Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MARTES 19 s 6 s 2007 ABC AL DÍA Rafael Puyol El operario sí pisó la Cibeles Más de cien personas atendidas por el Samur, diez detenidos, marquesinas dañadas, papeleras arrancadas, 43.000 kilos de basura recogida Es el saldo de la victoria madridista. Lo pagaremos todos SARA MEDIALDEA MADRID. A las once de la noche finalizó el partido que daba la victoria de Liga al Real Madrid. Poco después de la una de la madrugada, los jugadores abandonaban la plaza de Cibeles, después de haber agradecido a su diosa- talismán la copa. Y empezó la revuelta de unos pocos que dañaron mobiliario y material. Unos y otros destrozaron césped, arrancaron papeleras, rompieron semáforos y marquesinas y dejaron sobre las aceras más de 40.000 kilos de basura. Hubo 10 personas detenidas, 108 atendidas por los servicios sanitarios y 22 trasladadas a hospitales. En el Ayuntamiento, lo ven claro: La inmensa mayoría de los que acudieron a la celebración- -dijo ayer el vicealcalde, Manuel Cobo- -tuvieron un comportamiento cívico extraordinario, pero una minoría alteró la noche de fiesta A su juicio, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Municipal actuaron correctamente, y no permitieron que unos pocos perturbaran la celebración Queda por saber quién va a pagar los platos rotos, aunque los ciudadanos seguro que conocen la respuesta. El vicealcalde Manuel Cobo aseguraba ayer que la factura no se enviará al club blanco porque el Real Madrid no causó ningún daño El caso es que hubo una decena de personas que la Policía retuvo cerca de la plaza de Cibeles por agresión a la autoridad o daños en el mobiliario urbano. Y 14 agentes de los que participaban en el dispositivo especial de seguridad programado para la celebración liguera resultaron heridos leves, y fueron atendidos por los servicios sanitarios. Éstos realizaron a lo largo de la noche un total de 108 actuaciones menores entre los concentrados. En 22 casos, hubo que trasladar a otras tantas personas a diferentes centros hospitalarios, a causa de caídas, fracturas, contusiones, DESPUÉS DE LA SELECTIVIDAD a semana pasada se celebraron los exámenes de selectividad, unas pruebas con un corto horizonte para su muerte anunciada en el 2010, que suscitan entre los estudiantes un temor reverencial, invalidado por los resultados: más del 80 supera el reto en junio y si tenemos en cuenta la repesca de septiembre aprueba más del 90 La demografía está siendo implacable con las cifras de la Universidad. La selectividad convoca cada año menos estudiantes que van reduciendo progresivamente el número de universitarios. El curso que matriculó más alumnos fue el de 1999- 2000; desde entonces el sistema perdió 166.000 usuarios que serán más de 300.000 en el 2015 si los cálculos previstos acaban cumpliéndose. Las posibilidades de cursar la titulación deseada son hoy mayores que nunca, aunque todavía persistan algunos estudios con demanda insatisfecha. La oferta multiplicada de plazas, ha desatado por parte de las Universidades una caza inmisericorde de clientes. Ante la sobrepesca mediática de la oferta, deberíamos conceder al estudiante la condición de especie protegida, como lo son el meloncillo, el lirón, la musaraña o el porrón pardo, denominaciones todas ellas que evidentemente nada tienen que ver con nuestros universitarios. Algunos títulos, huérfanos de solicitantes, se incluyen en la categoría, aún más peligrosa, de las especies en peligro inminente de extinción. No son muchas, pero sería una pena que desaparecieran porque con ellas se desvanecería una parte de nuestra tradición educativa y cultural. Pero así sucederá si las Universidades españolas siguen empeñadas en utilizar sólo los caladeros interiores. Tenemos que apostar mucho más por la incorporación de alumnos internacionales que hoy suponen sólo el 1,9 de todos los estudiantes de primer y segundo ciclo. Hubo un tiempo en que la atención a un mercado interior mastodóntico consumía todas las energías. Ahora que somos un destino principal para inmigrantes de todo el mundo, deberíamos ser también un polo de atracción para una volumen mucho mayor de estudiantes extranjeros. L Dos trabajadores arreglan un semáforo dañado tras la fiesta blanca de la madrugada CHEMA BARROSO Actuación policial ciones del estadio Santiago Bernabéu como en la plaza de Cibeles y su entorno. Según se iba trasladando el público de un lugar al otro, las cuadrillas de limpieza del Selur- -formada por 143 operarios, 62 vehículos y 9 mandos- -adecentaban las zonas que quedaban vacías. A las 3.30 de la madrugada, la zona había quedado impoluta, y se habían retirado de estos dos focos unos 43.750 kilos de basura. Claro que entonces se comenzaron a reparar los desperfectos: hubo que cambiar el cuerpo de siete papeleras pequeñas, una mediana y dos grandes. Además, 20 marquesinas resultaron dañadas. En las zonas ajardinadas, desaparecieron las plantaciones de flor de las isletas de Cibeles, el paseo de Recoletos, y zonas del paseo del Prado y Alcalá. Las praderas y setos sufrieron desperfectos a consecuencia de las pisadas de las cientos de miles de personas que acudieron al acto. Y hubo que cambiar también el sistema de riego- -aspersores, difusores y otros- -en zonas cercanas a la fuente de Cibeles y aledaños. La nota curiosa de ayer la puso el operario que, sin grúa ni nada, sino por el pedestre método de trepar a la estatua, la liberó de la bufanda merengue y la bandera nacional que le había colocado con tanto mimo el capitán del Real Madrid, Raúl, la madrugada del lunes. Cobo, gran madridista, siguió la fiesta por televisión. Y ayer recordó, diplomático, a los atléticos: Ojalá pronto veamos algo así en Neptuno Césped pisoteado Un operario se subió a la Cibeles- -él sí- -a quitarle bufanda y bandera a la diosa CHEMA BARROSO Un dispositivo de limpieza compuesto por 143 operarios se ocupó de recoger 43.750 kilos de basura golpes y alguna intoxicación etílica. En el capítulo de daños materiales, el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, que dirige desde ayer la concejal Ana Botella, puso en marcha un dispositivo de limpieza tanto en las inmedia-