Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Nuevo vuelco en el triple crimen de Burgos MARTES 19 s 6 s 2007 ABC La juez pone en libertad al joven acusado de matar a sus padres y su hermano La Fiscalía no ve razones para mantener el internamiento del acusado en un centro de menores M. SERRADOR P. M. C. M. VALLADOLID MADRID. La titular del juzgado de Menores de Burgos ordenó ayer la puesta en libertad de Rodrigo Barrio, el joven acusado de matar hace tres años a sus padres y a su hermano de 12 años. Rodrigo Barrio, de 19 años, fue detenido el pasado martes en Orense y desde el pasado viernes estaba ingresado en el Centro de Zambrana de Valladolid. Su puesta en libertad se produjo sobre las seis de la tarde y fue acordada por la titular del Juzgado de Menores de Burgos, Blanca Suviñas, a instancias de la Fiscalía, que no veía razones para mantener las medidas cautelares dictadas hace una semana. El Ministerio Público fue el que reclamó el internamiento del joven mientras se realizaban nuevas diligencias que añadir a las aportadas por la Policía. Tal como informó ABC, la investigación policial que desembocó en la detención de Rodrigo Barrio, y cuyo peso ha recaído en la UDEV Central de la Comisaría General de Policía Judicial, fue especialmente difícil ya que, tres años después del triple crimen, no se disponía de ninguna prueba directa que incriminara al sospechoso, sino de un buen número de indicios que, a juicio de los investigadores y de la Fiscalía de Menores de Burgos, podían desvirtuar, en principio, su presunción de inocencia. A la vista de los datos disponibles, y tras su estudio minucioso, el Ministerio Público decidió ordenar a la Policía la semana pasada el arresto del joven, que en todo momento se declaró inocente, y aplicarle la Ley del Menor, habida cuenta de que cuando se cometieron los hechos tenía 16 años. La decisión de proceder a la detención de Rodrigo Barrio era especialmente significativa, ya que forzosamente la Fiscalía tuvo que valorar muy a fondo la consistencia de los datos que parecían incriminar al muchacho. Sin duda, el Ministerio Público conocía perfectamente que la orden de arresto iba a tener una enorme repercusión mediática- -para la Dirección General de la Policía este caso era una prioridad- y también dentro de la familia del chico, que sin duda iba a quedar conmocionada por la noticia. Como se sabe, Rodri- Ninguna prueba directa Rodrigo Barrio leyó en 2006 un comunicado en el que pedía el esclarecimiento de la muerte de sus padres y hermano go, que en la actualidad estudia en Orense, donde duerme durante los días lectivos en una residencia, pasa los fines de semana en casa de una hermana de su madre, en la parroquia de Queirugas, cerca de la localidad orensana de Verín. Una vez detenido Rodrigo Barrio, tomada su declaración durante seis horas en dependencias judiciales al haberse negado a hacerlo ante la Policía y realizados los registros- -sobre todo el más decisivo, que era el de la casa de sus padres en esa parroquia, donde pasaba muchas horas solo- el juez de Menores, a petición de la Fiscalía ordenó el pasado viernes su ingreso en el centro Zambrana de Valladolid. Sólo tres días después, el joven ha quedado en libertad. La orden de libertad ha llegado apenas unas horas después de que los responsable del centro destinasen a Rodrigo a una zona destinada a los menores más agresivos y con graves alteraciones de conducta. Tras su llegada al citado centro el pasado viernes, el joven permaneció durante el fin de semana en una unidad de acogida en la que estuvo aislado del resto de internos y fue ayer lunes cuando el equipo técnico- -formado, entre otros profesionales, por psicólogos y pedagogos- una vez analizada su reacción y las posibilida- EFE Rodrigo siempre proclámó su inocencia durante las charlas que mantuvo con los educadores del centro Prisión provisional para Maeso ante el evidente riesgo de fuga E. VILLAREJO VALENCIA. El anestesista Juan Maeso, condenado a 1.933 años de prisión por contagiar la hepatitis C a 275 pacientes en cuatro hospitales valencianos entre 1988 y 1998, deberá ingresar en prisión provisional, comunicada y sin fianza en un plazo de 72 horas, según el auto dictado ayer por la Audiencia Provincial de Valencia. La medida se fundamenta en el evidente riesgo de huida del imputado, aun reconociendo con el Ministerio Fiscal que no ha existido comportamiento objetivable que evidencie hasta el presente la búsqueda de subterfugios El auto admite así el requerimiento realizado por el fiscal, Javier Carceller, para que Maeso ingresara en prisión y evitar así su fuga mientras el Tribunal Supremo (TS) resuelve los recursos de casación anunciados por la defensa, tras los cuales se confirmará o revocará la sentencia dictada el pasado 14 de mayo. Actualmente, la Sala Segunda del Supremo tarda una media de dos años en resolver tales recursos, según fuentes consultadas. El auto de la Audiencia Provincial también esgrime motivos suficientes para creer responsable criminalmente de los 275 delitos de lesiones y 4 delitos de homicidio imprudente al condenado des de integrarse en el régimen disciplinario, determinó su paso a la unidad 1 de reforma del Zambrana, en la que comparte actividades con otros nueve chavales, y que es considerada como la unidad que integra a los jóvenes más confictivos. Precisamente en esa unidad se encuentran las dos menores que el año pasado fueron acusadas de provocar un incendio en una casa abandonada de Segovia que causó quemaduras graves a dos indigentes que dormían en su interior. Según pudo saber ABC, Rodrigo Barrio dispuso en el centro de una habitación individual sujeta a unas estrictas normas, desprovista de cualquier objeto cortante o punzante, las camas son de obra y las mesas permanecen atornillada al suelo. La comida la realizó ayer en un comedor exclusivo para los jóvenes de esta unidad, y comió arroz a la cubana y melocotón. Quienes tuvieron contacto con él antes de dejar el centro, relataron a ABC que Rodrigo se mostró como un joven introvertido, frío y a la vez inquieto y que tiene una gran fuerza, algo que se hace extensible al ámbito sicológico. Y en las escasas jornadas que permaneció internado, adoptó el papel de víctima las pocas veces que habló con los educadores y siempre proclamó su inocencia.