Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL VIERNES 22 s 6 s 2007 ABC Un judío ortodoxo quería atentar contra la marcha gay JERUSALÉN. La Policía israelí detuvo a un habitante del barrio ortodoxo judío de Mea Shearim, en Jerusalén, al ser descubierto con una bomba de fabricación casera, y a otros quince sospechosos, acusados de querer sabotear la marcha del orgullo gay que se celebró ayer por la tarde. En declaraciones a la Policía, el detenido manifestó que el propósito de la bomba era impedir la asistencia al evento. Mickey Rosenfeld, portavoz de la Policía, indicó a Efe que más de siete mil agentes recorrían varios sectores de la ciudad, entre ellos el barrio ultraortodoxo de Mea Shearim, donde se produjeron manifestaciones violentas en los últimos días en protesta por la marcha. Una judía ortodoxa increpa a los homosexuales que protagonizaron ayer la marcha del orgullo gay en el centro de Jerusalén EPA Donde Hamás no llegue, ya llegará Alá Los palestinos de Gaza parecen creer primero en Alá y luego en el Movimiento de Resistencia Islámico, Hamás, pero quien realmente les soluciona la vida es la cooperación internacional. Una normalidad ficticia, sin tiros ni barricadas, invade hoy la franja POR LAURA L. CARO CORRESPONSAL GAZA. Sí, estamos felices con la seguridad que hay estos días y ahora qué, ¿me va a preguntar por las finanzas del Gobierno? Nosotros creemos que todo está bien en manos de Alá. Confiamos en que Alá se ocupará de esto y que conseguirá que la comunidad internacional nos ayude Sentado debajo de una sombrilla en la playa mediterránea de Gaza con toda la familia, como hacía años que no sucedía, a Abu Bashar, maestro de primaria de inglés, lo del aislamiento político de Hamás que ha tomado por asalto el poder en la Franja de Gaza, y lo de que el embargo no se levanta, parece traerle sin cuidado. Así llevan año y medio y han sobrevivido. La playa está que revienta de niños. Dios proveerá. En las tiendas hay lo de siempre, el mercado de frutas de la plaza de Al Zahar rebosa de sandías, y hasta la escalada de precios de los primeros días se ha frenado en seco: los chicos de Hamás se pasaron negocio por negocio advirtiendo que todo el peso de la Sharía- -la Ley Coránica- -caería encima de los usureros. Y el saco de harina blanca- -producto que aporta el 80 por ciento de las necesidades nutricionales de la dieta en Gaza- que llegó a costar 150 shekels, ya está en sus 85 de antes. Si acaso el tabaco, que subió un 30 por ciento de golpe y ahí sigue, en 12 o 13 shekels por paquete apunta resignado el dueño de un puesto de la calle Omar al Moqtada. Una pequeña fortuna, pero qué se le va a hacer. Los palestinos de la franja viven al día. Es lo que hay. Y están más que fascinados con el orden nuevo de que no se oiga un tiro, de que en las calles no haya barricadas ni encapuchados. De que sus hijos vuelvan a salvo todas las noches a casa. Hamás ha inventado con puño de hierro una normalidad ficticia, que eclipsa escaseces como la de medicamentos en farmacias y hospitales, y la mayoría cuenta con que ya sabrá Hamás utilizar ese mismo poder para que no les falte de nada. Si Estados Unidos e Israel se ponen de acuerdo para apoyar a Fatah en Cisjordania hasta provocar una mejora de vida dramática -como ha anunciado el primer ministro hebreo, Ehud Olmert- Hamás no se va a quedar de brazos cruzados viendo cómo se ignora al millón cuatrocientos mil palestinos que viven aquí Hay una inercia social que invita sencillamente a esperar. Alá estará con nosotros explica con una sonrisa el profesor Mohammed Allur, que no está en la playa, ni tiene pinta de ser un fanático, aunque por su barrio no todo son optimismos. No se fía De algún modo, no nos queremos dar cuenta, pero el día acabará siendo más oscuro que la noche. Yo no confío opina Zaida Sheik, que viene de com- prar aceite, arroz y pasta ahora que hay por si cierran las fronteras y vienen tiempos peores. La gente en Gaza parece creer, por este orden, en Alá y ahora en Hamás, pero quien les sostiene la vida es la cooperación internacional. Hay un 40 por ciento de paro y un 52 por 100 de los habitantes depende para sobrevivir de la ayuda exterior. De la Cruz Roja y la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) que son quienes están peleándose con Israel para introducir en la franja los camiones de alimentos que permiten a Gaza seguir adelante mientras Abu Bashar está en la playa. No hay que temer el embargo ni el aislamiento, Alá- -las organizaciones de ayuda humanitaria- -proveerán. Mubarak reúne el lunes en Egipto a Abbás y Olmert para aislar a Hamás ABC JERUSALÉN. El presidente egipcio, Hosni Mubarak, en un claro intento por cerrar filas contra Hamás, anunció ayer que ha invitado a reunirse la próxima semana en Sharm el Sheij al primer ministro israelí, Ehud Olmert, al presidente palestino, Mahmud Abbás, y al rey Abdalá II de Jordania. El Gobierno egipcio explicó que la reunión pretende afianzar el apoyo a Abbás por parte de la comunidad internacional y, en concreto, de los líderes regionales para aislar al Movimiento de Resistencia Islámico (Hamás) después de la toma de la Franja de Gaza, informa Ep. Un día después de la cumbre del lunes en Sharm el Sheik, Mubarak tiene previsto reunirse con el rey saudí Abdulá para unificar el bloque de las naciones árabes en apoyo a Abbás, según informó el diario israelí Haaretz Más allá del objetivo de mantener un proceso de paz tras los sucesos en Gaza, Egipto y otros países árabes temen el impacto que puede provocar en la región el control de Gaza por parte de Hamás. Jordania, Arabia Saudí y Egipto han reiterado ya que el gabinete formado por Abbás en Cisjordania es el legítimo Gobierno de los territorios palestinos. El secretario de prensa del egipcio Partido Nacional Democrático, Ali Eldin Helal, señaló que su país hará lo que pueda para impedir un estado islámico en Gaza. Escasez de alimentos