Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 INTERNACIONAL SÁBADO 23 s 6 s 2007 ABC Mueren 25 civiles por un bombardeo de la OTAN en el sur de Afganistán La aviación aliada atacó las viviendas donde se habían refugiado una treintena de rebeldes talibanes junto a sus moradores ABC KABUL. Al menos 25 civiles, entre ellos nueve mujeres y tres bebés, y una veintena de insurgentes perdieron la vida la madrugada de ayer en un bombardeo de fuerzas de la OTAN en el distrito de Gereshk, en la provincia afgana de Helmand- -al sur del país- según informó el jefe de la Policía provincial, Mohammad Hussein Andiwal. El ataque de las fuerzas de la OTAN se produjo después de que un grupo de talibanes atacaran varias comisarias de Policía. Esto provocó el enfrentamiento con las tropas de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) bajo mando de la OTAN. Los milicianos se habrían refugiado en casas de civiles. Según indicó la OTAN en un comunicado, la aviación intervino después de ese ataque a la ISAF. El bombardeo, según el jefe provincial de la Policía de Helmand, alcanzó dos casas en la localidad de Deh Adam Khan, cerca de la ciudad de Gereshk, entre ellas la de un líder local y un clérigo, que perdió la vida en el bombardeo junto a tres niños y nueve mujeres, además de doce miembros de una misma familia. La Policía no estuvo implicada ni informada de estos ataques, y yo sólo tuve conocimiento del mismo esta mañana- -por ayer- cuando los ciudadanos vinieron a mi oficina para quejarse dijo Andiwal. Los ciudadanos dijeron que los talibanes atacaron primero a la OTAN y luego se refugiaron en las casas de gente ordinaria explicó el jefe de la Policía. Esta versión coincide con la de la ISAF, que en un comunicado explicó que durante el enfrentamiento un recinto fue ocupado por unos 30 rebeldes, la mayoría de los cuales murieron en el combate y admitió que existía la posibilidad de que en el mismo edificio hubiera también un pequeño grupo de civiles El portavoz del Comando Regional Sur de la ISAF, Mike Smith, mostró su preocupación por la posibilidad de que hubiera civiles entre los fallecidos, aunque insistió en que fueron los insurgentes los que iniciaron este ataque y pusieron en peligro la vida de estos deliberadamente La información sobre esta ofensiva se conoció poco después de que la comandancia estadounidense informara de que varios rebeldes talibanes habían sido abatidos en la noche del pasado jueves, en enfrentamientos en Kandahar, provincia vecina a Helmand. Según la comandancia, que no precisó el número de víctimas, ningún civil resultó herido en esos choques. Ante esta nueva matanza de civiles, el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, pidió ayer mismo una investigación sobre estas muertes. Cada víctima civil inocente es una víctima excesiva declaró durante una conferencia de prensa en Quebec con el ministro canadiense de Defensa, Gordon O Connor. La OTAN intenta evitar este tipo de accidentes, pero desgraciadamente esto ocurre y es siempre por error agregó. La agencia Acbar, que reúne a un centenar de ONG afganas y extranjeras, condenó ya el pasado martes los bombardeos aéreos de la ISAF en zonas residenciales. Las fuerzas internacionales y afganas serían responsables de la muerte de 230 civiles, entre ellos 60 mujeres y niños, desde el inicio de 2007, señaló Acbar. El aumento del número de víctimas civiles coincide con una intensificación de los ataques de la insurgencia talibán que en menos de 48 horas dejaron siete muertos en las filas policiales. El domingo, siete niños morían en un ataque aéreo de la coalición internacional, bajo mando estadounidense, contra una escuela coránica sospecho- La batalla de la imagen sa de albergar a combatientes de Al Qaida en el este del país. Esta semana más de 150 personas han muerto en las provincias de Kandahar y Uruzgán (centro) en combates en los que, según fuentes locales, decenas de víctimas han sido civiles. A finales de abril, unos 50 civiles resultaron muertos, según la ONU. Unas 2.100 personas han muerto en lo que va de año a causa de la violencia en Afganistán. Los ministros de Defensa de los 26 países de la OTAN se comprometieron la semana pasada en Bruselas a minimizar las pérdidas infligidas a los civiles, que socavan el apoyo de la población afgana a su misión en el país. ABC. es Más información sobre la guerra en Afganistán en abc. es internacional Respuesta contundente Soldados libaneses celebran con un grupo de civiles el fin de los combates cerca del campo de refugiados de Al- Bared EPA Frágil calma en el campo palestino del Líbano al término de las hostilidades HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Después de 33 días de gran violencia, el campo de refugiados de Nahr al- Bared, en el norte de Líbano, vivió ayer una jornada de tensa calma que se rompió en algunas ocasiones cuando el ejército regular libanés reanudó puntualmente los bombardeos. El gobierno de Beirut ha dado por terminadas las operaciones contra los 200 milicianos islamistas de Fatah al- Islam que se hicieron fuertes en Nahr alBared aunque sus líderes, a quienes se los ha tragado la tierra, continúan desaparecidos, probablemente mezclados con los refugiados que todavía no han abandonado el campo. Los sucesos de Nahr al- Bared han sido el peor sarpullido de violencia interna en Líbano desde la guerra civil (1975- 90) y se han cobrado la vida de más de 170 personas entre soldados, milicianos y civiles. Cuando estalló la violencia, en el campo vivían 31.000 refugiados y ahora se estima que sólo permanecen allí unos 2.000 que por distintas razones no han abandonado sus hogares. Desde que comenzó la ofensiva militar a finales de mayo, amplias zonas de Nahr al- Bared se han visto reducidas a escombros debido a los bombardeos de la artillería libanesa. Los soldados ocuparon ayer las últimas posiciones de Fatah alIslam. En Líbano existen una docena de campos de refugiados palestinos que dan cobijo a unas 350.000 personas, en su mayoría refugiados de la guerra de 1948, cuando se estableció el Estado de Israel.