Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 s 6 s 2007 MADRID 59 Muere el alcalde de Valdepiélagos en un accidente de tráfico en la M- 40 M. D. M. MADRID. El alcalde independiente de la localidad madrileña de Valdepiélagos, Antonio Puentes, murió ayer en un accidente de tráfico en la M- 40 cuando se dirigía a su puesto de trabajo de ingeniero de Iberdrola en la capital. El Equipo de Atestados de la Guardia Civil de Madrid se ha hecho cargo de la investigación del accidente y se encuentra reconstruyendo el siniestro para descubrir sus causas y remitir las pruebas al juzgado. El accidente sucedió cuando Puentes, que viajaba solo, transitaba por la carretera de circunvalación y, al llegar a una curva cerrada en el enlace con el Ventisquero de la Condesa, perdió el control del automóvil y volcó en la calzada exterior. El concejal Manuel Antonio Cámara cree que el alcalde pudo haberse quedado dormido al volante momentos antes de sufrir el accidente. EFE Aterrizaje de emergencia, sin heridos, en un descampado de Leganés Un avioneta realizó ayer un aterrizaje de emergencia en un descampado situado entre la M- 40 y la R- 5, en Leganés, sin que el piloto, de 27 años, y un alumno de 21 resultaran heridos. El accidente ocurrió sobre las 10.00 horas en un terreno baldío conocido como Cerro Montejano, frente al parque de Las Piqueñas (Leganés) y muy próximo al poblado de Las Mimbreras. Una avería en el motor parece ser la causa del aterrizaje forzoso. Cinco jóvenes heridas, dos graves, en una atracción ferial Las chicas, de entre 14 y 19 años, salieron despedidas del barco vikingo en el inicio de las Fiestas Mayores de Tres Cantos M. D. M. MADRID. Cinco jóvenes de entre 14 y 19 años han resultado heridas, dos de ellas de gravedad, en un accidente ocurrido en una de las atracciones instalada en el recinto ferial de Tres Cantos, según informaron ayer a Efe fuentes municipales. El accidente se produjo sobre las 23.20 horas de ayer y en él se vieron implicadas cinco adolescentes, cuatro de ellas vecinas de Colmenar Viejo y otra de Tres Cantos. De las dos jóvenes más graves, que fueron ingresadas en el Hospital de la Paz, una ya está en planta, aunque con pronóstico reservado ya que tiene una contusión que le afecta al hígado, y la segunda continúa en observación en la UCI con una contusión pulmonar y heridas en cara y brazo derecho. Miguel Aguado, portavoz del PSOE de Tres Cantos, explicó ayer que el accidente de la atracción Viking Show -barco vikingo- situada en la avenida de la Industria de la localidad madrileña, pudo deberse a una imprudencia por parte de los operarios que manejan la instalación Sé que se inspeccionó bien la máquina, que se contrató un servicio externo de verificación industrial y que la instalación estaba correcta agregó Aguado, quien, a pesar de estar en la oposición destacó que la actuación de las distintas instituciones municipales en la atención a las heridas fue correcta En cambio, opinó que la consejería de Industria, que es quien concede las licencias para este tipo de atracciones, debería de revisar los requisitos para conceder esas licencias y más después del suceso ocurrido anoche Tras una primera evaluación de los heridos, se procedió al traslado de las dos personas más graves al Hospital de la Paz y trasladaron a las otras dos chicas al Centro de Salud, mientras que una última joven fue asistida en el mismo puesto que Protección Civil dispone en el recinto ferial. La atracción permaneció clausurada durante todo el día de ayer, mientras que continúa la investigación para conocer las causas exactas que motivaron este accidente en una instalación que, según el Ayuntamiento de Tres Cantos, había sido revisada en la mañana del jueves pasado. El accidente ensombreció el comienzo de las Fiestas Mayores del municipio, que contó con una masiva presencia de vecinos tanto de la localidad, como de otras poblaciones limítrofes. Al parecer, según apuntaron testigos presenciales, una de las barras que sujetaba a las chicas pudo desplazarse, lo que provocó el accidente. Pierde tres dedos al explotar la cerradura de su furgoneta en Vallecas ABC MADRID. Un hombre de 40 años y nacionalidad española perdió ayer por la mañana parte de tres de sus dedos al registrarse una explosión cuando metió la llave en la cerradura de la puerta de su furgoneta, informó la Jefatura Superior de Policía de Madrid, que atribuye el suceso a un asunto personal, aunque de momento desconoce con claridad el motivo. El suceso ocurrió pasadas las siete de la mañana a la altura del número 20 de la calle Alcalá de Guadaira, en el distrito de Puente de Vallecas, explicó a Efe un portavoz de la Policía. El hombre, al parecer el dueño de la furgoneta, se dirigía a abrir la puerta del vehículo que estaba estacionado cuando la sustancia explosiva que se encontraba en la cerradura estalló. Efectivos de Emergencias Madrid atendieron al herido, que sufrió amputación de tres falanges de los dedos de la mano derecha y de heridas en el costado derecho a la altura del tórax, con posible fractura de costilla. El hombre fue trasladado por una unidad del Samur- Protección Civil con pronóstico grave al Hospital Gregorio Ma- Rechazada la hipótesis terrorista Aunque el fuerte ruido que produjo la explosión hizo temer lo peor a los vecinos y, en un principio, a las fuerzas de seguridad, poco tardó la Policía en descartar la hipótesis de un acto terrorista. Los vecinos que conocen a la víctima, que es padre de un niño y una niña, destacan que se trata de una buena persona Testigos presenciales apuntan que una de las barras que sujetaban a las jóvenes pudo desplazarse rañón. La víctima es David J. G. un empresario de la construcción, de tipo medio, que vive en este distrito madrileño. El pequeño explosivo se encontraba dentro de un pequeño tetrabrick adosado a la cerradura de su vehículo. La deflagración se produjo cuando el empresario fue a retirarlo para intentar abrir el automóvil. Aunque fuentes policiales señalaron que el suceso se debía a un asunto personal, descartaron que el ataque se produjera por un ajuste de cuentes, como en un principio se había planteado.