Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 AGENDA Tribuna Abierta MIÉRCOLES 20 s 6 s 2007 ABC Santiago Grisolía Bioquímico PROBLEMAS N la época en que emigré a los Estados Unidos, la entrada al país estaba condicionada a satisfacer una revisión realizada por las autoridades médicas, que incluía una placa de Rayos X para descartar la tuberculosis, una enfermedad que creíamos casi controlada pero que vuelve con nuevos bríos, y en algunos casos con cepas intratables con los medicamentos disponibles. Así, no me extraña que en aún en nuestros días algunos países, como tengo entendido ocurre en Australia, requieren evidencia médica de ausencia de tuberculosis, paludismo y sida para permitir la entrada al país. Desde luego, Australia, durante mucho tiempo, tuvo vetados a los japoneses y orientales en general, como consecuencia de los excesos y brutalidades durante la Guerra Mundial. Pero una cosa es controlar la peligrosidad de la tuberculosis y otras enfermedades cada vez más transmisibles por el incremento en viajes y otra es el excluir a personas de determinadas áreas geográficas. VIEJAS EPIDEMIAS CON NUEVOS Hay un elemento más por el cual se debe controlar la emigración; ya que están reapareciendo antiguas enfermedades que creíamos controladas, incluyendo muchas tropicales. Es por tanto un deber moral y ético para con nuestros conciudadanos, el control de la entrada de personas que no cumplan un mínimo de condiciones sanitarias aceptables E diversos vuelos. Las compañías aéreas están tratando de localizar a los restantes viajeros de sus múltiples enlaces aéreos para descartar que hayan sufrido una infección. No se trata de crear el pánico y volver a los guetos. El temor social a las enfermedades conduce a que quienes las padecen tarden más en reconocer que están enfermos por miedo a la discriminación, y ello agrava las consecuencias para el infectado y favorece la dispersión de la enfermedad. Si los enfermos saben que serán diagnosticados, tratados con respeto y cariño y que se tomarán las medidas oportunas para mejorar su salud y evitar que otros enfermen, será mucho más fácil controlar las enfermedades. Porque de eso se trata, no de limitar la libertad. por el cual se debe controlar la emigración; ya que están reapareciendo antiguas enfermedades que creíamos controladas, incluyendo muchas tropicales. Es por tanto un deber moral y ético para con nuestros conciudadanos, el control de la entrada de personas que no cumplan un mínimo de condiciones sanitarias aceptables y también, al mismo tiempo, que se informe y se propongan remedios a los países de procedencia de estas personas. Estos remedios, incuestionablemente, deben incluir la donación económica suficiente para la prevención de infecciones y el tratamiento de los afectados. Acabo de leer en un periódico que el 10 por ciento, aproximadamente, de rumanos padecen hepatitis B ó C y según decía el mismo periódico, no existen posibilidades de tratamiento en Rumanía. Desgraciadamente, el mayor problema actual por lo que se refiere a las enfermedades infecciosas, es, como señalaba la Infectious Diseases Society of America, que un 70 por ciento de las infecciones contraídas en los hospitales lo son por microbios resistentes, al menos, a un antibiótico, debido al mal uso que hemos hecho de ellos. Y la situación puede agravarse, puesto que desde 1963 no se han diseñado o descubierto nuevas clases estructurales de Ahorahayunelementomás antibióticos. Hasta hace unos veinte años, la industria farmacéutica era capaz de introducir en el mercado una media de cinco nuevos antibióticos cada año, pero este número se está reduciendo como evidenciaba la revista Nature Biotechnology en su editorial de febrero de este año, que resaltaba los escasos beneficios que las compañías farmacéuticas obtienen de los antibióticos. dos taurinos conocen el monumento de La Plaza de Las Ventas, que dice A Fleming, los toreros agradecidos como reconocimiento por el papel de la penicilina en la prevención de las infecciones que acabaron con la vida de muchos de ellos (lo que molestaba mucho a Ernst Chain, que compartió con Fleming y Florey el Premio Nobel en 1945 y no obtuvo reconocimientos populares por ello) Hoy la penicilina, cuya prescripción comenzó tras la Segunda Guerra Mundial, se enfrenta cada vez a más bacterias patógenas que no sucumben cuando se administra. Los microbios llevan muchos siglos de ventaja a los humanos en cuanto a adaptabilidad génica para lograr la superviviencia. Por todo ello, en la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados hemos realizado este año dos encuentros comple- Seguroquemuchosaficiona- mentarios en que analizábamos el problema: Enfermedades emergentes y reemergentes y Los virus y nosotros que quedarán recogidos en sendos libros. Porque no pensemos que se trata de un problema de los países pobres o que sólo afecta a los inmigrantes: en un reciente programa de la CNN, se exponía el problema ocasionado por un viajero de avión, afecto de un tipo de tuberculosis intratable, puesto que el 50 por ciento del aire que se respira en el avión es reciclado. Las compañías aéreas intentaban tranquilizar a las personas diciendo que las bacterias o los virus no se propagan a mucha distancia, no más allá de varios sitios en el avión, pero también alertan sobre la frecuente posibilidad de contagiarse del constipado común o la gripe en los aviones. Me parece una llamada importante de alerta. fecciones es un riesgo en aumento, sobre todo con el excesivo uso de los viajes aéreos, muchas veces innecesario, especialmente desde que existen vuelos baratos. Los desplazamientos de población están creciendo de modo alarmante puesto que también los aviones son culpables de la producción de gran cantidad de CO 2. Así, también la CNN, presentaba en su programa de viajero internacional un reportaje reciente sobre las emisiones de un viaje en avión desde Londres a Vancouver: el actor de dicho viaje plantaba, antes de despegar, siete árboles como compensación por su contribución al aumento de CO 2 debido al vuelo. Hace más de medio año, con motivo de la inmigración masiva que está recibiendo España desde hace varios años, escribí a un alto cargo del Gobierno, haciéndole una serie de propuestas- -entre las que incluía, como razón poderosa para limitar la entrada de jóvenes en cayucos en los que se juegan la vida, el que estos jóvenes representan, en general, la más importante fuerza motriz para sus países de origen. Cualquier inmigrante necesita poseer, entre otras peculiaridades, la intrepidez suficiente para ser capaz de abandonar su ciudad natal. Larápidaextensióndelasin- Cuando había finalizado este artículo las noticias advierten del aislamiento de dicho joven a su regreso a Estados Unidos. Y descubrimos que este abogado de Georgia de 31 años, a pesar de haber sido diagnosticado de una forma de tuberculosis especialmente resistente a los fármacos disponibles, la ocasionada por la cepa XDRTB, decidió realizar su viaje de novios recorriendo Europa en mo Inglaterra, cualquier carta enviada formalmente a algún miembro del Gobierno Británico, incluyendo la Casa Real, es contestada en un máximo de quince días laborables, yo, como es costumbre, recibí el silencio administrativo que en este caso no sé si indica que mis propuestas no agradan o tan sólo un ejemplo más de las costumbres poco amables y recomendables de muchos de nuestros paisanos, especialmente en puestos oficiales. Aunqueenciertospaísesco-