Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA ETA rompe la tregua s La ofensiva de la banda DOMINGO 24 s 6 s 2007 ABC Guardias civiles exigen la dimisión de Balza por dudar del operativo de Huelva El consejero afirmó el viernes que le parecía extraño que los etarras huyeran por la proximidad de un control y criticó que no hubiera sido informado al respecto J. P. MADRID. La Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC) en el País Vasco exige la inmediata dimisión del consejero del Interior del Gobierno Vasco, Javier Balza, que ha puesto en duda que los etarras se vieran forzados a abandonar en Ayamonte el coche con material explosivo ante la proximidad de un control de la Benemérita, y se lamentaba de no haber recibido información sobre el operativo. A esta asociación, mayoritaria en la Guardia Civil, le sorprende que Balza critique en este caso la falta de coordinación y de cooperación antiterrorista cuando, en el ámbito del País Vasco, la Ertzaintza no permite acceder a la Policía Nacional ni a la Guardia Civil a la zona donde se ha perpetrado un atentado. Además, le recuerda que la dirección de ETA se encuentra en Francia y el coche fue localizado en Huelva, es decir, en lugares a donde no llegan las competencias del consejero del Interior. ASICG plantea a Balza una serie de cuestiones: ¿Quién es el responsable de que cada poco tiempo sean separados de las unidades antiterroristas de la Ertzaintza los miembros que tienen experiencia y verdadera vocación? ¿quién es el responsable de haber cesado a ertzainas de dichas unidades con el único pretexto de tener amigos en la Guardia Civil y la Policía Nacional? ¿cuándo hemos visto una operación conjunta de las FSE y la Ertzaintza, como algunas realizadas en Cataluña con los Mossos d Esquadra? ¿quién es el consejero vasco de Interior para exigir información sobre el descubrimiento de un coche con explosivo en Andalucía o para dudar de la versión oficial? Lo mejor es pensar que han sido unas declaraciones hechas por un impulso de celo o rabia al no haber sido localizado el coche en su posible paso por el País Vasco. Eso las hace imperdonables y por ello pedimos su dimisión. Porque de pensar que lo hace como apoyo a una organización terrorista, entonces pediríamos su procesamiento En otro momento, ASIGC aconseja a la consejería del Interior que ordene a la Ertzaintza el despliegue de controles no sólo de alcoholemia, sino también antiterroristas. Esta asociación de la Benemérita, por último, lamenta la falta de respuesta del Ministerio del Interior a las palabras de Javier Balza. Nos apena que no haya tomado cartas en un asunto tan grave como ha sido dudar de la versión oficial por parte de un político que no merece ser representante de un cuerpo como la Ertzaintza Segi emula a ETA y hará su campaña de verano Segi, la trama juvenil de ETA, anunció ayer que mañana dará inicio en Hernani, donde Batasuna acaba de recuperar la alcaldía, a través de ANV a su campaña de verano con una manifestación y un acto a favor de la independencia. Ambas citas se desarrolarán bajo el lema Juntarse, decidir y ganar la independencia Las campañas de verano de Segi han consistido en kale borroka y razzias contra la población, coincidiendo con las fiestas patronales de los pueblos. Una grúa traslada el vehículo abandonado por ETA en Ayamonte con 135 kilos de material explosivo AFP Teresa JiménezBecerril LAS BOMBAS DEL DIÁLOGO M ientras Ibarretxe insiste tras su reunión con Zapatero en que hay que buscar soluciones dialogadas, ETA las encuentra. Las bombas que hubieran estallado en nuestras tranquilas playas andaluzas eran la respuesta razonada de la banda a los desvelos de quienes más por interés que por bondad siguen hablando de paz. ¿Pero se puede soportar que el lendakari siga diciendo que la ley de Partidos y la política penitenciaria no ayudan a la normalización política? ¿Qué debemos hacer? ¿Liberar a los presos de ETA y sentarlos en los ayuntamientos mientras sus compañeros deciden como nos matarán? Las condiciones del presidente del Gobierno vasco han sido casi siempre inaceptables pero hoy, con una ETA fortalecida y lista para atentar, son además de irresponsables un insulto a los españoles, que piden a gritos ser protegidos sin ser humillados. No creo que este señor defienda los intereses del pueblo vasco, sino aquellos de la parte nacionalista y excluyente, y lo que está claro es que no defiende los de España. Zapatero debe tenerlo muy en cuenta y aceptar que los intentos han fracasado. No son momentos para plegarse a la voluntad de las minorías aunque cuenten como mayorías, pues ya lo ha hecho bastante y sin éxito. Desgraciadamente, esa frase de aceptaré lo que los vascos y vascas decidan al parecer dictada por los terroristas, fue y sigue siendo un abuso de poder. Usted no tenía ni tiene derecho a negociar políticamente en nuestro nombre con quienes seguían armados. No era y no es un problema vasco, y a quien lo olvide le recomiendo informarse sobre las ciudades donde nacieron y murieron las víctimas de ETA. Andalucía, por ejemplo, está muy lejos del País Vasco y no por eso estamos a salvo. Yo lo sé bien y le agradecería que usted no lo olvidase cuando tenga que poner en su sitio a Ibarretxe o a quien se permita faltarle el respeto al país que usted gobierna que es el nuestro. ¿Por qué le cuesta tanto señor Zapatero indignarse ante todo aquello que ha derivado en el terrorismo vasco? Ese exceso de España que se ha visto en muchas de las manifestaciones de las víctimas del terrorismo no era sino una defensa natural contra el nacionalismo que ha permitido que un monstruo como ETA se desarrollase en su seno. Favoreciendo el nacionalismo ha sacado usted lo más radical que había en la conciencia española, por pura supervivencia. Ha subestimado a un pueblo que ha sufrido y sufre por causa de quienes han hecho de la raza y la tierra un motivo para matar. No se trata de silenciar a las víctimas. No se trata de pedir unidad cuando se difumina la ruta y la meta. Se trata de convencer a quienes nunca se han arrodillado ante ETA y que a pesar del miedo espero que sigan como hasta hoy, defendiendo su libertad. Sólo usted es capaz de recuperar la credibilidad que ha perdido en el falso camino de la paz. No es Rajoy su salvador, ni lo son las víctimas, ni los terroristas; no lo serán sus ministros, ni sus políticos afines. Será sólo usted, Rodríguez Zapatero, el que logre que vuelvan a creerle los que han dejado de hacerlo.