Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL Cumbre de Bruselas SÁBADO 23 s 6 s 2007 ABC Un nuevo tratado institucional que pretende paliar las insuficiencias de Niza Alemania mantiene tomar las decisiones por doble mayoría pero que no entre en vigor hasta el año 2014 MARIBEL NÚÑEZ CORRESPONSAL BRUSELAS. El Tratado de Niza de 2001 por el que se rige ahora la Unión Europea se ha quedado obsoleto en tanto en cuanto no permite trabajar a veintisiete y, sobre todo, impide tomar decisiones entre tantos países. Esta situación ha supuesto que Europa haya estado paralizada en los últimos años en algunas áreas, entre las que destaca la de los vitales temas de Justicia e Interior. que requieren decisiones por unanimidad, algo imposible de conseguir ahora en la UE. Para paliar esta deficiencia se creó una Conferencia Intergubernamental (CIG) que redactó a su vez una Constitución que, hoy por hoy, está en el limbo ya que sólo ha sido ratificada por 18 de los 27 países miembros. El reto al que se enfrentaban anoche los Jefes de Estado y de Gobierno era la redacción de un tratado institucional que modificara los Tratados existentes, una vez abandonada la idea de ratificar una nueva Constitución. Estos eran los principales puntos y las posiciones que estaban anoche en la mesa de negociación en Bruselas en un auténtico maratón de dos días de reuniones bilaterales a casi todas las bandas. Tal y como se preveía, el sistema de tomar decisiones en Europa era anoche la madre de todas las batallas, sobre todo para Polonia. En la actualidad rige la mayoría cualificada que emana del Tratado de Niza de 2001, que supone que cada país tiene un número de votos según su peso demográfico. Alemania, Francia, Gran Bretaña e Italia tienen 29 votos; Polonia y España 27; mientras que Malta, el país más pequeño de la UE, cuenta sólo con 3. Tras la ampliación de la UE de 2004. la mayoría cualificada supone tener 255 votos de un mínimo de dos tercios de los 27 Sistema de tomar decisiones Barroso defendió anoche la importancia de que el acuerdo no se separe mucho de la Constitución Estados y el 62 de la población total. La Constitución europea plantea la doble mayoría, que se logra con el 55 de los países miembros que representen un mínimo del 65 de la población de la UE. Polonia aceptó anoche la última propuesta de la presidencia alemana, que retrasaba la aplicación de la doble mayoría hasta 2014 y hasta 2017 le da opción de vetar decisiones cuando consiguiera una masa crítica próxima a la minoría de bloqueo según Niza. Las reticencias de Reino Unido a que en el nuevo tratado institucional haya una referencia explícita a la Carta de los Derechos y Libertades fundamentales, entre los que se incluye la libertad de religión o el derecho a la educación se confirmaron. Finalmente se logró que Londres se aviniera al AP acuerdo a cambio de garantizarle que habría un protocolo que establece que no tiene valor jurídico en el Reino Unido. Sobre el aumento del peso de los parlamentos nacionales de los Estados Miembros en las decisiones de Bruselas, a petición de Holanda, se ampliará a ocho semanas el periodo que éstos tendrán para examinar los proyectos de actos legislativos europeos. Además, un tercio de los parlamentos nacionales tendrán capacidad de promover una legislación en la UE. La política exterior fue otro de los temas más espinosos que se negociaron ayer en Bruselas y, como en el caso de los Derechos Fundamentales, los británicos volvieron a estar en el frente opositor. En este caso Londres se oponía a que nadie pudiera suplantar su política exterior. Así, la idea inicial de crear un Ministro de Asuntos Exteriores de la UE quedó finalmente en un Alto Representante para Política Exterior, similar a la figura actual, pero será también vicepresidente de la Comisión Europea, aunque se añade que esta figura no afectará a la política exterior de los Estados miembros, también en clave británica. Juan Pedro Quiñonero ESPAÑA, DIFUMINADA spaña defiende con energía posiciones europeas que recortan su independencia nacional y se percibe inaudible en terrenos que recortan su derecho a voto en la UE. La diplomacia gubernamental parece defender con virilidad posiciones como la necesidad de un presidente europeo, o una diplomacia común. Sin embargo, Alemania (gas ruso) Francia (Irak) e Inglaterra E (Irak) tienen vigorosas diplomacias nacionales, que no son forzosamente aceptables, siempre, para el resto de los miembros de la Unión. En París puede coquetearse con la idea de un presidente de la UE, ya que un cargo de tal relevancia podría culminar la carrera de eminentes personalidades, como Valery Giscard d Estaing. Y el presidente Sarkozy puede utilizar ese comodín para tentar a Tony Blair. ¿Cómo se percibiría en España una UE presidida por Giscard o Blair? Sin embargo, el gobierno español guarda un silencio sepulcral en el terreno crucial de la pérdida de peso que bien refleja el recorte de los votos nacionales dentro de las instituciones comunes. En ese terreno crucial, Polonia ha defendido con mucho vigor sus intereses, tan semejantes a los de España. Espa- ña acepta sin rechistar el recorte de sus derechos de voto nacionales conseguidos en el Tratado de Niza. El gobierno dice defender un difunto proyecto de Tratado que recortaba los votos, el peso y la influencia de España dentro de las instituciones europeas. Alemania, Francia e Inglaterra y Polonia, se sirven de los despojos de tal proyecto para defender con mucha energía sus respectivos intereses nacionales. Los Estados y la UE son monstruos fríos: el poder y la influencia se afirman a través del peso que solo reflejan los votos y el derecho a veto, para defender los intereses nacionales, llegado el caso. Alemania, Francia e Inglaterra aman tanto a Europa que desean darle sus colores nacionales. Los colores españoles quedan diluidos con el sonámbulo maquillaje europeo Política exterior ABC. es Especial sobre la Constitución europea en abc. es internacional