Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 s 6 s 2007 ETA rompe la tregua s La ofensiva de la banda ESPAÑA 13 Los etarras viajaron hasta Francia con el coche portugués para cargar el explosivo En el vehículo había un plano de Sevilla y camisetas de la selección española s También iban a atentar en Levante J. PAGOLA MADRID. Los etarras encargados de hacer la entrega de material al nuevo comando Andalucía tras alquilar el Ford Focus tipo ranchera en una agencia de Lisboa, se desplazaron hasta el sur de Francia para cargarlo con los 115 kilos de nitrato amónico y 15 kilos de polvo de aluminio, según se desprende de los kilómetros contabilizados. El comando tenía planes para atentar contra intereses turísticos no sólo en la costa andaluza, sino también en una parte del litoral levantino. Los expertos de la Guardia Civil analizan un ordenador portátil abandonado por los etarras, que almacenaría un listado de posibles objetivos. Las investigaciones avanzan y las piezas del complejo puzle comienzan a encajar. A principios de esta semana, un etarra, al parecer legal alquiló en una empresa de Lisboa el vehículo Ford Focus, matrícula 51 BX 80. En los trámites utilizó documentación falsa a nombre de U. Arrieta, un vecino de Guipúzcoa que no tiene nada que ver con actividades terroristas. los agentes llama la atención las extremas medidas de seguridad adoptadas por los terroristas a las órdenes de Txeroki desde el alquiler del vehículo en Lisboa, hasta la elección del trayecto, desviándose por Portugal y Galicia para evitar una aproximación a la zona centro donde podían prever un mayor despliegue de las Fuerzas de Seguridad, en estado de alerta tras la suspensión de la tregua. Pero al final, uno de estos controles abortó la entrega y ha puesto en fuga a los macabros proveedores, y se supone que también al comando que tenía orden de provocar terror a lo largo de este verano. Los investigadores sospechan que, además de otros objetivos, los planes se centraban en atentar contra intereses turísticos de Andalucía y parte del litoral levantino. El análisis del ordenador hallado en el vehículo, que presumiblemente almacena información sobre posibles objetivos, puede resultar por tanto esclarecedor sobre las pésimas intenciones de ETA. lucía que, en la práctica, iba a actuar como grupo itinerante, pretendían camuflar sus instintos criminales haciéndose pasar por turistas amantes de lo español. Así, entre la ropa que se les iba a entregar había camisetas de la selección española, bañadores, gafas de bucear, una cafetera, varios libros... Las pesquisas para confirmar la identidad de los etarras avanzan, ya que, según Rubalcaba, vaya si dejaron pistas Se trataría de terroristas de la última generación, formados por Txeroki talibanes pero muy poco expertos. Los terroristas tenían en su poder, además, un callejero de Sevilla y un mapa de carreteras de Andalucía, aunque sin ninguna señalización o anotación que pudiera arrojar alguna pista concreta. Al parecer, los miembros del comando Anda- Talibanes poco expertos El almacén de Francia Este etarra, junto a otro que le habría acompañado hasta Lisboa, se desplazaron entonces al sur de Francia en el vehículo alquilado, con el objetivo de cargarlo con 115 kilos de de nitrato amónico y 15 kilos de polvo de aluminio, sustancias que la banda utiliza para fabricar el explosivo amonal, y que forman parte de material robado en varias empresas del vecino país durante el denominado proceso de paz Además, metieron en el interior del coche 10 temporizadores, ocho detonadores, un emisor- receptor, cordón detonante, un manual para fabricar explosivos, un ordenador portátil y dos maletas con ropa y otros enseres. Los investigadores sospechan que también introdujeron en el vehículo armas, que podrían estar en una de las bolsas que los terroristas lograron llevarse en su huida. Posteriormente, los dos etarras regresaron a España formando una nueva comitiva de la muerte Uno de ellos condujo el coche alquilado en Portugal cargado de armas y explosivo, y su compañero le precedió en un vehículo lanzadera. A La Guardia Civil mostró ayer parte del material incautado a los terroristas en Ayamonte (Huelva) EPA AGENTES ESPAÑOLES ACUDEN A LISBOA Un mando de la Policía lusa asegura que se trabaja coordinadamente contrarreloj, porque el terrorismo es un problema que afecta a los dos países BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. Efectivos de la Guardia Civil se encuentran desde ayer en Lisboa para trabajar con la Policía portuguesa después del hallazgo del coche con explosivos en Ayamonte. El director de la Central de Combate al Bandidaje (CCB) de la Policía Judicial (PJ) Luis Neves, confirmó a ABC que existe mucha materia para trabajar en conjunto y lo estamos haciendo a contrarreloj El pasado jueves, a última hora de la mañana, la Benemérita se puso en contacto con la Policía lusa para informar de la operación que se estaba llevando a cabo. Desde este primer momento hemos mantenido un contacto directo, personal y permanente con nuestros colegas subraya Luis Neves. Tal y como exige la legislación lusa, en Portugal se ha abierto paralelamente una investigación, porque el problema de España es igualmente el problema de Portugal, al tratarse de un asunto tan importante para nosotros como es el de combatir el terrorismo Sin querer dar datos sobre la investigación, el director de DCCB informó de la llegada de colegas españoles a nuestras oficinas de Lisboa a primera hora de esta mañana (por ayer jueves) Según Neves, tenemos muchos elementos para trabajar y es muy importante que exista intercambio de información entre los agentes policiales de cada país Preguntado sobre la posible búsqueda de un apartamento que podría ser propiedad de la banda terrorista, Luis Neves aseguró tajantemente que este dato es mentira remitiéndose nuevamente a la necesidad de continuar con el intercambio de información de los dos países para llegar a alguna conclusión. En estos momentos estamos llevando a cabo una colaboración directa añadió el responsable de la Central de Combate al Bandidaje. Hay indicios que llevan, por tanto, a pensar en una posible actividad de ETA en Portugal, ya que el coche abandonado fue alquilado en Lisboa y el viaje era de regreso, o al menos se detuvo en el sentido que conduce al territorio luso. La empresa Rentilusa emitió ayer un comunicado asegurando que alquiló el referido vehículo por dos años a una empresa de rent- a- car denominada Ride On No obstante la matrícula 51- BX- 80 está registrada a nombre de Rentilusa. Preocupación en Portugal