Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DEPORTES MARTES 19 s 6 s 2007 ABC Una igualada guerra entre gemelos La guerra abierta entre Hamilton y Alonso se salda con 10 puntos a favor del ingles, a pesar de que sólo saca al español 13 4 segundos de ventaja en 2.105 kilómetros, evidencia de la igualdad entre ambos J. M. CORTIZAS BILBAO. La F- 1 sigue de enhorabuena. Se beneficia de la guerra sin cuartel declarada en McLaren- Mercedes. Ya no hay que especular, ni desviar la atención con mentirijillas más o menos piadosas. Cuenta la escudería con dos campeones en potencia gracias a haber dado forma al mejor coche del certamen. Vitaminado e irrompible, el MP 4- 22 esconde el secreto que hace posible que Alonso y Hamilton vayan a la greña por los circuitos de todo el mundo. No se trata de restar méritos a quien los muestra hasta por las orejas. Pero el efecto Hamilton quedaría reducido más a un vino espumoso que a un abrupto cava de no mediar un monoplaza infalible. Ambos están en boca del universo automovilístico por las similitudes que incluye su batalla fraticida con otra que también se fraguó en los límites del equipo inglés. Cuando Alain Prost y Ayrton Senna coincidieron en McLaren como compañeros de equipo a finales de la década de los 80, la tierra tembló. En 1988, el profesor no bajó del cajón en ninguna de las siete primeras carreras, combinando cuatro triunfos y tres segundos puestos. El brasileño, con su magia en la ITV le con, testaba con tres victorias, dos segundas plazas, un abandono y una descalificación. Pese al doble borrón en su hoja de servicios, sólo cedía en ese lapso de la campaña quince puntos en la general. Y sólo se había dejado por el camino 8 1 segundos respecto a su compañero en la suma de las cinco carreras que acabó. En el siguiente año, más de lo mismo para deleite incluso de sus rivales, entre los que se encontraba Luis Pérez- Sala en su aventura en Minardi. No se trataba, como en la actualidad, de la aparentemente desnivelada pugna entre un bicampeón del mundo y un rookie que sólo presenta en su tarjeta de visita las carreras de 2007. Eso sí, con letra caligrafiada en tinta de oro. La igualdad se impuso a la convivencia Alonso (al fondo) y Hamilton están mucho más parejos en rendimiento de lo que muestra la clasificación del Mundial en boxes vecinos, vestir los mismos colores y obedecer a idéntico patrón. La relación Prost- Senna derivó en un encontronazo de plano entre dos divos del volante que sabían que cualquier signo de debilidad alimentaría la leyenda del rival. Y su cartera, que no hay que pasarse de ilusos. Por ello, salvadas cualquier distancia y comparación, el continental circus está ya en deuda con Fernando Alonso y Lewis Hamilton, un condimento imprescindible para realzar el sabor de una competición que tiende a quedarse sosita. Para calibrar lo cerca que están uno del otro basta perfilar un boceto estadístico. Sumadas las distancias recorridas en las siete carrera del presente curso, el resultado queda cifrado en 2.105 kilómetros. Pasada al mapa, es la distancia que separa las ciudades de Madrid y Bremen, en el norte de Alemania. En tan considerable recorrido, Hamilton sólo arroja un balance favorable de 13 4 segundos. Mientras Hamilton no se ha apeado del podio- -su serie es de un tercer puesto, cuatro segundos y dos victorias- Alonso le iguala en triunfos, pero se AP ha visto un par de veces fuera del cuadro de honor. Además, y en eso hay que rendirse ante la evidencia, el inglés ha basado su éxito personal en un ritmo de carrera impropio para un debutante. Así, sin cometer ni un sólo desliz, ha logrado ganar cinco puestos respecto a sus plazas de calificación. El ovetense no le ha emulado en dicho apartado y lejos de mejorar puestos ha perdido seis en el cómputo individual entre las últimas series del sábado y los resultados oficiales de carrera. Iñaki Rueda Ingeniero de control de F- 1 INDIANÁPOLIS Y LE MANS ste fin de semana se han celebrado dos de las carreras más carismáticas del año. Por un lado la prueba de F- 1 en Indianápolis, el circuito más antiguo de todos los que actualmente albergan el gran circo, y por otro las 24 Horas de Le Mans, la clásica carrera de prototipos. Estos dos eventos son muy distintos ya que uno dura una hora y media y el otro un día entero. El que la prueba dure 24 horas hace que los coches tengan que ser mucho más fiables. Un motor de Fórmula 1 tiene una vida de unas 6 horas en funcionamiento y las cajas de cambios se suelen revisar cada 3, mientras E que las motorizaciones que se usan en Le Mans no sólo completan las 24 horas de la carrera, si no que habitualmente se vuelven a utilizar en otros eventos. Otra diferencia muy obvia es que las carreras de resistencia, parte, se disputan por la noche, mientras que las de Fórmula 1 se han celebrado siempre durante el día. Pero puede que esta diferencia no exista el año que viene ya que Bernie Ecclestone se ha propuesto el disputar una o varias carreras de la temporada de noche. Esto ayudaría a que las audiencias europeas no tuviesen que madrugar para ver las pruebas disputadas en Asia. Una muestra de la seriedad de la propuesta es que el jueves pasado en Indianápolis la FIA iluminó las tres primeras curvas del trazado americano y se dedicó a filmar al coche de seguridad dando vueltas a medianoche. El objetivo era hacerse una idea de lo que conllevaría iluminar y filmar una carrera de fórmula 1. No sería la primera vez que se disputa una carrera de monoplazas por la noche, pero sí la primera vez que lo haga la mayoría de los pilotos de la Fórmula 1.