Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA MARTES 19 s 6 s 2007 ABC El Rey insta ante el Monarca saudí a no utilizar la religión para sembrar odio El Soberano árabe pidió a la comunidad internacional que actúe en Oriente Próximo A. M. -F. MADRID. Su Majestad el Rey se volcó ayer en prodigar la más afectuosa de las acogidas al Soberano de Arabia Saudí, que inició una visita de Estado de tres días a España- -la primera de un Monarca saudí desde hace 26 años- -con el fin de intensificar las ya de por sí buenas relaciones políticas y económicas entre ambos países. En un gesto poco habitual, Don Juan Carlos se trasladó hasta el aeropuerto de Barajas para dar personalmente la bienvenida al Rey Abdulá en cuanto pisara tierra española, aunque fue después en el Palacio de El Pardo- -convertido en residencia oficial del invitado- -donde se celebró el tradicional recibimiento con honores de ordenanza, al que se sumaron la Reina y el Príncipe de Asturias. En la delegación española también se encontraban el presidente del Senado, Javier Rojo: el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, y la ministra Elena Salgado. e instó a rechazar las interpretaciones injustas que quieren utilizar los credos o las culturas para sembrar entre nosotros el odio y la división El Rey también habló de la dramática situación que se vive en Oriente Próximo, que nos preocupa gravemente y mostró su deseo de que los esfuerzos del Rey Abdulá logren desbloquear esta complicada situación y volver a la senda de la paz y de las negociaciones En concreto, Don Juan Carlos abogó por que la Iniciativa Árabe de Paz, relanzada en la Cumbre de Riad, nos devuelva a un escenario de búsqueda de una solución justa y duradera para los conflictos que asolan la región En este sentido, el Rey Abdulá lamentó que Oriente Próxi- España y los palestinos Los Reyes y el Príncipe de Asturias, con Abdulá de Arabia Saudí, anoche en el Palacio Real mo sufra un terrorismo sanguinario y criminal guerras civiles a punto de estallar y el conflicto árabe- israelí, por lo que instó a la comunidad internacional a actuar rápidamente antes de que sea demasiado tarde y destacó que España está capacitada para desempeñar un papel principal en el proceso de establecer la paz De esta cuestión, hablará esta noche el Rey Abdulá con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con quien mantendrá un encuentro en el Palacio de La Moncloa, seguido de cena. Antes, el Soberano saudí y Don Juan Carlos asistirán a la presentación del Fondo Hispano- saudí de Infraestructuras y Energía. Una iniciativa que surgió hace un año durante el EFE viaje oficial que realizaron los Reyes a Riad y cuyo objetivo es financiar proyectos en los que participen empresas de ambos países en los sectores de infraestructuras y energía. Además, en el Ayuntamiento, el Rey Abdulá recibirá la llave de Oro de Madrid. El Rey saudí abandonará Madrid el miércoles y proseguirá su gira europea por Francia y Polonia. ARABIA SAUDÍ ¿PARTE DE LA SOLUCIÓN... Es el país más comprometido con la difusión del credo islamista, una interpretación fundamentalista incompatible con la democracia y con los valores liberales te. Más aún, en ocasiones hallamos que el origen del problema, de la amenaza islamista, reside en estos supuestos estados amigos. Arabia Saudí es el país más comprometido con la difusión del credo islamista, es una interpretación fundamentalista incompatible con la democracia y con los valores liberales, que defiende dictaduras regidas por la Ley Islámica y la segregación de la mujer. Los ingentes beneficios petrolíferos les han permitido financiar organizaciones benéficas, escuelas y mezquitas en todo el mundo, desde Indonesia hasta San Francisco. Algo que sólo podía merecer nuestro respeto y admiración, si no fuera porque todas esas instituciones están al servicio de una interpretación antioccidental y antidemocrática de su propia religión. Los saudíes son corresponsables del desarrollo de movimientos político- culturales de carácter originalmente pacífico, que pusieron las bases para el terrorismo yihadista de nuestros días. Un islamista, un musulmán fundamentalista, no tiene por qué ser terrorista, pero todo terrorista yihadista es islamista. Una cosa lleva a la otra ¡Cómo puede sorprendernos la presencia de sauditas en formaciones terroristas con la educación que han recibido! Atentados como los ocurridos el 11- S en Nueva York y Washington, el 11- M en Madrid o el 7- J en Londres han llevado a europeos y norteamericanos a asumir que tenemos un grave problema terrorista ante nosotros. Los otros muchos atentados ocurridos en Turquía, Israel o en capitales árabes venían siendo catalogados erróneamente en otro apartado, el de problemas específicos de esas áreas geográficas. Sin embargo, el terrorismo no es propiamente una amenaza, sino sólo una forma particularmente repugnante de utilizar la Séquito de cientos de personas Así empezaba la visita de Estado del Rey Abdulá de Arabia Saudí, pero durante todo el día habían estado llegando a Barajas, en diferentes vuelos, los varios centenares de personas que forman su séquito. Su país- -regido por una monarquía islámica wahabí- -es el primer productor y exportador de petróleo del mundo, el que posee más reservas de crudo y el sexto suministrador de España. Ya, por la noche, los Reyes ofrecieron una cena de gala en el Palacio Real en honor del Rey Abdulá, que recibe el título de Custodio de las Dos Santas Mezquitas (Meca y Medina) Y en el brindis Don Juan Carlos afirmó que tanto España como Arabia Saudí padecen y condenan el flagelo del terrorismo Florentino Portero Zapatero cenará esta noche con el Rey Abdulá, que también recibirá la llave de Oro de la ciudad menudo encontramos en la prensa referencias a los estados árabes moderados como réplica de aquellos otros estados o grupos islamistas yihadistas salafistas cuya interpretación del Islam les lleva a defender una absoluta y total incompatibilidad con los valores occidentales, pues una relación normal con nosotros les abocaría, en su particular interpretación de la realidad, a contaminar su religión y a entrar en decadencia. Sin embargo, cuando nos acercamos a esos estados árabes moderados descubrimos que ni son tan moderados ni se sienten tan compatibles con Occiden- A fuerza. El problema real, la amenaza está en la ideología que establece las bases teóricas para que algunos den el último paso y hagan uso de la violencia indiscriminada. El terrorismo jihadista es una forma de acción política del islamismo. Pero el islamismo no sólo está en la base del rechazo a la democracia en el Islam y en el terrorismo jihadista, supone además el mayor obstáculo para la integración de millones de musulmanes en Europa. Es evidente que un emigrante procedente de un estado árabe llega a Europa con valores que chocan con los europeos, o con la falta de ellos en el Viejo Continente. Pero ese obstáculo se convierte en insalvable cuando desde la mezquita en París, Málaga o Rotterdam se le incita a rechazar los valores del Estado que le ha acogido, por corruptos y contrarios al Islam, y a confiar en la evolución demográfica y los mecanismos democráticos para imponer finalmente un doble sistema jurídico. Arabia Saudí no es parte de la solución, sino parte del problema. Con amigos así, ¿qué necesidad tenemos de enemigos?