Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MIÉRCOLES 20- -6- -2007 ABC Sarkozy cierra su segundo gobierno con más socialistas y mujeres de origen inmigrante Nombra a la primera ministra de Economía de la historia de Francia e incorpora al seleccionador nacional de rugby JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El segundo gobierno de Nicolas Sarkozy, tras la victoria en las pasadas elecciones legislativas, confirma y amplía los proyectos de cambio y ruptura: más mujeres en la cúspide del poder político, más ministros socialistas, más personalidades de la sociedad civil, con inmigrantes, negros y deportistas emblemáticos. La derrota inesperada de Alain Juppé, en Burdeos, ha obligado al presidente y su primer ministro, François Fillon, a un reajuste gubernamental más ambicioso del previsto. Condenado a dimitir, Juppé era ministro de Estado, número dos del Gobierno, con un ministerio de nuevo cuño, a la medida de un peso pesado político. Le sucede Jean- Louis Borloo, conservador reformista, obligado a abandonar el ministerio de Economía y Finanzas por haber cometido algún desliz sobre la posible implantación de un IVA social. Sucede a Borloo, en Economía, una de las mujeres más famosas de Francia, Christine Lagarde. Una mujer cosmopolita al timón de la economía nacional. Una liberal realista al frente de las reformas de fondo. Una gran abogada curtida en la escena internacional, para consumar la ruptura con el inmovilismo socialista (Mitterrand) y conservador (Chirac) Sarkozy cabalga junto a la diputada de la UMP Nathalie Kosciusko- Morizet, nombrada ahora secretaria de Estado de Ecología forma, por el contrario, se confirman indispensables, a su modo de ver, para llevar adelante los cambios de fondo. El gobierno Sarkozy II aspira a integrar todas las familias de una Francia muy diversa, unida en sus valores de principio; liberalismo económico cosmopolita para acometer las reformas; reformismo social para integrar las nuevas sensibilidades ecológicas; defensa de una Francia multicultural y multirracial, con ministras nacidas en familias de inmigrantes norteafricanos; una secretaria de Estado de raza negra y confesión musulmana, para defender los derechos humanos junto a un ministro de Asuntos Exteriores que viene del humanismo socialista; una ministra del Interior de la gran tradición gaullista y es capaz de cantar los salmos en euskera. Como resume Sarkozy: No se puede reformar Francia desde la sensibilidad de una sola familia política HORIZONTE Ramón Pérez- Maura El resto de los grandes ministerios, Interior, Justicia, Exteriores, no han necesitado de ajustes particulares en su cabeza, pero sus secretarias de Estado constituyen otro ejemplo de apertura a la izquierda, paridad hombres- mujeres e integración de las distintas familias étnicas, culturales y religiosas de la misma Francia que Sarkozy aspira a restaurar en sus valores básicos. Elegido por cinco años, con una mayoría absoluta de más de cien diputados sobre la oposición de izquierdas, Sarkozy no necesitaba hacer nuevos gestos políticos de ningún tipo. No habrá elecciones generales ni presidenciales antes de cinco años. La apertura y la re- Paridad e integración ¿QUÉ LE PASA A FRANCIA? robablemente una de las grandes paradojas de Francia es que ni siquiera los propios franceses son capaces de explicar las circunstancias que determinan las coordenadas de su política. El resultado de las legislativas del pasado domingo ha sido una notable sorpresa porque frente a las previsiones de una marea azul que redujera a la izquierda a unas dimensiones similares a las de 1993 (57 socialistas y 23 P comunistas frente a 257 RPR y 215 UDF) la realidad ha sido bien distinta, con un recuento final que arroja 345 diputados para la UMP de Sarkozy y sus aliados frente a 210 socialistas, 15 comunistas y cuatro para los Verdes. El hecho de que la izquierda no sólo no haya sido ahogada por la anunciada marea de los sarkozistas, sino que además haya mejorado sustancialmente sus posiciones frente a los resultados de las legislativas de 2002 debe hacer reflexionar al presidente. Quizá el primer error se lo hayan dicho a gritos los electores al derrotar al número dos del Gobierno, Alain Juppé, el mejor ejemplo del escudero fiel de Jacques Chirac en los oscuros días de la alcaldía parisina que la judicatura intenta ventear ahora. Aun así, sí hay una novedad importante en estas elecciones. A lo largo de la V República se ha repetido, casi sin ex- cepción, el principio de que cada elección legislativa conllevaba la derrota del Gobierno. Lo que provocaba que cuando había desajustes entre las elecciones presidenciales y las legislativas- -algo que ya no ocurrirá tras la reducción sel septenato presidencial a quinquenio- -se generaban cohabitaciones como las que tuvieron Mitterrand y Chirac. Esta vez, la mayoría heredada por Sarkozy de Chirac sólo ha sido recortada- -contra todo pronóstico- -quizá por la confianza de unos electores que creían innecesario ir a votar. Es cierto que el Gobierno que ha convocado ha logrado ganar las elecciones, pero un socialismo que pasa por una crisis casi sin precedentes en la V República ha logrado un resultado muy notable. Ahora tienen que decidir si el mérito es atribuible a Ségolène Royal o a su extrañado François Hollande. Emoción.