Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 s 6 s 2007 Primera división s Último partido DEPORTES 97 Laporta anunciará mañana el nuevo rumbo del equipo Mantenía la típica sonrisa nerviosa, consciente de que tocaba noche de infarto. Poco acostumbrado a citas como la de ayer, Joan Laporta se desplazó a Tarragona para presenciar el partido contra el Gimnástico in situ y para comer, como acostumbra a suceder en estos casos, con la directiva rival. El presidente azulgrana, que mantuvo la fe y la esperanza en un favor del Mallorca hasta el último suspiro, anunció que mañana martes anunciará las decisiones que se adoptarán con vistas al futuro y que se han tomado con independencia del resultado de la jornada de ayer, pues el informe ya está redactado desde hace tiempo. Poco antes de la comida de hermandad entre las directivas, Laporta dio a entender que habrá cambios y que han tomado nota de los errores cometidos este año. Sabe el mandamás, esclavo de sus siete de siete que vaticinó en su día, que se han equivocado en muchos aspectos y que no es de recibo un bagaje tan pobre con esa plantilla. Laporta estuvo acompañado en la comida con la directiva del Gimnástico por Albert Perrín y Joan Franquesa. La cara de Frank Rikjaard resume la situación: acaba el partido y el Barcelona pierde una Liga que tuvo en la mano AFP La crueldad se ceba con un Barça que soñó con el milagro Goleó al Gimnástico en un partido plácido y se vio campeón durante más de una hora, pero acabó llorando por la remontada épica del Madrid ENRIQUE YUNTA Otra vez con la misma historia. No ha podido ser más cruel este final de Liga para el Barcelona, que ahora ya sabe lo que sintió el Madrid con las ligas de Tenerife o Djukic cuando erró aquel penalti fatídico ante el Valencia. Con media Barcelona movilizada rumbo a Canaletas, se hizo el silencio con el gol de Diarra, una estocada mortal al corazón de los catalanes, que lloran desconsolados y lamentan la injusticia del fútbol. Es inmenso este deporte, que durante una hora tuvo como campeón al Barça, que ganó fácil en el Nou Estadi, y en un periquete cambió el título de manos. Como para no estar enamorado del fútbol. Esta vez remató por la vía rápida el Barcelona, no quería más disgustos como el de la semana anterior con aquel gol de Tamudo. Si no lograba la Liga, que no fuese por su culpa, pues acumula un considerable número de concesiones en esta Liga loca. No existió partido en Tarragona, no hubo historia. Se antoja complicado lo de jugar dos partidos a la vez. Sa- Gimnástico Barcelona 1 5 Gimnástico (4- 2- 3- 1) Rubén Pérez; Calvo, Matellán, César Navas, Marco; Chabaud, Morales (Merino, m. 71) Irurzun, Cuéllar (Grahn, m. 62) Generelo (Pinilla, m. 56) y Portillo Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Zambrotta, Thuram (Oleguer, m. 73) Puyol, Gio; Iniesta, Xavi, Deco (Motta, m. 72) Messi (Exquerro, m. 82) Eto o y Ronaldinho. Árbitro: Undiano Mallenco. Amarilla a Navas. Goles: 0- 1, m. 20: Puyol. 0- 2- m. 34: Messi. 0- 3, m. 37: Ronaldinho. 0- 4, m. 50: Messi. 1- 4, m. 82: Grahn. 1- 5, m. 90: Zambrotta. bía el Barcelona que el título se decidía en Madrid y fue conocer del gol del Mallorca que los de Rijkaard apretaron el acelerador para evitar desgracias mayores. Espoleado por las noticias del Bernabéu, tomó la delantera con un tanto de Puyol, que se sumó al ataque y finalizó con acierto una buenísima triangulación entre Deco y Messi. Se lo merecía el Barça, que antes tuvo un par de ocasiones claras con Eto o como protagonista, una de ellas con palo incluido. Fue uno de los partidos más plácidos que ha disputado el Barcelona en esta Liga. Con un Gimnástico desaliñado, más pendiente de empezar las vacaciones que de meterse en guerras ajenas, el Barça impuso su ley y anduvo a sus anchas de buenas a primeras. Con los tres pequeños como directores de orquesta, movió a un rival que armó la medular precisamente para evitar eso. Dibujó Flores un trivote inútil- -Chabaud, Morales y Generelo- -que se vio superado en todo instante y apenas tocó la pelota, de dominio absoluto azulgrana- -ayer de naranja- Esta vez la movió con criterio. Aprendida la lección, el Barcelona se puso manos a la obra y finiquitó su envite antes del descanso con dos goles casi enlazados que acabaron por matar a un contrario entregado. El primero fue obra de Leo Messi, una nueva entrega de su calidad y de su impecable temporada. Zurdazo del argentino con rosca inalcanzable para Rubén. Y el segundo, de Ronaldinho. ¿Adivinan cómo? Pues sí, de libre directo, lo único que le salva de una mediocre temporada. De la segunda mitad se puede destacar más bien poco. Por si quedaba dudas, el Barça enchufó el cuarto a los cinco minutos- -Messi otra vez- -y vivió de la renta hasta el final. Redujo la intensidad y concedió algún espacio al Tarragona. Enmudeció el Nou Estadi con el empate del Madrid. Veintidós tipos jugaban sin sentido esperando noticias. Había empatado el Madrid y los jugadores de Rijkaard pedían cuentas al banquillo. El empate del Real les daba el título, pero todo se fue al traste con el segundo. Consumida la fe, y agotadas las plegarias, bajó los brazos y el Gimnástico maquilló el resultado. Luego, un funeral.