Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL INFORME DE LAS DEFENSAS SÁBADO 23 s 6 s 2007 ABC No hay mayor fuerza destructiva que la de una mujer resentida N. V. P. M. MADRID. Los informes de las partes personadas en el juicio del 11- M habían sacado a la luz todo tipo de argumentos, pero hasta ayer ningún letrado había basado sus conclusiones en la fuerza destructiva de una mujer agraviada. Ese fue el principal argumento que Jesús Andújar, defensor de Mohannad Almallah Dabas, acusado de pertenencia a organización terrorista, utilizó ante el Tribunal para pedir la absolución de su cliente. Andújar dijo que su defendido solamente estaba sentado en el banquillo de los acusados por conocer a algunos de los procesados y de los suicidas de Leganés y, sobre todo, por las declaraciones de su ex pareja, de la que afirmó que se mueve por el odio personal hacia su marido. No hay mayor fuerza destructiva que la de una mujer resentida aseguró. Sí admitió el abogado las malas amistades de su cliente, una forma un tanto suave para referirse a individuos como Serhane el Tunecino jefe espiritual de la célula del 11- M. Asimismo tenía relaciones con otros procesados a los que la Fiscalía atribuye un papel importante como Rabei Osman El Sayed, Mohamed El Egipcio Basel Ghalyoun- -junto al que fue detenido el 24 de marzo de 2004- -y Fouad El Morabit. El letrado no se contentó con arremeter contra la ex compañera de Almallah, sino que hizo los mismo con su cuñado, al que llegó a calificar de borderline Por su parte, Andrés Arévalo, abogado del Hamid Ahmidan, primo de el Chino pidió la nulidad de las actuaciones al considerar que se ha violado el derecho de defensa de su cliente, acusado de colaboración con banda armada y un delito contra la salud pública. Respecto a esta última imputación, el abogado consideró nulo el registro llevado a cabo en el domicilio de Ahmdidan, donde la Policía encontró hachís y éxtasis. Para haberse ajustado a la ley, dijo, en este registro tenía que haber estado presente su cliente, lo que no sucedió. Por tanto, y según argumentó, todo lo que se derive del mismo es igualmente nulo. Sobre la colaboración con banda armada, señaló que no existe ninguna prueba que acredite que su cliente tuvo relación con una banda armada Lavandera metió a ETA en el 11- M porque se presta a cualquier cosa La defensa de Antonio Toro carga sobre Trashorras toda la trama de los explosivos N. VILLANUEVA P. MUÑOZ MADRID. Lavandera metió a ETA en el 11- M porque se presta a cualquier cosa con tal de salir en periódicos, escribir libros y sacar partido a los atentados. Si se ha prestado a esta farsa, ¿por qué habríamos de creerle? Quien así se expresaba era el abogado Juan Carlos Herranz durante la exposición del informe final desu defendido, el asturiano Antonio Toro, a quien algunas acusaciones consideran cooperador necesario de la matanza de los trenes y cabeza, junto con Trashorras, de la trama de explosivos. Para exculpar a su cliente, Herranz no dudó en llevarse por delante a otros procesados, como a su cuñado Suárez Trashorras, y al confidente de la Guardia Civil Rafa Zouhier, a quien calificó de mentiroso habitual Tanto este último (aseguró que Toro fue quien le dio una muestra de detonador) como Lavandera (contó que Toro y Trashorras querían vender explosivos a ETA) son personas con un enorme afán de protagonismo y harían cualquier cosa con tal de que alguien les tuviera en cuenta, argumentó el letrado, que concluyó: Zouhier no debe ser prueba de cargo contra nadie, porque la libertad de una persona vale más que su palabra La estrategia de Herranz fue la de desvincular por todos los medios a Antonio Toro de Suárez Trashorras, ex marido de su hermana Carmen, a la que el letrado utilizó como coartada: no era Trashorras, sino Carmen, la persona con la Antonio Toro, en una de las sesiones del juicio por los atentados de Madrid que su cliente hablaba cuando llamaba al teléfono del minero. En este sentido, explicó que la relación entre ambos estaba muy deteriorada y que apenas se hablaban. Eso no significa, dijo, que en el pasado no compartieran negocios de hachís ni fueran condenados por tráfico de explosivos por la operación Pipol Resaltó que nadie es capaz de aportar una sola prueba que demuestre que Toro tuvo alguna relación con el viaje de los terroristas a Asturias el último fin de semana de febrero de 2004, con las visitas a la mina, con la sustracción de explosivos ni con el traslado de los mismos a Madrid. Sí admitió que su cliente estuvo presente en las reunión del McDonalds- -en la que, según las acusaciones, se cerró el trato del intercambio de explosivos- si bien aseguró que Toro estaba sentado con su hermana Carmen en otra mesa y que allí no se trató EFE Nulidad de las actuaciones Desvincula a Toro de Trashorras: cuando llamaba a su móvil no era para hablar con él, sino con su hermana de explosivos, sino de drogas El letrado reconoció que el joven Ivan Reis tenía una deuda de droga con Toro, pero desvinculó la misma del viaje que Reis hizo a Madrid con explosivos por orden de Trashorras. Por tanto, concluyó, ese viaje no tiene nada que ver con una condonación de deuda e insistió en que Toro no puede ser cooperador necesario de la matanza de Madrid porque ésta se preparó a sus espaldas. ABC. es Siga en director las sesiones del juicio desde abc. es Germán Yanke MALAS AMISTADES Siguiendo con los excesos, el letrado Alberca, defensor de Rafá Zouhier decidió ayer en el juicio del 11- M que eso de que la mejor defensa es un buen ataque era poco en este caso y ha- bía que añadir un buen elogio. Así, no sólo arremetió contra la fabricación de pruebas para implicarle sino que dijo en su informe que gracias a personas como su patrocinado podemos dormir tranquilos Es la sociedad- -añade- -la que tiene una deuda con él, y no al revés. El letrado sí que se fabricó una alternativa para exculpar a Zouhier: o se es delincuente o se es confidente, es decir, perteneciente al insigne cuerpo de leales servidores auxiliares de la Policía No es una broma de tribunales, sino parte de su alegato. Pero para saber lo que es un confidente (y la manera estrafalaria en la que son con- trolados ha bastado seguir el juicio, incluso con desgana. Son cualquier cosa menos leales. Negociantes más que servidores. Quizá auxiliares, pero no siempre de la Policía. Vamos, que están a lo suyo. Lo de Zohuier, el terror del juez Gómez Bermúdez en la vista, no es para su abogado una cooperación determinante -como cree la Fiscalalía- -para que se obtuvieran los explosivos, sino lo contrario: informaba en tiempo real, trataba de evitarlo. No es el Zouhier de las acusaciones, pero tampoco el abogado pinta el carácter del procesado que hemos visto. Para el abogado Alberca, el que miente es Trashorras que, además, sufre trastornos mentales. Algo debe haber cuando cree que si no le dicen (todos a la vez) con qué concreto explosivo traficaba, él no traficaba con ninguno. Sin embargo, la que miente para el abogado de Almallah Dabbas, el que daba cobertura en su casa a los asesinos, la que miente es su antigua compañera sentimental ya que él era un casero inocente que no sabía nada de nada. Es interesante seguir los informes de las defensas. Siempre hay un inocente y un mentiroso. Los culpables son los demás. Se comportan, además, como buenos padres: reconocen, en todo caso, que su defendido tenía malas amistades