Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 TOROS www. abc. es toros SÁBADO 23- -6- -2007 ABC Cornada grave de Finito de Córdoba y notable corrida de Fuente Ymbro FERIA DE SAN JUAN Plaza de toros de Alicante. Viernes, 22 de junio de 2007. Octava corrida. Media entrada. Toros de Fuente Ymbro (incluido el sobrero, 6 bis) desiguales dentro de una buena presentación; dieron notable juego, salvo el manso 1 destacaron 3 4 y 5 Finito de Córdoba, de sangre de toro y azabache. Pinchazo y media estocada tendida (silencio) En el cuarto, que mató Tejela, estocada (oreja) Matías Tejela, de verde botella y oro. Bajonazo que asoma, dos pinchazos y estocada. Aviso (silencio) En el quinto, estocada desprendida (oreja) Miguel Ángel Perera, de verde oliva y oro. Estocada perfecta (oreja) En el sexto, media (oreja) Salió a hombros. Otras plazas Finito sufrió una cornada en el triángulo de Scarpa enfermería después de que Tejela acabara su tarea con una estocada. Podía haber sido faena importante. Camino iba. Finito había tapado al manso primero con un esfuerzo que sorprendió a propios y extraños. Bárbara fue la pelea en varas del quinto, Botellero de nombre. Y el picador, bautizado Vicente González, que dominó caballo y puyazo con maestría. Ovación de gala. Sones de triunfo y embestidas con son. Toro estupendo lo que duró, que no resultó todo lo deseado. Quizá fue el punto que le faltó a la corrida: la duración. Matías Tejela se em- ANTONIO VIGUERAS ZABALA DE LA SERNA ALICANTE. Cuando más entregado estaba toreando Finito de Córdoba sobrevino la seca voltereta. Precisamente cuando Juan Serrano había cuajado dos tandas en redondo que profundizaban en el túnel del tiempo y devolvían al presente la imagen primigenia de Finito de Córdoba, con la muleta a rastras y el trazo lento y curvo. Sucedió con el cuarto de una notable corrida de Fuente Ymbro, un toro terciado de bravo fondo con sus certeras puntas, como desgraciadamente se comprobó. Le llevaron una oreja a la El portonero herido, en estado crítico El portonero de la plaza de Alicante, Antonio Aznar, herido muy grave anteayer al escaparse el sexto toro, sigue ingresado en la UCI del Hospital General en estado crítico después de varias intervenciones quirúrgicas. Sufrió una cornada de tres trayectorias en la axila y la zona pectoral, además de fractura de clavícula. bolsó el premio de una oreja tras asegurar el acero, más sosegado que a la hora de atacar la suerte suprema en el anterior, que también sirvió por el derecho. Cumplió el expediente. De un monumental espadazo, perfecto el volapié, murió Leyenda a manos de Miguel Ángel Perera. Rodó sin puntilla y cayó una oreja que hacía justicia a una faena de nivel muy alto en el principio de pases cambiados por la espalda y templados derechazos. Perera había lucido el galope del buen toro de Fuente Ymbro en esta serie mecida. Prometía gran cosa, pero no se mantuvo el tono. Por ambas partes. Reculó, escarbó, se lo pensó e hizo hilo el jandilla de Ricardo Gallardo por el izquierdo. Los momentos de mayor brillantez fueron sobre la diestra del torero extremeño, que remontó los baches a base de templanza y tesón. En el límite entre el genio y la casta se movió el serio sobrero, del mismo hierro. Perera estuvo firme y en buen muletero. Conquistó otra oreja, llave de la puerta grande, que el público compartió imaginariamente con la corrida de Fuente Ymbro, una corrida de toros y no como otras. Parte facultativo: Finito sufrió una cornada en triángulo de Scarpa izquierdo con dos trayectorias, de 12 y 10 centímetros que afecta al abductor y músculo sartorio. Pronóstico grave Algeciras Oreja para Ponce Toros de Lagunajanda, que sustituía a Román Sorando, flojos. Ponce, ovación y oreja con petición tras aviso. Talavante, silencio en ambos. Cayetano, silencio en ambos. En la novillada de apertura, de Juan Pedro Domecq, Palomo Linares y Barberán cortaron una oreja y Dámaso González se fue de vacío. León La terna, a hombros Toros de Jandilla y Vegahermoso, desiguales, con calidad el primero y bravo el quinto. Manuel Díaz El Cordobés ovación y dos orejas. Francisco Rivera Ordóñez, silencio y dos orejas. Castaño, tres orejas. Valencia Destaca Prados Novillos de Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez, bien presentados y manejables en su conjunto. Juan Antonio Siro, decidido, silencio y ovación. Juan Francisco Prados, valiente y con ganas de agradar, vuelta al ruedo tras aviso en ambos. Jesús López, que no acabó de centrarse, silencio en los dos. Informa F. Picó. ¡VIVA! El 17 de junio vino gente de toda España a presenciar un momento histórico para todo buen aficionado y que José Tomás tuvo la delicadeza de regalarnos a los catalanes torno esa tarde de gloria ya no podremos olvidar nunca. Como ya es habitual, los detractores de toda expresión cultural que suponga un atisbo de compadreo catalán con el resto de España, han buscado justificaciones para dar bajonazo a esa tarde de triunfo de lo español en Cataluña. En su delirio argumental del que se sabe derrotado por la magia de un momento que le es ajeno, dicen ahora que en aquella plaza había mucha gente de fuera, sí, repito, gente de fuera. No les falta razón en el bien entendido de que vino gente de toda España a presenciar un momento histórico para todo buen aficionado y que José Tomás tuvo la delicadeza de regalarnos a los catalanes. The Wall Street Journal habló en su portada de la magia de mi ciudad como no lo hacía desde el 92 y Cataluña se proyectó a la opinión pública internacional con un coste cero que ridiculiza los escorzos presupuestarios que han supuesto la excursión cultural excluyente que la Cataluña oficial ha enviado a la Feria de Frankfurt. El tour operador del nacionalismo cultural excluyente se ha llevado por delante a hombres valiosos como Valentí Puig, Azúa, Marsé o Mendoza. Especialmente idiota ha sido apear de la feria a Puig que ha producido gran parte de su obra literaria en la lengua de Llull. Intuyo que estas víctimas del apartheid cultural de la Cataluña Jorge Moragas Mientras José Tomás se plantaba como un ciprés en los medios de la Monumental el pasado domingo 17 de junio, un aficionado gritó desde la andanada del tendido cinco de la Monumental de Barcelona: ¡Viva la Fiesta Nacional! y entonces, 18.000 gargantas respondieron con un breve pero hondísimo ¡Viva! que los que tuvimos la suerte de acompañar al maestro en su re- del XXI no viven la exclusión con especial aflicción sino con el punto de orgullo con el que Josep Pla recibió los desplantes del nacionalismo en el siglo pasado. No es un mal club este de los compañeros del de Llofriu. Desde mi insignificante posición de catalán itinerante, les doy las gracias a ellos por su contribución a la cultura catalana y española así como a todos aquellos que con su presencia enriquecieron el coso barcelonés y les animo a venir más a esta tierra amorrada a la esquizofrenia: que vengan al Sonar, al El Bulli, a la Monumental, al Camp Nou o al Bagdad, me da igual, pero que vengan no como turistas sino como ciudadanos españoles igualitos a los que allí hemos nacido. No es mi intención aventurarme en el difícil ejercicio de la crónica taurina pero para lo que vengo a decir resulta evidente que sería del género estúpido desperdiciar la oportunidad de expresar lo que esa tarde de do- mingo presencié en la última plaza de toros de Barcelona. El maestro de Galapagar nos recordó con su faena lo hondo que puede calar la actitud valerosa de un hombre y lo sublime que resulta la entrega total del talento único e irrepetible de un gran artista. Si a ello le añadimos que el de Ronda nos descubrió como se recibe al toro en la suerte de matar, entonces los lectores que hayan llegado hasta aquí entenderán que la experiencia de la que les hablo nos ofrece una lección que trasciende a la fiesta y se convierte en un patrón de conducta vital para aquellos que buscan con su éxito personal el triunfo de sus semejantes: actitud de respeto, entrega total y talento creativo. No puede haber atajos cuando la empresa que emprendemos arrastra las convicciones, los intereses y los sentimientos de los demás. Fuera de ese código, solo hay fraude, impostura y fracaso y esta lección sirve tanto para el arte como para la empresa o la política.