Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MARTES 19- -6- -2007 ABC El 93 por ciento de las salas españolas siguió ayer la huelga de pantallas caídas La vicepresidenta acude de nuevo al rescate de Carmen Calvo y promete a los actores que se reunirá con ellos para resolver sus reivindicaciones JULIO BRAVO MADRID. A pesar de su aprobación el pasado 1 de junio, la ley del Cine sigue con dos frentes abiertos. Uno, el de las salas cinematográficas, que no están de acuerdo, fundamentalmente, con la cuota de pantalla, y que ayer cerraron mayoritariamente sus puertas (un 93 por ciento) en una primera medida de presión hacia el Gobierno. El segundo frente es el de los actores, indignados con el Ejecutivo por haberles ignorado absolutamente en el texto de la ley. Éste, sin embargo, tiene todas las trazas de solucionarse gracias a la intervención de María Teresa Fernández de la Vega. La vicepresidenta del Gobierno ha vuelto a tener que salir al rescate de Carmen Calvo tras la rebelión de los actores. Después de hacerse público su disgusto y tras la convocatoria de una rueda de prensa- asamblea -una nueva modalidad de hecho informativo- -realizada por la Fundación Aisge (Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión) y sindicatos como la Unión de Actores, para exponer sus reivindicaciones, la vicepresidenta llamó el domingo a Pilar Bardem (presidenta de Aisge) para conocer de primera mano el problema. De esa conversación telefónica salió la promesa de la vicepresidenta- el parachoques, el rompeolas de todas las Españas en expresión de la propia Pilar Bardem- -de celebrar una reunión para resolver las diferencias y atender las peticiones del colectivo actoral. También los partidos políticos mayoritarios han mostrado su disposición, según afirma Abel Martín, director general de Aisge, a reunirse y escuchar su postura antes de aprobar la redacción final de la ley. El plazo de presentación de enmiendas concluía teóricamente ayer (se envió al Congreso para su tramitación urgente) pero, según Abel Martín, dicho plazo se ha ampliado y estará abierto hasta el 8 de septiembre. Esta vez no se trata de reivindicaciones laborales, sino morales- -según Pilar Bar- Plazo ampliado Foto de familia de los actores antes de la asamblea convocada por Aisge en Madrid CHEMA BARROSO Nadie debería decidir por nosotros qué tenemos que ir a ver al cine R. R. MADRID. Lo que no se ve (invisible) Ése era el título de una de las películas que el Palacio de la Prensa de Madrid tenía ayer en cartelera. E irónicamente casi nadie pudo ver ese filme ni ningún otro, pues la mayoría de las salas secundaron la huelga convocada para protestar contra la cuota de pantalla. Muchos cinéfilos quedaron desconcertados al encontrarse con carteles que aseguraban: Esta sala proyecta sólo películas que interesan al público, no lo que impone el Gobierno Muchos se marchaban indignados pensando en otro plan, pero otros se mostraban solidarios: Me parece muy bien esta huelga. El cine español no tiene calidad y con esta medida van a hundirlo definitivamente. Si se impone algo, la gente no lo respeta. Nadie debería decidir por nosotros qué tenemos que ir a ver al cine. Además, las salas son un negocio y tienen que buscar rentabilidad Pero el consenso que no encuentra la ley tampoco estaba en las calles: Yo voy a ver más películas americanas, pero sólo por el renombre de sus actores. El otro día, con Ocean s 13 mi mujer salió encantada por lo buenos que estaban todos, pero a mí me dejó indiferente Las salas Renoir fueron de las pocas que no se unieron a la huelga, y allí, donde se proyectaba La vida en rosa los ánimos estaban muy caldeados: No entiendo que las salas se nieguen a promocionar nuestra cultura. Frente al marketing estadounidense nuestro cine es mucho mejor. Los que no son capaces de ver esto son unos ignorantes Lo cierto es que más allá de cuotas o de disensos la ruidosa Madrid estaba un poco más triste, porque la fábrica de sueños había dejado de funcionar. Un cartel anunciaba ayer en muchos cines el cierre CHEMA BARROSO