Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es la entrevista DOMINGO 24- -6- -2007 ABC Zapatero negoció con una lógica falsa: que ETA estaba acabada Nicolás Redondo Terreros s Ex líder del PSE y presidente de la Fundación Libertad Indalecio Prieto, en México, y ante una escultura de Pablo Iglesias: Me siento socialista, socialista, socialista; pero antes, soy español, español, español Bien podría ser el frontispicio del pensamiento de Redondo Terreros. Es el PSOE en el que se reconoce POR MAYTE ALCARAZ BILBAO. Hay tres Nicolás Redondo: Blanco (el abuelo) Urbieta (el padre) y Terreros (el nieto e hijo, e interlocutor hoy de ABC) Los tres han sido socialistas, de esos que no quieren ni oír hablar de malbaratar la ideología de su partido. Terreros, además, cura como puede la dolorosa llaga que el terrorismo vasco le ha tatuado. En la mañana del viernes, en la que ABC le entrevista en Bilbao, regresa de dar una conferencia en Huelva, casualmente allí donde el miedo todavía aprieta las gargantas tras el hallazgo del Ford Focus de la muerte a las puertas de Portugal. -Seguro que en este año ha in- FIN DEL PROCESO Tenemos que ver gestos más claros de Zapatero de que esto ha acabado DIÁLOGO CON ETA -Pero tendrá que convencer a sus compañeros de Madrid... ta y que el Estado no lo es tanto y por ello la negociación es el final inevitable. Pero sólo vale ya la derrota política y policial de la banda, y una vez conseguido eso haremos política. -Yo tiendo a analizar las declaraciones del presidente, no lo que diga Gara porque si no estaría en una situación casi imposible. Lo que más me ha preocupado de este periodo es que por desgracia tuviéramos razón los que adivinábamos el fracaso. Iba a fracasar porque no se puede emprender un camino para conseguir el final de ETA sin el acuerdo previo del partido que gobierna y del que puede gobernar. Esto es un déjà vu -No es posible la negociación, después de treinta años. Porque ETA no es una banda gradualista, no va a conformarse con parte de lo que pretende. ETA quiere todo porque conseguir todo es la forma que tiene de convertir a sus asesinos en héroes. Es como una tragedia griega. O consiguen todo: Euskalherría y la autodeterminación, o no pararán. Porque para que el que mató al teniente coronel Blanco o a otra víctima no sea un asesino tienen tactos durante la campaña, nada menos que seis meses después de la bomba de la T- 4 y tras la muerte de un anciano en Arrasate? Tiene que ser derrotada política y policialmente. No hay más cera que la que arde, y quien quiera que haya más cera se está quemando MEMORIA HISTÓRICA -No hay más cera que la que arde, y el que quiera que arda más cera se está quemando con la vela. En estos tres años hemos recuperado la memoria que teníamos que haber olvidado -Creo que no, creo que Zapatero sabe al día de hoy que esto se ha acabado. Y tenemos que ver gestos más claros y evidentes en el ámbito de lo político de cómo él da por terminado esto. Yo, desde luego, querría que él lo diera por liquidado. -Pues todo parece indicar que hay un hilo de esperanza todavía en Zapatero... -Y a pesar de ello, se ha negociado... que conseguir los objetivos políticos. Nunca terminaremos con ETA con una estrategia de negociación, salvo que les demos la razón Sólo hay una estrategia: la de la derrota. -Sí, él creyó, cuando llegó al Gobierno, que la banda estaba liquidada, que no había marcha atrás. Y desde ese diagnóstico se inició un proceso que tenía una lógica falsa. La banda estaba muy mal, pero no acabada. Y de ahí se van enlazando errores muy preocupantes. ¿Y no le entristece saber que, tentado entender a Zapatero por sus contactos con ETA. ¿Ha llegado a alguna conclusión lógica? ¿Puede algún nacionalista haber pensado que en esa estrategia de la negociación lo que les pasa a ellos es que desaparecen? Puede que Imaz lo haya pensado y puede que dé el siguiente paso y diga que ahora lo que nos queda es la derrota de la banda. Puede que sí. -A la que ahora curiosamente se apunta Imaz... ¿Usted cree? Parecen todos bastante tibios... -Rajoy actuó responsable e inteligentemente. Yo sé que le criticarán muchos en su partido porque lo radical satisface más. Pero están por encima los intereses del país. Aquel día tocaba eso. Y si es cierto que el proceso ha acabado, ahí se abre un periodo de acuerdo. -Tendríamos que conseguir que con este tema no se debatiera porque hubiera lealtad entre las partes. Y ahí el otro día cumplieron los dos, y especialmente el líder de la oposición. ¿A usted le convencieron los discursos moderados de Rajoy y De la Vega, tras el encuentro en La Moncloa? -Derrota política... ¿y policial? erre que erre, han seguido los con- -Puede que haya gente que piense que ETA es infalible, que es una organización perfec- -Y eso que la frialdad se palpaba, muy al contrario que con Ibarretxe. Recibimiento a pie de coche, sonrisas y luego el apoyo del lehendakari... ¿Otegi un hombre de paz? No hizo una mueca cuando ETA mató a Buesa, que se sentaba a su lado -Yo me reuní con Otegi tres veces durante la tregua- trampa anterior, pero Batasuna era legal. Y supo, quien tenía que saberlo, el contenido profundo de aquello. ¿Usted se habría reunido con Otegi como hicieron Patxi López y Ares el pasado julio? pasillo, en el baño... no se enfrenta con ETA, no hace una mueca, nada, nada, nada, no mueve una ceja, pese a que se sentaba al lado, a cuatro metros, y debatía con él. Otegi tuvo una magnífica oportunidad de alejarse de la banda, y cuando no lo hizo es que es un instrumento de ETA. Él no va a arriesgar nunca nada por la paz. Y a los 50 años que tendrá no va a cambiar. -Me ha preocupado todo el proceso y fundamentalmente la actuación de la Fiscalía. Ha habido un error de cálculo clarísimo. Y lo que en política es flexibilidad, en la Justicia se convierte en arbitrariedad. ¿Le han repugnado los paseos de Josu Ternera? -Pero ahora Batasuna no es legal... ¿Es un hombre de paz Otegi? -Claro, esa es la diferencia. Yo creo que lo de julio fue una equivocación política. ¿Un hombre de paz? Mire, cuando asesinan a Fernando Buesa, Otegi, que está en el Parlamento vasco, que coincide con él en el bar, en el ¿Hubiera deseado la muerte de Ternera? -No. A mí sí me hubiera importado su muerte; yo no soy como él; quiero estar a años luz. Yo no brindo por la muerte de los demás como ese personaje hizo con una víctima de ETA. -Y mientras tanto, silencio para las víctimas. ¿No ha llegado demasiado tarde el homenaje a las que murieron en Hipercor por parte del Gobierno catalán? -Es muy importante que lo haya hecho Montilla. Muchas veces no damos importancia a las cosas, y ese gesto lo tiene. -Zapatero tiene que decidir entre Rajoy e Ibarretxe. Hay dos planos diferentes. Uno es el moral: yo creo que Ibarretxe no quiere que se asesine, y en eso debemos estar todos de acuerdo. Y luego está el ámbito de lo político, y ahí no estamos juntos. Ibarretxe lleva ocho años diciendo lo mismo, es el personaje más insistente, por no decir otra cosa, de la política española. Él es partidario de la negociación porque cree que así tienen satisfacción sus pretensiones, y eso es incompatible con lo que yo pienso. Pero el perdón es de las víctimas, no del colectivo. Tú no puedes pedir a una víctima que perdone sin antes haber derrotado a los asesinos. ¿Qué me están diciendo... Yo puedo perdonar cuando venza. No se puede pedir dos sacrificios de ese calibre. ¿Es recuperable el espíritu del 13 de mayo de 2001 que les llevó a usted y a Mayor Oreja a presentarse de la mano? ¿Se arrepiente, después de ser desalojado del PSE, de aquello? -Aquí es difícil: los protagonistas de aquello hemos desaparecido. Yo he dejado la política y Mayor Oreja está en Bruselas. El PSE tiene otros dirigentes que optan por cosas distintas de las que yo defendí y no han tenido malos resultados electorales. -Yo no me arrepiento de nada porque Estella fue una ofensiva contra nosotros y nos tuvimos que defender. Y sigo creyendo que en el País Vasco un acuerdo PSE- PP tiene grandes ventajas para la convivencia democrática. Me escandaliza que algunos se lleven las ma-