Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES Fórmula 1 SÁBADO 23 s 6 s 2007 ABC No hay guerra en McLaren, buscan desestabilizarnos Con casco, a 250 metros de altura, Alonso soportó los envites de treinta Hamiltons sin perder la trazada TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. De McLaren al cielo, a pesar de Lewis Hamilton. Eso debió de pensar Alonso cuando ascendió a la torre más alta de España, la que Mutua Madrileña construye en la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. El bicampeón del mundo de F- 1 estaba en su sitio. Al más alto nivel. Pisando viejas tierras del equipo más laureado de Europa. Allí aguantó los volantazos periodísticos del supuesto enfrentamiento con su compañero, esquivados con calidad de piloto. José María Ramírez Pomatta, presidente de su patrocinador madrileño, no evitó el bombardeo. Sabía que el piloto conduciría por los pianos para sortear a tanto oponente. El casco era necesario. Lo primero que hizo el asturiano fue pinchar la rueda del presunto pacto de silencio entre él y su principal enemigo. No sé quién se ha inventado que McLaren ha decidido que Hamilton y yo sólo hablemos en presencia uno y del otro para evitar malentendidos. Lewis y yo haremos declaraciones cuando queramos. Lo que sí sabemos es que se intenta desestabilizar al equipo y no lo van a conseguir. Después de siete carreras no hay una guerra interna en McLaren. Es una tontería. Falso. La polémica nació tras la investigación que la Federación Internacional realizó en Mónaco y después de lo sucedido en Canadá Allí, en el país del trébol, comenzó una situación incómoda para el español, al observar cómo el team McLaren celebraba con éxtasis el éxito de su colega. Dije que no me sentía cómodo. Notaba una alegría mayor por el éxito de Hamilton. Pero es normal. Es un equipo británico, llevan nueve años con él, le han visto progresar y estaban felices. Yo, en un equipo español, me alegraría más si ganara un compatriota El ovetense apagó, en el cielo de Madrid, un incendio que puede reavivarse al final del PREFERENCIA DE HAMILTON Me disgustaría que tuviera un trato de favor, pero no es así; y no me mandó al muro en Indianápolis, defendió su posición LA FORTUNA DEL DEBUTANTE En Mónaco tocó cinco veces el guardarraíl y en Canadá le benefició el safety car la suerte se le acabará IGUALDAD HASTA EL FINAL Habrá presión, pero tengo ventaja, ya la viví con Kimi y Michael ro: Lewis no me mandó al muro en Indianápolis. Defendió su posición con agresividad Espera no llegar a esta situación, porque su rival se ha rodeado de la suerte del novato. Me ha sorprendido su debut, pero lo ha tenido todo de cara. En Mónaco tocó cinco veces el guardarraíl y no abandonó. En Canadá, el safety car salió justamente después de su entrada en boxes. Tarde o temprano se acabará su fortuna No tuvo reparos en admitir la realidad: Hasta ahora he sido peor que él. Faltan muchas carreras, diez. Tengo el Mundial a tiro de piedra Negó la oferta de Ferrari: No he recibido ninguna Y nos dedicó una hecatombe: Menos mal que si me caigo desde aquí, caigo con todos vosotros Gracias, campeón. Las que le dieron los obreros de la torre al fotografiarse con ellos. Le dieron este consejo: ¡Tronco, machaca al Hamilton ese! Los trabajadores de las torres anexas, envidiosos de sus compañeros, añadieron desde lejos. ¡Machácale! La guerra de McLaren está en la calle. La suerte debe acabarse Alonso y Ramírez Pomatta, presidente de la Mutua, en la torre que domina Madrid Mundial, si los dos pelean por la corona. La cuestión es si el inglés recibirá trato preferencial. Fernando tiene preparado el chaleco antifuegos: No me sorprende que estemos en igualdad de condiciones. Ron Dennis no me prometió preferencia. Lo que sí me disgustaría es que Lewis tuviera un tra- JAIME GARCÍA to de favor, pero no es así. Si hay igualdad hasta el final habrá presión y en eso tengo ventaja, pues ya la viví con Raikkonen y Schumacher Frenó otro to- Comprende al equipo Ferrari denuncia judicialmente a un técnico de su equipo por sabotaje ABC MARANELLO (ITALIA) No hay mayor enemigo que el que se siente maltratado en casa. La escudería Ferrari ha presentado una denuncia criminal en la que acusa a un miembro británico de su propio equipo de intentar un sabotaje antes de la disputa del Gran Premio de Mónaco, disputado el pasado 27 de mayo. El acusado es Nigel Stepney, técnico responsable de la puesta a punto y del funcionamiento de los monoplazas rojos. El británico ha sido citado para una vista en el juzgado de Módena, según anunció el portavoz de Ferrari, Luca Colajanni. Ferrari argumenta su demanda en la introducción de un polvo sospechoso en los depósitos de los coches de Kimi Raikkonen y Felipe Massa, el pasado 21 de mayo. Otros técnicos del team observaron la existencia del polvo, partículas que fueron sustituidas antes de la carrera. El polvo fue enviado a la Policía para que fuera examinado. Stepney se sentía muy decepcionado dentro de la estruc- tura de Ferrari después de no ser elegido para sustituir en el cargo de director técnico de la escudería italiana a Ross Brawn, quien dejó el equipo la pasada temporada. Por ello, Stepney criticó a Ferrari en una entrevista concedida a un diario británico. La casa de Maranello respondió no enviándole a más carreras. Ferrari concretó que también ha comenzado una investigación interna contra su empleado, pero de momento lo mantiene en plantilla.