Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 22 s 6 s 2007 Decisiva cumbre en Bruselas INTERNACIONAL 39 Londres exige que la Carta no esté por encima de su Justicia Blair se siente obligado a no ceder en las demandas británicas para no dejar una difícil papeleta a su sucesor, Brown EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Tony Blair afronta un difícil Consejo Europeo. Si cede en las principales posturas británicas, dejará una muy difícil papeleta a su sucesor, Gordon Brown, que deberá lidiar la reclamación de un referéndum; y si no cede, no podrá despedirse del cargo ante el aplauso general de sus socios europeos y su memoria no quedará como la del gobernante europeísta que siempre ha asegurado ser, amén de que pondría en serio peligro posibles puestos futuros. En busca de un complicado equilibrio, Blair parece dispuesto a asumir la renuncia del veto británico en una batería de materias, a cambio de que la Carta de Derechos Fundamentales incluya explícitamente que sus disposiciones no afectan a los tribunales del Reino Unido. Blair desea que la Carta afecte a la instituciones europeas, como la Comisión y la Corte de Justicia, pero no directamente a los Estados miembros. En declaraciones a The Times antes de partir hacia Bruselas, el primer ministro indicó que desea que se ponga por escrito en la Carta que ésta no podrá alterar la ley británica y que no será apelable en las cortes británicas Esa proclamación de derechos fundamentales es la que provoca un mayor rechazo entre la población del Reino Unido y constituye la principal munición del Partido Conservador contra la Unión Europea. La idea de un marco de derechos superior al nacional, que vincule a los tribunales del país por encima de la propia legislación, es algo que solivianta una tradición insular británica de siglos. Blair también insiste en que no aceptará algo que desplace el papel de la política internacional británica ni nuestro ministro del Foreign Office En este sentido, mantiene su exigencia de que la figura del coordinador de la política exterior común no adopte el nombre de ministro de Exteriores europeo. En cambio, según denuncian los conservadores, el Reino Unido podría admitir la renuncia al veto hasta en una cincuentena de asuntos, tales como energía (la UE podría bloquear acuerdos bilaterales de Estados miembros con otras naciones) o políticas de protección civil (planificación antiterrorista conjunta) Blair está decidido a no traspasar la línea que separa una reforma del tratado existente de la aprobación de un nuevo tratado, lo que obligaría a Gordon Brown a convocar un referéndum en el Reino Unido sobre el nuevo texto. Aunque se trata de una línea ciertamente difusa, cualquier acuerdo que se alcance debería dar suficientes cartas al nuevo primer ministro para evitar la consulta popular que se prometió en su día sobre la fallida Constitución. A sólo cinco días de acceder al 10 de Downing Street, Brown está en permanente contacto con Blair estas decisivas jornadas. Tony Blair busca trabajo El futuro ex primer ministro británico podría ser designado jefe del Cuarteto mediador para Oriente Próximo E. SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. La despedida de Tony Blair de la escena europea en este Consejo Europeo es la segunda de este año, después de la de Jacques Chirac en Berlín. ¿Ha vuelto a escuchar alguien el nombre del ex presidente francés después de que éste dejase el Elíseo? Todo indica que Tony Blair no tiene intención de desaparecer de la misma manera de la escena internacional y estaría buscando un acomodo para seguir explotando sus conocimientos después de más de una década como primer ministro británico. Jefe del cuarteto para las negociaciones de paz en Oriente Próximo, presidente permanente del Consejo de la UE son algunas de las ofertas de trabajo que se mencionan hasta ahora para un personaje que ha pesado tanto en la política internacional. Seguramente no será ninguno de estos puestos, pero es evidente que está buscándose uno. La Prensa anglosajona más antieuropea ha presentado el caso diciendo que Blair se está dedicando literalmente a hacer el Schroeder que se traduciría más o menos en prepararse el porvenir en la recta final de su gestión con ciertos ajustes. Esta Prensa recuerda que el canciller socialdemócrata alemán firmó, en efecto, un supercontrato con Rusia para el suministro de gas en sus últimos meses en el cargo, y después aceptó sin el menor rubor un puesto directivo en la sociedad que gestiona ese contrato. De Blair dicen sus enemigos que aceptará concesiones en el diseño institucional de la Unión Europea antes de dejar el 10 de Downing Street, a cambio de ser designado como el primer presidente permanente del Consejo. Aunque estas maledicencias fueran ciertas, serían previsiones difíciles de concretar puesto que, en el mejor de los casos, la puesta en marcha de un puesto como éste no sucederá antes de dos años y en términos políticos, ¿quién puede saber donde estará Blair dentro de dos años? Además, con los antecedentes de Blair, que el nuevo presidente de Francia Nicolás Sarkozy le haya señalado no se sabe si es un halago o una maniobra para excluirlo. La opción de ser el mister cuarteto para la paz en Palestina parece aun más irrealista. Si el resultado de la intervención en Irak hubiera sido diferente, los expertos no se ponen de acuerdo sobre si sería o no una buena idea, pero tal como están las cosas, el prestigio del primer ministro británico en el mundo árabe no está en su mejor momento. Fuentes diplomáticas europeas calificaron literalmente como un desastre la gira de despedida que acaba de hacer por la región. En todo caso, ocuparse de un asunto tan espinoso como el de Palestina, parecería más bien un castigo antes que un premio. Tal como están las cosas, los analistas europeos insisten en que, para empezar, el futuro ex primer ministro se merece un descanso. AP Sarkozy y Royal relajan sus viejas tensiones en el Palacio del Elíseo PARÍS. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, recibió ayer a su ex rival socialista en las presidenciales, Ségolène Royal, dentro de la ronda de consultas que realiza con todos los responsables políticos. Fue su primer encuentro cara a cara tras su tenso debate televisado de mayo. Según la ex candidata socialista, la reunión transcurrió en un clima de trabajo y estuvo centrada en la cuestión europea y no en la política interna francesa. ABC. es Galería de imágenes de la cumbre europea en Bruselas en abc. es internacional