Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20- -6- -2007 Cada diócesis decidirá si llama a la objeción de conciencia en Ciudadanía Monseñor Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal 11 secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores, Bernardino León, participara como emisario de Zapatero en las reuniones con ETA. Las fuentes consultadas por este periódico, sin embargo, se reafirmaron en la intervención del número dos de Moratinos en las negociaciones técnicas mantenidas con la banda. Por contra, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, desmintió rotundamente que su mano derecha en el Ministerio haya tomado parte en dichas reuniones. Por su parte, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, afirmó que no hay que darle ninguna credibilidad a esa información. En declaraciones a una emisora de radio, Caldera explicó que estas informaciones fueron publicadas por el diario Gara es decir que provienen del espacio de los terroristas y que por lo tanto, no conviene darles credibilidad, informa Ep. Además, Caldera defendió la credibilidad del desmentido que hizo el propio León, al que dijo conocer bien Si él ya ha desmentido las supuestas negociaciones, es que es cierto aseveró. Algo más tibio en su negación fue el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, que consideró bastante extraño que León participara en el diálogo entre ETA y el Ejecutivo. En el polo opuesto de indignada ebullición se mostró el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, quien aseguró en declaraciones a un canal de televisión que es radicalmente falsa la intervención de León. Ningún miembro del Gobierno participó nunca en ninguna conversación con la banda terrorista ETA indicó. ABC desveló las reuniones de Oslo Las conversaciones sobre ANV en abril Las citas a las que asistió Bernardino León Rubalcaba, quien esgrimió el mensaje ambiguo del ni confirmo ni desmiento Luego llegó el brutal atentado de ETA en la T- 4 del aeropuerto de Barajas en el que murieron los dos ciudadanos ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Estacio. El proceso estaba supuestamente roto y liquidado pero el 13 de mayo ABC desveló que Gobierno y ETA se habían reunido en abril en una ciudad europea para hablar de ANV y su presencia en las elecciones municipales del 27 de mayo. El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Diego López Garrido, y el secretario de organización del PSOE, José Blanco, hicieron gala de su vehemencia al desmentir dicha reunión. Pero la confirmación no tardó en llegar en mitad de la campaña electoral por dos vías: lo dicho por el propio Zapatero y lo publicado por Gara sobre los encuentros entre ETA y Gobierno y entre éste y Batasuna. Resulta curioso que compilaciones periodísticas de la ruptura de la tregua que contenían buena parte de las revelaciones adelantadas por ABC en su día hayan merecido el indulto de esta andanada de desmentidos por parte del Gobierno y el PSOE. La misma noticia, dos reacciones diferentes. Niega, que algo queda Para el Gobierno y el PSOE es como si no hubiera existido el proceso de paz ya que lo han desmentido todo, desde las reuniones previas al alto el fuego hasta los encuentros de abril y mayo de este año, pero todo se ha confirmado tarde o temprano POR J. ALBIOL MADRID. Cuando el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció en la pasada campaña electoral que el Ejecutivo había mantenido contactos con ETA tras el atentado de la T- 4, se vinieron abajo todos los desmentidos previos que negaban las informaciones publicadas por ABC y otros medios a este respecto. Zapatero no especificó, pero afirmó que la responsabilidad del Gobierno es tener la mejor información de lo que pasa en ETA en cada momento Durante las negociaciones entre el Gobierno y la banda terrorista, el proceso de negaciones siempre fue el mismo, puesto que el Ejecutivo y el PSOE se apresuraron a desmentir al principio y luego callaron ante la evidencia. Aún no han reconocido de manera oficial ningún contacto con ETA. Parece como si negarlo todo sirviera para convencer de que el célebre diálogo durante el proceso no hubiera existido. Pero todo lo publicado se ha confirmado más tarde o más temprano. Los hechos son aún más tozudos que los deseos partidistas. Para empezar, el Gobierno no ha reconocido las reuniones mantenidas en 2005 en Suiza- -centro Henri Dunant- -y Oslo entre el presidente del PSE, Jesús Eguiguren- -diseñador de la hoja de ruta del proceso y el cabecilla de ETA Josu Ternera. Unas reuniones que sentaron las bases para el alto el fuego permanente junto a los encuentros entre el propio Eguiguren y Arnaldo Otegi. Pero según la versión- -más bien la no versión -del Gobierno, dichos encuentros tampoco se han producido, al igual que el resto de la veintena de reuniones que han celebrado el PSE y Batasuna. Sólo hay una excepción: la entrevista entre los socialistas Patxi López y Rodolfo Ares y los batasunos Otegi y Rufino Etxeberría en un hotel de San Sebastián. Los líderes de Batasuna sí han reconocido los encuentros con los socialistas al hablar constantemente de los compromisos adquiridos Otro ejemplo del oscurantismo del Gobierno respecto al proceso tuvo lugar cuando el Ejecutivo no reconoció haber recibido una carta de ETA en la que le emplazaba a abrir negociaciones, pero este extremo también se confirmó tiempo después. La reunión de la primera quincena de diciembre entre representantes del Gobierno y la banda terrorista es la única que al menos no ha sido desmentida. Entonces fue el ministro del Interior, Alfredo Pérez ABC. es Especial sobre la ruptura de la tregua en www. abc. es Moraleda, López Garrido y Blanco son los más vehementes a la hora de desmentir informaciones que luego se confirman