alteración que surge en las relaciones paterno- filiales tras las separaciones conyugales altamente conflictivas. El motivo de que se pueda influir más en esta franja de edad es que los niños aún no han adquirido su propio juicio moral y aceptan las opiniones de los adultos de referencia con los que conviven sin cuestionarlas. Y la situación se agrava si el progenitor que se va rehace su vida y convive con otra pareja y con los hijos de ésta. A esto hay que añadir que los niños pueden sentir miedo e inseguridad después de la separación, y pensar que si uno de sus padres se ha ido- -a veces lo viven como un abandono- ahora que están con el otro, si no hace lo que le pide puede abandonarle también. Y por ese miedo al rechazo y a ser abandonados por los dos se involucran en la campaña explica Asunción Tejedor, coordinadora de Psicología Jurídica del Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias y autora del libro El síndrome de alienación parental: una forma de maltrato No obstante Tejedor señala que muchos niños que han sufrido este tipo de maltrato psicológico, cuando crecen se vuelven contra el progenitor que ha inducido las manipulaciones, porque se dan cuenta de que han sido utilizados para hacer daño al otro. Para Tejedor el SAP es el resultado de una programación o lavado de cerebro que hace un progenitor contra el otro y en la que el niño va a contribuir en cierta medida con sus propias aportaciones, según va avanzando el proceso Aunque en un principio la fobia se centra en el progenitor que no tiene la custodia, pronto se exmos hablar de un menor programado que no ha vivido realmente lo que el progenitor alienador- -que propicia el rechazo- -afirma. En las entrevistas que he mantenido con estos niños llama la atención que necesitan de la ayuda del adulto instigador para recordar los acontecimientos. Cuando son entrevistados por separn su actitud parental ado, los menores suelen dar testimonios diferentes señala María Luisa Pérez Caballero, vocal de la sección de Psicología Jurídica del Colegio oficial de Psicólogos de Madrid. Para Caballero el progenitor que instiga el rechazo no se da cuenta de los efectos que la destrucción del vínculo paterno- filial provoca en los hijos. Se trata de adultos aparentemente sanos en otros ámbitos de su vida, pero que en lo que se refiere al afrontamiento de la separación muestran una severa alteración en su actitud parental. En este sentido, Tejedor resalta que no hay que olvidar que esta manipulación es un maltrato hacia los hijos. Aparte de que los progenitores sufren mucho, los que pagan realmente las consecuencias son los hijos Respecto a si hay más mujeres que recurren a estas manipulaciones para vengarse de su ex marido, Tejedor opina que el problema es que ahora hay más igualdad entre los dos cónyuges a la hora de optar por la custodia de los hijos, cosa que hace unos años no ocurría. Y cuando el padre ha empezado a tener la posibilidad de lograr la custodia, empiezan a aparecer estas manipulaciones. Empezaron quizás las mujeres ejerciéndola, pero esto también está cambiando. He visto muchos casos en los que son los padres los alienadores Denuncias falsas Asunción Tejedor Miedo e inseguridad años y tampoco podía retenerla. Pero quería seguir viéndola. Sin embargo, cada vez me ponían las cosas más difíciles para visitarla. No me dejaban hablar con ella por teléfono. Ella utilizaba a mi madre para mandarme mensajes del tipo Díle a mamá que no quiero volver a verla Nadie puede saber lo que he llorado y lo que se sufre. El colmo fue cuando su abuela paterna me acusó de agresión. Presentó falsos certificados médicos y la niña me ve como una asesina. Ha llegado a llamarme monstruo añadiendo: Has querido matar a la abuelita Maltrato psicológico Luisa Pérez Caballero Mediación familiar Tristes episodios Se le corta la voz. Las lágrimas acuden a sus mejillas. Se le rompe el corazón rememorando tan tristes episodios. Como a Vicente. Él suma ya más de cuatro años sin ver a sus dos princesas Las ha perdido, pero siguen vivas, que es la forma más dura de quedarse sin un ser querido. Desde que se separó- -ellas tenían siete y nueve años- -no ha vuelto a saber de ellas. Unos intermediarios- -recuerda- -las llevaban a un piso Cuando son entrevistados sin el progenitor instigador, los menores suelen dar testimonios diferentes tiende al resto de la familia de éste. El objetivo es destruir el vínculo afectivo del niño con la ex pareja como venganza por la separación. Lo importante en estos casos es descartar que las acusaciones estén fundadas. Podría- Para Pérez Caballero, no es una cuestión de sexo. Está más unido a una actitud en el ejercicio de la parentalidad y de la resolución del conflicto de pareja (ruptura) a lo que cabría añadir otros factores personales. Se produce tanto en varones como en mujeres. Aunque si estadísticamente se da más en mujeres es porque hasta ahora es mayor el porcentaje que ejerce la custodia de los hijos frente a los varones Caballero se muestra partidaria de resolver estas separaciones conflictivas vía mediación familiar, en un contexto de actuación psicológico y judicial, de a una transformación del proceso conflictivo.