Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21- -6- -2007 El CGPJ ve otros responsables en el caso de la juez de Motril, a la que abre expediente 11 consideraciones ideológicas y aunque no compartamos el modelo estratégico y de construcción política, estamos de acuerdo en que existe una realidad con vínculos sociopolíticos, culturales, lingüísticos e históricos llamada Euskal Herria Según Gara ambas partes pactaron finalmente la siguiente declaración, que es muy similar a la que Zapatero pronunciaría finalmente en junio de 2006: El Gobierno español respetará las decisiones que sobre su futuro adopten libremente los ciudadanos vascos. Dichas decisiones deberán ser adoptadas en ausencia de cualquier tipo de violencia o coacción, respetando las normas y procedimientos legales, los métodos democráticos y los derechos y libertades de los ciudadanos El Gobierno español entiende que son los partidos políticos vascos, así como los agentes sociales, económicos y sindicales, en los foros que constituyan, quienes alcanzarán los acuerdos y establecerán los mecanismos de negociación y aplicación correspondientes El Gobierno español entiende además que los acuerdos adoptados por los representantes de la ciudadanía vasca, lo serán con el máximo consenso posible, teniendo en cuenta la pluralidad política existente y en plena igualdad de condiciones para todas las opciones políticas Finalmente, en cumplimiento de la resolución del Congreso del 17 de mayo de 2005, el Gobierno abrirá un proceso de diálogo con ETA respetando en todo momento el principio democrático e irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular Declaración pactada Ibarretxe lleva a Moncloa la tesis de ANV Pide la retirada de la Ley de Partidos, reabrir el proceso una y mil veces un cambio radical en la política penitenciaria y mantiene su idea de plantear el referéndum aunque haya violencia CRISTINA DE LA HOZ MADRID. El lendakari, Juan José Ibarretxe, se fue ayer de Madrid tal y como vino, es decir, con todos sus principios incólumes, sin variar un ápice su análisis de la realidad- -por mucho que los hechos hayan variado sustancialmente en las últimas semanas- ni sus proyectos de futuro. Quizá lo más llamativo es que ofreció al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, una implicación máxima, total y absoluta de su Ejecutivo y de las instituciones vascas en la política de seguridad, en la defensa de los derechos fundamentales y en el reconocimiento de las víctimas. En definitiva, colaboración policial, pero incluso limitada a los tres capítulos antes enunciados, porque pocas coincidencias hubo en todo lo demás. Para empezar, bien es cierto que el lendakari salió ante la prensa en socorro de Zapatero cuando aseveró que el empeño presidencial respecto al proceso de paz ha sido honesto y ha merecido la pena al margen de los aciertos y errores, que de todo ha habido A continuación, insistió en que nunca se deben cerrar puertas a procesos de paz: en esta vida hay que arriesgar e intentarlo una y mil veces Pero dicho esto, comenzó a esbozar las condiciones de su apoyo al jefe del Ejecutivo, buena parte de las cuales coinciden con las que plantea ANV como la situación de los presos, el referéndum por la autodeterminación y el final de la ley de partidos. Para empezar, dijo que el espacio de colaboración con el Gobierno no puede quedar invadido por el debate de las iniciativas legítimas de cada uno de nosotros lo que quiere decir que mantiene intacta la intención de convocar un referéndum, porque a juicio del lendakari, en una interpretación libérrima del papel de las instituciones, el Parlamento español no puede imponer su decisión al Parlamento vasco por lo que a pesar del rechazo abrumador de su Plan en el Congreso de los Diputados sigue existiendo un estatuto político que se aprobó por mayoría de la cámara autonómica. Además, para Ibarretxe es ahora irrelevante que el debate soberanista se desarrolle en un escenario de violencia, porque esperar a que la banda deje de matar para poder presentar iniciativas es entregar la gestión de la agenda política y de los tiempos políticos a ETA Sentadas estas bases, vino la andanada posterior. Si en este camino no existe ningún matiz- -se refería a la colaboración con el Gobierno- no debe trasladarse la idea de que en la lucha contra la violencia cabe todo Y no cabe, a su juicio, la política de exclusión que representa la Ley de Partidos o de vulneración de derechos incluso para las personas que han cometido terribles delitos en alusión a la política penitenciaria y al caso De Juana Chaos. Si en ese camino, reiteró, mezclamos viejas fórmulas del pasado, no acompañaremos al presidente del Gobierno. El Gobierno calificó el encuentro de cordial y, a diferencia de Rajoy, Zapatero bajó un par de escalones para recibir al lendakari