Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional VIERNES 22- -6- -2007 ABC Como manda la tradición, los jefes de los gobiernos y los responsables de la UE posaron para la foto de familia de la nueva cumbre, esta vez en la capital comunitaria Merkel telefoneó a Brown en un primer intento de despejar la amenaza británica Gran Bretaña y Polonia mantienen sus reticencias a la espera de los últimos gestos en la negociación de hoy en la cumbre ENRIQUE SERBETO, CORRESPONSAL BRUSELAS. La canciller alemana ha preparado concienzudamente esta cumbre vital para el futuro de Europa. Desde que los dirigentes continentales llegaron ayer a Bruselas, solamente ha dado una ocasión para que intervengan aquellos que tengan puntos de vista divergentes. El resto del tiempo lo ha programado de manera que será ella la única que va a tener el conocimiento de las posiciones de todos los demás y la información necesaria para hacer ofertas a los reticentes. Las apuestas estaban anoche al cincuenta por ciento con un ligero avance a favor del acuerdo. Identificada Gran Bretaña como el principal obstáculo, que se agazapaba hasta ahora en el irredentismo polaco, la canciller tiene todo el día de hoy para maniobrar en busca de un consenso. Y lo primero que hizo, antes de llegar a Bruselas, fue llamar a Londres a Gordon Brown, que ha de ser el que tendrá que lidiar con un acuerdo que Tony Blair firmará- -si lo hace- -horas antes de dejarle el cargo. La conversación fue bastante larga y, según fuentes diplomáticas europeas, no ha sido concluyente, pero al menos ha dejado claras las cosas para poner en marcha el resto del proceso. No es lo mismo negociar por teléfono pero se puede hacer dijeron fuentes británicas, conscientes de que por primera vez el negociador más importante no se encuentra en Bruselas. La radicalización de las posiciones británicas se atribuye de hecho a la intervención personal de Brown, y los expertos son unánimes en decir que llevan el sello del escocés, que va marcando el camino de lo que va a ser su política europea en lo que queda de legislatura. El otro país reticente, Polonia, tiene otro tipo de incógnitas, puesto que en la especial circunstancia en la que se encuentra en Bruselas, siguen sin saber cuál de los dos hermanos Kacynski- -el presidente, como se ha anunciado, o su hermano, el primer ministro- -es el que está en la reunión. Los polacos han interpretado el compromiso hispano- francoitaliano como un intento de Francia de ayudarles en sus reclamaciones y de facilitarles el camino hacia un punto de encuentro, aunque al menos formalmente siguen diciendo que si no se acepta que la cuestión del voto esté en el mandato para preparar la conferencia intergubernamental, no piensan dar el sí. El problema es que éste es el capítulo más importante de los que Alemania quiere dejar cerrado antes de terminar su semestre de presidencia y que unos y otros están estirando de la misma cuerda en distintas direcciones. El aviso inglés, del cheque al opt- out M. NÚÑEZ CORRESPONSAL BRUSELAS. El poder real del Reino Unido en la UE es infinitamente superior al interés que tiene este país por pertenecer al club europeo. Cada vez que hay una negociación importante los británicos aparecen con el famoso ¿Qué hay de lo mío? sin ninguna intención de ceder ni un ápice su posición, una de las reglas básicas comunitarias para lograr acuerdos. En diciembre de 2005, en plena negociación del presupuesto comunitario hasta 2013, todo estaba casi cuadrado a excepción del famoso cheque británico que tuvo que mantenerse. Ahora Londres pide un opt- out para poder dejar de aplicar las políticas europeas que no les gusten. Una cumbre europea más, cualquier acuerdo pasa por un país, Reino Unido, que por no implicarse en Europa no tiene ni siquiera el euro. Escuchar a todos Merkel ha dicho que piensa escuchar a todos y que está dispuesta a tener en cuenta todas las posiciones pero su objetivo declarado es también el imponer la propuesta de mandato en una redacción que sea lo más parecida posible a lo que ha diseñado la presidencia, para que cuando se formalicen los puntos concretos de las reformas de los tratados, esté ya todo atado y bien atado. A lo largo del día se han visto otros gestos como el del presidente del Parlamento, el democristiano alemán Hans- Gert Pöetering, que en su discurso tradicional ha dicho que el ingreso de Croacia podría convertirse en una excepción, puesto que sin acuerdo sobre la reforma institucional no serían posibles sucesivas ampliaciones. Pöetering ha mencionado incluso a Ucrania como horizonte, sabiendo que es uno de los objetivos estratégicos de Polonia, pero por razones que en estos momentos no se le escapan a nadie, se ha olvidado de mencionar a Turquía, pese a que es el proyecto más querido de Gran Bretaña, lo que ha suscitado a su vez las suspicacias de los periodistas turcos. Al que no le habría gustado nada escuchar el nombre de este país es precisamente a Nicolas Sarkozy, que hacía ayer su entrada en el olimpo de las cumbres europeas. La llegada de un nuevo presidente francés es todo lo que se había estado esperando después del desastroso efecto del no en el referén-