Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21- -6- -2007 Mahmud al Zahar Un ex ministro de Hamás avisa a Abbás: Si no nos llega dinero, se quedan sin Gaza 35 España reclamará siete eurodiputados más por el aumento de su población Zapatero no ha buscado compensaciones por su flexibilidad para reformar el Tratado LUIS AYLLÓN MADRID. La delegación española, encabezada por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, recordará durante las reuniones del Consejo Europeo que hoy se abre en Bruselas, que a nuestro país le corresponderá aumentar a partir de 2009 el número de eurodiputados con que cuenta actualmente, debido al aumento de población experimentado en España, que supera ya los 45 millones de personas, según fuentes gubernamentales. En concreto, España cree que se le deben atribuir siete nuevos escaños. En función del Tratado Constitucional, existe un acuerdo político por el que una vez entre en funcionamiento- -en principio, a partir del año 2009, que termina la vigencia del Tratado de Niza- -se aumente el numero total de eurodiputados, que hoy es de 732, hasta alcanzar los 750. Los cálculos hechos por los técnicos españoles, teniendo en cuenta una serie de correcciones incluidas en el acuerdo, por las que ningún país podrá tener menos de seis eurodiputados ni tampoco más de 96, dan a España esos siete nuevos escaños. Ahora mismo, según el Tratado de Niza nuestro país tiene 54 escaños, pero al haberse ampliado la UE a Rumanía y Bulgaria, nos corresponderían sólo 50. Con el nuevo sistema del Tratado Constitucional, España debería pasar a tener 57 europarlamentarios. Sin embargo, la situación creada por el acuerdo de reformar el Tratado Constitucional, puede poner en peligro que esas estimaciones se hagan realidad, motivo por el que la delegación española tendrá que plantear el asunto en las enrevesadas reuniones que se avecinan en Bruselas. Éste es uno de los puntos que llevan en la agenda los negociadores españoles que han dado a conocer una docena de asuntos que consideran sus líneas rojas, especialmente la pervivencia de la toma de decisiones por mayoría cualificada en las cuestiones de Justicia e Interior. Asimismo, han anunciado que defenderán el mantenimiento de la figura y las funciones del ministro de Exteriores de la Unión frente a quienes, desde Londres, quieren eliminarla. Pese a todo, según algunos observadores de la negociación, se echa de menos que el Gobierno no haya intentado buscar alguna compensación por el hecho de haberse mostrado tan flexible y receptivo a modificar el Tratado Constitucional aprobado por los españoles en referéndum. De Niza a quién sabe dónde Los líderes de los Veintisiete intentarán cerrar un acuerdo sobre un nuevo tratado institucional, que reformará los anteriores y cambiará aspectos tan importantes como la toma de decisiones en la UE o su personalidad jurídica MARIBEL NÚÑEZ CORRESPONSAL BRUSELAS. El Tratado de Niza de 2001 por el que se rige ahora la Unión Europea se ha quedado obsoleto para un club, Europa, que cuenta ya con 27 miembros. Para resolver esta parálisis se hizo una Constitución europea, en la actualidad en el limbo ya que, como no ha sido ratificada por todos los países, no ha entrado en vigor. El reto ahora es redactar un nuevo tratado institucional, que modificaría los ya existentes en diversos aspectos, y que lanzaría la Conferencia Intergubernamental (CIG) de carácter técnico. Estos son algunos de los aspectos más importantes de la negociación: los países miembros que representen un mínimo del 65 de la población de la UE. Polonia rechaza este sistema porque discrimina a los países medios en poder de veto. El resto no quiere reabrir la negociación. Iniciativa de los ciudadanos Tarjetas amarillas Los Parlamentos nacionales, que ahora no tienen ningún peso en la legislación europea, tal y como establece Niza, pasarán a tener capacidad para opinar sobre las iniciativas que vengan de Bruselas, algo así como una especie de tarjeta amarilla en fútbol. Holanda pide que se le de más poder a estas instituciones. Presidente de Europa Míster Europa La Constitución plantea que Europa debe tener un Presidente, lo que no se contemplaba en Niza, que debe ser elegido por los Veintisiete con un mandato de cinco años. Podría haber acuerdo en este punto. Política exterior más común Una sola voz fuera de las fronteras europeas La Constitución propone la creación de un ministro de Asuntos Exteriores, una novedad respecto a Niza, que se encargaría también de asuntos de terrorismo y misiones de paz, además de representar a la UE fuera, junto al Presidente de Europa. La propuesta podría mantenerse aunque con un cargo menos ampuloso. Líneas rojas Representación popular Un Parlamento Europeo con más poderes El Parlamento Europeo, al que Niza le da poderes sólo relativos ya que hay muy pocos temas en los que sea imprescindible la codecisión, gana posiciones con la Constitución, sobre todo en Justicia e Interior. Podría salir adelante. Sistema de toma de decisiones De mayoría cualificada a doble mayoría Es la madre de todas las batallas, sobre todo para Polonia. En la actualidad rige la mayoría cualificada que emana del Tratado de Niza de 2001, que supone que cada país tiene un número de votos según su peso demográfico. Alemania, Francia, Gran Bretaña e Italia tienen 29 votos; Polonia y España 27; mientras que Malta, el país más pequeño de la UE, cuenta sólo con 3. Tras la ampliación de la UE de 2004. la mayoría cualificada supone tener 255 votos de un mínimo de dos tercios de los 27 Estados y el 62 de la población total. La Constitución europea plantea la doble mayoría, que se logra con un mínimo del 55 de Flexibilidad u opt- out Menú a la carta Otra novedad respecto a Niza es que la Constitución deja que algunos países europeos puedan o no aplicar un norma comunitaria, el opt- out en inglés. Podría salir adelante este menú a la carta aunque hay dudas jurídicas de que pudiera aplicarse en política exterior. Derechos Fundamentales Reservas británicas A estas alturas Reino Unido cuestiona que en el nuevo tratado institucional haya una referencia explícita a los considerados como derechos fundamentales de los europeos, entre los que está la libertad de religión, el derecho a la educación o a trabajar en condiciones dignas. Londres dice que interfiere en su legislación interna. Nuevo reparto de poderes Menos comisarios Los actuales 27 comisarios que tiene ahora el Ejecutivo comunitario, fruto también de Niza, se quedarán reducidos a dos tercios del número de Estados y serán rotatorios. Tiene posibilidades de salir adelante.