Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 45 Un hacker obliga a desconectar 1.500 ordenadores del Pentágono Los piratas también han logrado entrar en el Departamento de Seguridad Nacional J. L. DE HARO NUEVA YORK. No hacen falta armas, explosivos o intrincados planes para poner a prueba la seguridad del Departamento de Defensa de Estados Unidos, que todavía se recupera de la resaca derivada del ataque de un pirata informático, cuyas perversas intenciones provocaron la desconexión on line de 1.500 ordenadores en el Pentágono. Pese a que las autoridades no han facilitado excesivos detalles sobre el incidente, el propio secretario de Defensa, Robert Gates, reconocía durante una rueda de prensa el pasado jueves que el sistema de correo electrónico del Departamento de Defensa tuvo que ser desconectado después de que se detectara que alguien ajeno a la agencia había penetrado el sistema. El secretario dejó claro que se habían tomado medidas preventivas para evitar males mayores y añadió que esperaba que el sistema volviera a funcionar correctamente lo antes posible Los empleados pudieron continuar su trabajo gracias al uso de otros dispositivos como sus blackberry o PDA. Gates señaló que obviamente disponen de sistemas de respaldo pero admitió que habrá algunas alteraciones administrativas e inconvenientes para el personal Mientras el secretario de Defensa admitía su apatía por los ordenadores y no escribir correos electrónicos un panel del Congreso de EE. UU. reconoció el miércoles que los conocidos como hackers informáticos también han logrado introducirse en los ordenadores del Departamento de Seguridad Nacional, la agencia gubernamental supuestamente encargada de prevenir estos ataques. Con este panorama parece que tanto terroristas como gobiernos poco amigos de EE. UU. podrían estar teniendo acceso a las bases de datos del Departamento de Seguridad e, incluso, estar cambiando los nombres que aparecen en las listas de personas non gratas en el país, algo que les permitiría la libre entrada a este lado del Atlántico. El congresista James Langevin ponía de manifiesto que podríamos no percatarnos de este tipo de prácticas De vuelta al incidente acaecido en el Pentágono, el coronel Gary Keck, portavoz del departamento, explicaba que el sistema de correo electrónico del organismo gubernamental está encargado de distribuir email rutinario entre las unidades administrativas y en ningún caso se utiliza para intercambiar información o documentos confidenciales o clasificados. Por su parte, Gates reconoció que el sistema informático del Departamento de Defensa es objeto de continuos ataques, sin embargo no quiso revelar por qué este último suceso obligó a desconectar alrededor de 1.500 ordenadores. Aunque no se desveló quién fue el autor del ataque, el comandante Chito Peppler, otro de los portavoces del Pentágono, reconoció que los sistemas del Departamento de Defensa se revisan todos los días para evitar ataques. Según Peppler, la naturaleza de la amenaza es grande y diversa y entre los perfiles de los potenciales peligros se incluyen piratas cibernéticos, que actuan por diversión, otros agentes autodenominados vigilantes cibernéticos grupos nacionalistas y terroristas Cabe recordar que el Pentágono cuenta con cerca de cinco millones de ordenadores en todo el mundo, más que cualquier otro organismo oficial de EE. UU. Por eso es un objetivo muy vulnerable a los ataques informáticos. Además, existen países, como China, desde donde acceder a los ordenadores del Departamento de Defensa es mucho más fácil. Salvador Allende (con casco) durante el golpe de Pinochet, que contó con apoyo de la CIA REUTERS La CIA desvelará sus malas prácticas entre los años 50 y 70 Los documentos incluyen varios intentos de magnicidio JOSÉ LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Como decía el refrán, en toda familia cuecen habas y, como no, el Centro Estadounidense de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) acumula décadas de oscuros secretos y abusos ilegales que verán la luz la semana que viene. En una sorprendente estrategia, la agencia ha anunciado que desclasificará un centenar de documentos en los que detalla las malas prácticas ejercidas durante unos veinte años. En un claro movimiento por intentar salvaguardar su transparencia y no tirar por tierra su reputación, últimamente algo perjudicada por problemas tan espinosos como Guantánamo o la lucha contra el terrorismo en Irak y Afganistán, el centro de inteligencia se ha liado la manta a la cabeza y dará a conocer todo tipo de detalles sobre presuntos planes de secuestro, asesinato, conspiraciones, experimentos humanos y otra lindezas llevadas a cabo entre la década de los años cincuenta y setenta. El informe, con un total de 693 páginas y bautizado con el irónico nombre de Joyas de la Familia desmenuzará numerosos incidentes, muchos de ellos ya conocidos, lo que permitirá aclarar muchos de los episodios oscuros dentro del organismo de inteligencia. Para el director de la CIA, Michael Hayden, esta es una deslucida parte de la historia de la agencia que explicará a los estadounidenses lo que hemos hecho en su nombre dijo durante una rueda de prensa con varios historiadores políticos. Los documentos comenzaron a recopilarse en 1973, cuando el por entonces responsable de la entidad, James Schlesinger, se quedó escandalizado al conocer la participación de la CIA en el caso Watergate, algo propiciado por su predecesor en el cargo. Desde ese instante, Schlesinger ordenó que se le informara de todas las actividades que infringieran el marco legal impuesto en la agencia. Antes de que las joyas de la CIA se hagan públicas, el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington, una cuerpo independiente de investigación, adelantaba el pasado jueves otros documentos relacionados con el oscuro pasado de la agencia que había obtenido por su cuenta. En los mismos, el sucesor de Schlesinger en el centro de inteligencia, William Colby, reconocía que la entidad había realizado cosas que no debería Entre los papeles obtenidos, destacan las preocupaciones surgidas entre la Administración de Gerald Ford al percatarse de que algunos de los esqueletos de la CIA comenzaban a aparecer en los medios de comunicación. Por aquel entonces, la prensa comenzó a denunciar toda clase de actividades ilegales que abarcaban desde los intentos de asesinato de Fidel Castro, con implicación explícita de Robert Kennedy, hasta la infiltración y seguimiento de pacifistas. En ese momento director de la CIA, reconoció en una reunión con Ford el 3 de enero de 1975 que habían dirigido operaciones para asesinar a líderes extranjeros Nunca hemos tenido éxito añadía. El documento hace referencia al problema derivado de las implicaciones por los testimonios prestados en los comités parlamentarios que investigaban las actividades de la ITT (compañía telefónica de EE. UU. en el Chile de Allende. Ataques frecuentes Asesinar a Castro Las Joyas de la Familia Algunos documentos admiten la tenue conexión de la CIA con los ejecutores de la muerte del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo el 30 de mayo de 1961 y niega la participación de la agencia en el asesinato el 17 de enero de 1961 de Patricio Lumumba, líder de la independencia congoleña. El espionaje de periodistas como Seymour Hersh, que denunció la infiltración de agentes de la CIA en grupos pacifistas, estaba a la orden del día, así como la interceptación del correo procedente de China y la Unión Soviética. Apatía del secretario Terroristas o gobiernos no amigos podrían cambiar las listas de personas non gratas para entrar en el país